Tres escenarios de lo que puede venir en el negocio entre GEA y Gilinski

Aunque hay acuerdo, aún no hay detalle de cómo se llevará a cabo la transacción. Para evitar especulación en el mercado, la Súper suspendió las acciones del GEA en BVC. ¿Qué sigue?

Tres escenarios de lo que puede venir en el negocio entre GEA y Gilinski
26 de mayo, 2023 | 01:00 AM

Bogotá — Aunque ya hay un acuerdo para terminar la guerra societaria entre los administradores del GEA y la familia Gilinski. El cómo se va a ejecutar lo pactado aún es incierto y abre todo un abanico de posibilidades sobre las cuales hoy el mercado está especulando.

Síguenos en las redes sociales de Bloomberg Línea Colombia: Twitter, Facebook e Instagram

Y precisamente, para evitar que esa especulación afecte a los inversionistas minoritarios de cada una de las empresas, la Superintendencia Financiera ordenó la suspensión de las acciones en la Bolsa de Valores de Colombia, ordinarias y preferenciales de Grupo Sura, Grupo Argos y Grupo Nutresa.

El principio del fin

Aunque hay un acuerdo para resolver la disputa por las empresas, aún resta saber los pormenores de lo acordado y si en la negociación en la que tanto Gilinski como el GEA quedan “conformes” habrá daños colaterales o terceros que sientan que no ganan tanto como los dos protagonistas.

PUBLICIDAD

En un giro inesperado en la lucha por el control del GEA, Grupo Sura, y Grupo Argos dejarán de ser accionistas de Grupo Nutresa. El grupo liderado por Gilinski se convertirá en el controlador de Nutresa a cambio de vender en su totalidad su inversión en Grupo Sura.

Fue un anuncio que tomó por sorpresa al mercado, con más preguntas que respuestas, abriendo la puerta a la especulación masiva en el grupo. En ese sentido la BVC suspendió la negociación de las acciones de Nutresa, Grupo Sura y Grupo Argos por 15 días hábiles (se reactivarán el 16 de junio).

La noticia se conoció el 24 de mayo una vez cerró el mercado de renta variable en Colombia. Las acciones ordinarias de Grupo Sura cerraron en $40.100, las de Grupo Argos, en $9.350 y las de Nutresa en $57.800. Las preferenciales de Sura por su parte, cerraron en $11.250, mientras que las de Argos lo hicieron en $5.390.

PUBLICIDAD

Ómar Suárez, gerente de renta variable de Casa de Bolsa, asegura que esa es una de las incertidumbres en torno a la negociación “no svabemos en cuánto va a abrir”, y se pregunta “¿para cuando abran de nuevo en BVC sabremos de cuánto va el precio de la compra venta?”, agrega.

De otro lado, Steffanía Mosquera, asociada senior de research en Credicorp Capital, asegura que “creemos que este acuerdo podría ser la conclusión de la tensión entre Gilinski y GEA por el control de GEA y subsidiarias (Grupo Argos, Grupo Sura, Nutresa, Bancolombia, Cemargos y Celsia). De hecho, con el esquema propuesto, Gilinski obtendría el control de Nutresa, pero sería poco probable que se produjera un efecto dominó que resultara en un control posterior de otros vehículos (lo cual era una posibilidad durante las ofertas de licitación anteriores)”.

Además, agrega que “a primera vista, creemos que esta transacción (o serie de ellas) debería ser positiva para el mercado colombiano en un contexto de bajos volúmenes. También creemos que las transacciones podrían ayudar a simplificar la estructura de Grupo Argos y Grupo Sura, lo que podría ser visto como positivo por los inversionistas”.

BTG Pactual elaboró un análisis de lo que podría suceder de cara al desenlace de la negociación de algunos de los mecanismos que podrían llevarse a cabo para concretar el negocio.

El camino al control

¿A qué precio y a través de qué mecanismo el Grupo Gilinski aumentará su participación accionaria en Nutresa a por lo menos 87%, un aumento de 56 puntos porcentuales?

Explica BTG que para que el Grupo Gilinski alcance un 87% de participación, las empresas de GEA (Grupo Argos y Grupo Sura) tendrían que ofertar su 45,9% de participación, que está incluido en el acuerdo de entendimiento. Si esto ocurre, Grupo Sura y Grupo Argos recibirían US$2.400 millones y US$680 millones, respectivamente.

El Grupo Gilinski necesitaría un 44% adicional del capital flotante para alcanzar la participación mínima del 87% en Nutresa. Dado que las empresas de GEA estarían cediendo el control, no se descarta una prima de control.

PUBLICIDAD

La desinversión caleña

¿Quiénes serán el comprador o los compradores?

El Grupo Gilinski (JGDB y Nugil) acordó vender su participación del 38,41% en las acciones con derecho a voto de Grupo Sura, pero según el anuncio, la participación minoritaria del 0,66% controlada directamente por la familia real de Abu Dhabi a través de IHC no está incluida.

Dice BTG que el comprador o los compradores tendrían que lanzar una oferta pública. ¿Pero a qué precio? Si el Grupo Gilinski aumenta su participación en Nutresa al mismo precio que la última oferta pública, tendría que vender su participación no controladora en el Grupo Sura a $95.390 por acción para que la transacción sea cash neutral para el grupo Gilinski.

Más allá del precio de venta, la otra pregunta que viene a la mente es quién comprará esta participación no controladora. En este caso, GEA holdcos podría ser uno de los compradores potenciales (aunque generaría pasos adicionales como desenrocar a Argos y Sura), y no se descarta a un tercero involucrado en esta parte de la transacción.

PUBLICIDAD

Divorcio en las bodas de rubí

Tras más de 40 años de matrimonio entre Sura, Argos y Nutresa, el acuerdo terminará con esa relación que nació al final de la década de 1970.

Esta transacción hace referencia a la desinversión de Nutresa de sus participaciones no controladoras en el Grupo Sura y Grupo Argos.

El mecanismo para ejecutar esta transacción podría ser, ya sea a través de un bloque comercial en el mercado secundario o una oferta pública de adquisición.

Similar a la etapa anterior, las holdings del GEA podrían ser uno de los compradores potenciales, pero no se descarta un tercero.

Esta transacción final está diseñada para comenzar a desenredar el llamado enroque, la participación cruzada de GEA (una estructura que crea una red compleja de intereses interrelacionados) e impedir que Gilinski se beneficie de esta peculiar estructura corporativa y lo limita solo al control de Nutresa.