Una coalición de cientos de grupos del sector del agua y agricultura ha detectado la necesidad de US$14.000 millones durante 10 años para apuntalar las reservas de agua occidentales.

La tierra seca y agrietada es visible junto a un campo el 25 de mayo de 2021 en Firebaugh, California.
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg — El agua ha estado generando conflictos y controversias en EE. UU durante siglos, pero el oeste estadounidense podría encaminarse hacia una importante escasez de agua y terminar en graves enfrentamientos para en la historia del país.

La última disputa estalló este mes a lo largo de la frontera de California con Oregon en la cuenca del río Klamath, donde la sequía está diezmando a las poblaciones de salmón salvaje. Para minimizar la matanza, funcionarios federales cortaron el suministro de agua a los campos cercanos que cultivan papas y alfalfa, lo que generó una gran preocupación entre los agricultores y protestas antigubernamentales por parte de activistas.

PUBLICIDAD

Mientras tanto, todas las demás partes con intereses en el río Klamath (tribus indígenas con antiguos reclamos, administradores de servicios públicos para ciudades en crecimiento en el sur de Oregón y norte de California, represas que sirven a plantas hidroeléctricas, campos de golf y propietarios de viviendas) claman su parte del río.

La rebelión de Klamath es el peor de los escenarios: la mayoría de los recursos hídricos occidentales se gestionan pacíficamente durante los años de sequía y muchos se vuelven más eficientes e innovadores. Pero esta representa el tipo de guerras de recursos que podrían afectar a todo Occidente en las próximas décadas, tal vez incluso en los próximos meses, si la administración de Biden y el Congreso no trazan un camino a seguir con respecto a la protección del agua en EE.UU que ayude a garantizar la cooperación, conservación y el ingenio entre los gestores de agua estatales y regionales. Sin un liderazgo nacional rápido, EE.UU enfrenta crecientes conflictos por el agua en la región entre los que tienen y los que no.

PUBLICIDAD

“El whisky es para beber; el agua es para pelear”

-Principio occidental

PUBLICIDAD

En las semanas transcurridas desde que estalló el enfrentamiento en Klamath, el 88% del oeste estadounidense ha pasado de una sequía moderada a severa, con más de una cuarta parte de la región en “sequía excepcional”, según el Monitor de Sequía de Estados Unidos. El lago Oroville en el norte de California ha tocado fondo literalmente: el nivel es tan bajo que se espera que su planta hidroeléctrica, que alimenta a 800.000 hogares, se desconecte este verano por primera vez. El lago Mead, el embalse más grande de EE. UU, que abastece a California, Nevada y Arizona, también se encuentra en sus niveles más bajos. La capa de nieve de las montañas de Sierra Nevada está un 74% por debajo de lo normal porque la evaporación y la tierra reseca por el calor absorben el agua antes de que pueda llegar a los embalses.

El exdirector de la Asociación de Agencias de Agua de California y miembro de la Universidad de Stanford, Tim Quinn, me dijo que incluso los gestores de agua occidentales más optimistas están conmocionados: “Es la primera vez que hemos visto escasez hidrológica combinada con temperaturas tan altas”. La crisis ya es una de las más profundas en el país: una considerable parte del superior del Medio Oeste se encuentra en una sequía moderada o severa. El río Mississippi está entrando en un estado de flujo bajo. Se espera que el Acuífero Ogallala, que se encuentra debajo de ocho estados del medio oeste desde Texas hasta Dakota del Sur, se agote en un 70% en 50 años. En los próximos 30 años, se prevé que la gravedad de la sequía generalizada del verano en EE. UU se triplique.

PUBLICIDAD

El presidente Joe Biden y los líderes del Congreso deberían hacer sonar una alarma nacional. Biden está apoyando un Marco de Infraestructura Bipartidista de US$973.000 millones que asigna US$55.000 millones para infraestructura de agua potable limpia para eliminar el plomo en las líneas y tuberías de servicio del país, una inversión esencial. Sin embargo, el marco asigna únicamente US$5.000 millones para el almacenamiento de agua occidental, una suma inadecuada para mejorar las presas, canales y tuberías viejas que necesitan mantenimiento para los flujos y reducir pérdidas.

