Economía

Argentina impone nuevas restricciones a los tipos de cambio paralelos

La medida acelera el esfuerzo del gobierno por reprimir los tipos de cambio implícitos del país, derivados de la compra de activos en los mercados locales y su venta en el extranjero.

Tiempo de lectura: 1 minuto

Bloomberg — El gobierno argentino preparó el sábado (10 de julio) dos conjuntos de medidas diferentes destinadas a limitar las operaciones en el tipo de cambio paralelo, conocido como blue-chip swap rate (BCSR).

El regulador de valores, conocido como la CNV, señaló un conjunto de restricciones a los corredores locales que reducirán los montos realizados por la venta de bonos cada semana y modificarán el plazo para que los corredores mantengan ciertos activos, según dos personas con conocimiento directo en el asunto.

El reglamento de la CNV debería ser publicado el lunes (12 de julio) en el Diario Oficial, dijeron las personas, quienes solicitaron no ser identificadas porque la decisión aún no ha sido pública.

Un portavoz de la CNV se negó a hacer comentarios.

El banco central ya ha impuesto sus propios frenos al BCSR, publicando a última hora del sábado una norma que limita el acceso a ese mercado.

La medida acelera el esfuerzo del gobierno por reprimir los tipos de cambio implícitos del país, derivados de la compra de activos en los mercados locales y su venta en el extranjero, que han experimentado un resurgimiento en los últimos años como consecuencia de los controles de capital.

El mes pasado, las autoridades pidieron a los agentes locales que limitarán las operaciones con algunos de estos tipos paralelos para reducir la volatilidad. Argentina ya controla el peso al contado a través de una paridad móvil, y ha estado frenando el ritmo de su depreciación como herramienta clave para frenar un esperado aumento de la inflación.

La nueva norma del banco central también tendrá implicaciones de gran alcance para las empresas relacionadas. Si el accionista mayoritario de una empresa accede al mercado de BCSR, cualquier límite existente a las compras de una moneda extranjera se aplicará también a las demás empresas que posea. También prohíbe el canje entre bonos locales y bonos estadounidenses en operaciones de “Dollar Cable”.

Entre las principales medidas que se espera que la CNV publique el lunes se encuentran:

  • Reducir de tres a dos días hábiles el tiempo que los corredores tienen que mantener los bonos en moneda extranjera antes de poder venderlos en los mercados extraterritoriales, lo que se conoce localmente como “período de estacionamiento”.
  • Fijar en un día hábil el “período de estacionamiento” de los bonos extranjeros que los corredores quieren vender en los mercados locales.
  • El “período de estacionamiento” de los bonos adquiridos que se liquiden en pesos se fijará en dos días hábiles.
  • Reducir a la mitad el saldo de los bonos en moneda extranjera liquidados en el extranjero, hasta 50.000 bonos nominales desde los 100.000 anteriores para las cuentas individuales.