El próximo Gobierno de México heredará la deuda de US$106.000 millones de Pemex

La petrolera mexicana estatal Pemex enfrenta la mayoría de los vencimientos de bonos hasta al menos 2050

Petroleos Mexicanos (PEMEX) headquarters in Mexico City, Mexico, on Thursday, May 4, 2023. The Mexican government is not currently considering giving state oil company Petroleos Mexicanos a capital injection this year to help pay upcoming debt. Photographer: Luis Antonio Rojas/Bloomberg
Por Scott Squires
31 de enero, 2024 | 08:10 AM

Bloomberg — De todos los desafíos que enfrentará el próximo presidente de México: la migración histórica, el déficit creciente, el crimen rampante, un problema no ha sido enfrentado por otro líder de Estado: la petrolera más endeudada del mundo.

VER +
Consejero de Pemex plantea un ‘Pemexproa’ para la deuda de la empresa petrolera

Petróleos Mexicanos (Pemex) tiene US$11.000 millones que vencen este año, la mayor parte de los vencimientos de bonos que enfrentará hasta al menos 2050, según un informe de la compañía y datos compilados por Bloomberg. Si bien el Gobierno del saliente presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha prometido cubrir la mayoría de esos pagos, eso es solo la punta del iceberg.

En total, Pemex debe US$106.000 millones, y esa deuda tiene consecuencias más allá de México. Es poseída por inversionistas en todo el mundo que han sufrido pérdidas a medida que las finanzas de la compañía se han deteriorado. También tiene implicaciones para el mercado petrolero global y el medio ambiente, erosionando significativamente la producción del cuarto productor más grande del hemisferio occidental y, según sus críticos, provocando un descuido del mantenimiento que contribuye a derrames y fugas de gases de efecto invernadero.

Reducir la deuda es clave para revertir la producción, ya que el dinero que se podría gastar en la reparación de infraestructuras envejecidas se utiliza en cambio para cubrir facturas impagas y pagos de intereses. Si bien el suministro de petróleo de América es el principal impulsor de crecimiento en el mundo, la contribución de México está disminuyendo. Su producción ha caído casi a la mitad en las últimas dos décadas. Los analistas ven perspectivas sombrías para un cambio de rumbo.

PUBLICIDAD

“Pemex es como un tren de alta velocidad que es muy difícil de cambiar de rumbo”, dijo Adriana Eraso, analista corporativa de América Latina en Fitch Ratings Inc. “El Gobierno está haciendo lo mínimo para mantener a los inversionistas tranquilos, pero no vemos ningún cambio en la trayectoria de Pemex.”

dfd

Sin embargo, hay un rayo de esperanza en el mercado. Los bonos de Pemex se han recuperado en los últimos meses a medida que los inversionistas tienen confianza en que la compañía continuará realizando los pagos de deuda con la ayuda del Gobierno mexicano. Los bonos de Pemex con vencimiento en 2027 han subido un 6% hasta llegar a alrededor de 94 centavos de dólar desde septiembre, cuando el gobierno dijo que asignaría fondos para la compañía en su presupuesto para 2024.

Un portavoz de Pemex no respondió a una solicitud de comentarios sobre los planes a largo plazo de la compañía para abordar su carga de deuda. La empresa dijo en octubre que pagaría los bonos que vencen en 2024 con el respaldo del gobierno. El presidente de México, conocido como AMLO, ha estado brindando apoyo a Pemex en forma de recortes de impuestos e inyecciones de capital, que no han revertido el declive financiero de la compañía. Sus políticas nacionalistas han limitado la inversión del sector privado en la industria petrolera de México, dejando gran parte de la carga de desarrollo de los campos petroleros del país en manos de Pemex.

PUBLICIDAD

Los inversionistas están observando lo que el próximo Gobierno podría hacer para salvar a la compañía de su creciente deuda. Hasta ahora, no están convencidos de que la estrategia del próximo Gobierno difiera mucho de la de AMLO, dijo Eraso. La principal candidata presidencial, Claudia Sheinbaum, miembro del partido gobernante Morena y con un doctorado en ingeniería energética, aún no ha presentado un plan para reducir la deuda, pero ha destacado la importancia de Pemex al tiempo que resalta la necesidad de una transición hacia una energía más renovable.

Sheinbaum puede ser menos dogmática que AMLO en cuanto a cerrar la puerta a la inversión extranjera, y puede estar dispuesta a abordar algunas de las preocupaciones ambientales dada su formación”, dijo Edwin Gutiérrez, jefe de deuda soberana de mercados emergentes en Abrdn Plc en Londres. “Pero no esperemos cambios importantes.”

Los aliados de Sheinbaum han reconocido que Pemex necesita replantear su plan de negocios, mientras que algunos miembros de la junta directiva de la compañía han sugerido que una parte de la deuda de la compañía debería ser pública, es decir, asumida por México, cargando a los contribuyentes.

Eso es más fácil decirlo que hacerlo. El Gobierno no puede hacerse cargo de la deuda de Pemex directamente según la ley mexicana, y una garantía del Gobierno para cubrir los pagos requeriría una enmienda constitucional, según Gabriel Lozano, economista jefe de JPMorgan Chase & Co. en la Ciudad de México.

Si el próximo Gobierno tiene “una clara mayoría en el Congreso, podrían modificar más fácilmente el régimen de la compañía y cambiarlo. Eso les daría un punto de entrada para poder garantizar explícitamente la deuda de Pemex”, dijo Lozano. “Pero este será un año de sobrevivir a duras penas.”

La deuda de Pemex ha asfixiado en gran medida el acceso al mercado de la compañía, y refinanciar los bonos sería costoso debido a las altas tasas de interés globales. El apoyo continuo del gobierno o la emisión soberana también podrían afectar la calificación crediticia de México, según Barclays Plc.

Lo que dice Bloomberg Intelligence:

PUBLICIDAD

“La carga de apoyo a la compañía petrolera en medio de una desaceleración global que incluye a Estados Unidos puede limitar la flexibilidad fiscal de México y aumentar la dependencia del país en los ingresos de Pemex, al tiempo que eleva el riesgo de acciones negativas en las calificaciones crediticias de la deuda soberana.”

—Jaimin Patel, analista senior de crédito

El mayor competidor de Sheinbaum, la candidata de la oposición Xóchitl Gálvez, ha pedido una “modernización” de Pemex. Ha sugerido que un modelo como el de Petrobras en Brasil, que cotiza en bolsa a pesar de estar controlado por el Gobierno, podría funcionar para el productor mexicano. Petrobras, o Petróleo Brasileiro SA, redujo una carga de deuda similar con un plan de reestructuración en la última década que incluyó recortes de costos y la venta de decenas de miles de millones de dólares en activos.

Incluso una privatización parcial de Pemex probablemente enfrentaría una fuerte resistencia. La nacionalización de los activos petroleros de México en 1938 es tan culturalmente significativa que los estudiantes del país la conmemoran todos los años el 18 de marzo.

PUBLICIDAD

“No sabemos qué hará el próximo Gobierno, pero sabemos lo que debería hacer”, dijo Jeff Grills, jefe de deuda de mercados emergentes en Aegon Asset Management. “Deberían privatizar una parte de Pemex como lo hizo Petrobras.”

--Con la colaboración de Maya Averbuch y Amy Stillman.

Más noticias como esta están disponibles en bloomberg.com