Una coalición de cientos de grupos del sector del agua y agricultura ha detectado la necesidad de US$14.000 millones durante 10 años para apuntalar las reservas de agua occidentales. El país necesita no solo un proyecto de ley de infraestructura a corto plazo, sino una secuencia de proyectos de ley a lo largo de los años para salvaguardar el suministro de agua y reducir los conflictos.

PUBLICIDAD

Biden también debería emitir una orden ejecutiva para establecer permanentemente el grupo interinstitucional formado durante la Administración Trump conocido como el “Subcabinete de agua”. El grupo puede ayudar a los administradores estatales de agua a incentivar la conservación, invertir en nuevas tecnologías y convocar a las partes interesadas dentro y entre los estados para extinguir las batallas que se están gestando.

En los estados occidentales, los recursos hídricos generalmente se rigen por la doctrina de la “apropiación previa”, que sostiene que quienquiera que se haya establecido primero en una región tiene derechos de agua de alto nivel. Los estados del este apoyan una doctrina de “derechos ribereños” que estipulan que si se tiene acceso al río, se puede usar. Los estados del medio oeste tienen una combinación de ambas doctrinas, junto con leyes para la perforación de pozos que permiten explotar los acuíferos.

PUBLICIDAD

En todos los casos, los derechos de agua funcionan de manera muy similar a los derechos de propiedad privada: se pueden comprar y vender. En Occidente, esto ha llevado a un frenesí de compra durante muchas décadas, principalmente ciudades y corporaciones que compran derechos de agua a los agricultores. La práctica se conoció como “comprar y secar” mientras las granjas eran drenadas de sus recursos hídricos para abastecer a ciudades. Cuando entran en juego las restricciones obligatorias, estas tensiones se incrementan, como las que se están viviendo en la cuenca de Klamath.

Los enfrentamientos locales podrían convertirse en disputas regionales mucho mayores. La cuenca del río Colorado, por ejemplo, se divide entre la cuenca inferior, que se extiende por partes opulentas y políticamente poderosas en zonas urbanas de California, Nevada y Arizona, y la cuenca superior agrícola, que se extiende a través de Utah, Wyoming, el oeste de Colorado y el norte de Nuevo México. La ley técnicamente asigna la misma cantidad de agua a ambas cuencas, pero también otorga acceso prioritario a la Cuenca Inferior. A medida que el río Colorado disminuye (el caudal está un 20% menos que hace un siglo) podrían entrar en juego restricciones obligatorias, lo que provocaría un litigio prolongado entre siete estados poderosos y una devastación económica para ambas partes.

PUBLICIDAD

La buena noticia es que la escasez también puede conducir a asociaciones y compromisos innovadores. Los acuerdos recientes entre las granjas y las ciudades de Colorado, por ejemplo, tienen enfoques alternativos y creativos para las transacciones de “compra y secado”. Los administradores del agua están empleando nuevas tecnologías así como estrategias legales que permiten desviar una parte del suministro de agua para que tanto la granja como la ciudad puedan prosperar. En todo el país, una mejor gestión de los bosques y granjas puede mejorar la salud del suelo, retener la humedad y contribuir en gran medida a proteger nuestro suministro de agua en el futuro. Las tecnologías emergentes también pueden desempeñar un papel en la resiliencia a la sequía: las aguas residuales recicladas y las instalaciones de desalinización pueden transformar el agua del océano y las aguas residuales en agua potable hiperpura; el revestimiento de canales y conductos y la detección más rápida de fugas y roturas de tuberías pueden evitar un desperdicio de agua masivo. Los inversionistas deben financiar estas innovaciones, así como tecnologías agrícolas eficientes, desde el riego por goteo hasta el desarrollo de cultivos tolerantes a la sequía.

Algunos de los conflictos más difíciles del mundo, que datan de milenios, entre India y Pakistán, por ejemplo, e Israel y Palestina, han sido impulsados por disputas sobre recursos hídricos cada vez más limitados. El agua es el elemento vital de cualquier economía; sin ella, no puede haber agricultura (que representa más del 70% de la demanda de agua dulce en el mundo), no hay soberanía alimentaria, no hay energía hidroeléctrica renovable y no hay crecimiento económico. Si no planificamos con anticipación, muchos estados en EE.UU dentro y fuera de Occidente se verán envueltos en guerras por recursos naturales.