Tecnología

Virgin Galactic logra una prueba clave para el turismo espacial

El vuelo de prueba de Virgin Galactic ha demostrado que tales viajes, que una vez fueron materia de ciencia ficción, se están volviendo cada vez más realistas.

El viaje suborbital inicia un mes histórico para el futuro del turismo espacial, con Branson buscando demostrar las capacidades de Virgin Galactic.
Por Justin Bachman
11 de julio, 2021 | 09:51 am
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — El tan esperado vuelo de prueba al espacio del multimillonario Richard Branson, junto con cinco de sus empleados de Virgin Galactic Holdings Inc., refuerza el plan de la compañía de realizar viajes turísticos el próximo año.

El avión espacial VSS Unity se desprendió de un avión de transporte en lo alto de Nuevo México y se disparó a una velocidad de Mach 3 en su camino a una altitud de aproximadamente 282,000 pies, o lo que sería más de 53 millas (86 kilómetros) sobre la Tierra. Luego, el Unity se deslizó de regreso a través de cielos soleados y aterrizó alrededor de las 9:38 am hora local del domingo (11 de julio), aproximadamente una hora después del despegue.

PUBLICIDAD

“Bienvenidos al comienzo de una nueva era espacial”, dijo Branson a los invitados en el complejo Spaceport America cerca de la ciudad de Truth or Consequences, Nuevo México. Más tarde, le narró a los periodistas: “Una vez fui un niño con un sueño mirando hacia las estrellas y ahora soy un adulto en una nave espacial mirando hacia atrás a nuestra hermosa Tierra”.

El viaje suborbital inicia un mes histórico para el futuro del turismo espacial, con Branson buscando demostrar las capacidades de Virgin Galactic nueve días antes de que el fundador de Amazon.com Inc., Jeff Bezos, planee volar en un cohete fabricado por Blue Origin, su empresa espacial. Ambas compañías imaginan negocios que atiendan a turistas adinerados dispuestos a pagar mucho dinero por un corto período de ingravidez y una vista inolvidable de la Tierra y los cielos.

PUBLICIDAD

El vuelo de prueba de Virgin Galactic ha demostrado que tales viajes, que una vez fueron materia de ciencia ficción, se están volviendo cada vez más realistas.

Aunque en su mayoría disponibles solo para un pequeño nicho de clientes súper ricos, esto brinda una nueva dimensión a una floreciente industria de compañías espaciales del sector privado con planes para viajes a la Estación Espacial Internacional (ISS) y nuevos puestos avanzados para humanos.

Space Exploration Technologies Corp. de Elon Musk está avanzando con diseños aún más grandiosos. La compañía ya está transportando astronautas a la estación espacial para la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA por sus siglas en inglés) de EE. UU. y planea sus propios vuelos turísticos. SpaceX igualmente está desarrollando un cohete diseñado para llegar a la Luna y a Marte, expandiendo rápidamente su negocio de lanzamiento de satélites y construyendo una red de satélites llamado Starlink para brindar servicio de Internet en todo el mundo.

Branson y sus compañeros de tripulación experimentaron unos minutos de ingravidez cuando el Unity alcanzó su altitud máxima. El ingeniero de operaciones de Virgin Galactic, Colin Bennett, dijo que estaba tan ocupado con el trabajo asignado en la cabina al comienzo del viaje espacial, que su compañera de viaje y ejecutiva de la compañía Beth Moses tuvo que recordarle que mirara por la ventana.

PUBLICIDAD

“Así que miré por la ventana y la vista es simplemente impresionante”, dijo. “Es muy ´Zen´; es muy tranquilo allí”.

El avión espacial se mantuvo bien durante la misión de prueba y “tiene un aspecto impecable”, dijo Mike Moses, presidente de misiones espaciales y seguridad de Virgin Galactic, quien tuvo el honor de llevar a su jefe y a su esposa a bordo de la nave. Reconoció que hubo problemas de transmisión con la transmisión en vivo, que se interrumpió mientras la gente de todo el mundo la veía.

PUBLICIDAD

“Creemos que tenemos algún bloqueo en la antena en el cual podemos trabajar, pero ese es el único problema real que estamos siguiendo ahora mismo en la nave”, dijo. “Nos tomaremos nuestro tiempo y realizaremos todas las inspecciones detalladas y luego veremos cuándo estamos listos para volver a partir”.

La misión fue el vigésimo segundo vuelo de prueba de la nave espacial y el primero con una tripulación numerosa. Virgin Galactic nombró el vuelo como “Unity 22”, y fue la primera de las dos pruebas que la empresa tiene previstas para este verano antes de una misión de formación de astronautas con personal de la Fuerza Aérea italiana a finales de este año.

PUBLICIDAD

El trabajo de Branson en el viaje fue evaluar la experiencia del cliente durante el vuelo y en los diversos eventos preparatorios que Virgin Galactic planea en torno a sus lanzamientos. También a bordo estuvieron:

  • Dave “Mac” Mackay, piloto jefe. Es uno de los primeros contratados por Virgin Galactic. Es un expiloto de pruebas de la Real Fuerza Aérea británica y aviador de Boeing 747 en Virgin Atlantic Airways Ltd., respaldado por Branson. Mackay, quien creció en un pueblo rural del norte de Escocia, se convirtió en el primer escocés en volar al espacio.
  • Michael “Sooch” Masucci, piloto. Es un teniente coronel retirado de la Fuerza Aérea de los EE. UU. con más de 10,000 horas de experiencia en los jets U-2 y F-16, incluyendo con docenas de otros tipos de aeronaves. Se unió a Virgin en 2013 y voló por primera vez al espacio en 2019.
  • Sirisha Bandla, vicepresidenta de asuntos gubernamentales de Virgin. Durante el vuelo probó la “experiencia del investigador” con un experimento de plantas de la Universidad de Florida. Nacida en Guntur, en la provincia de Andhra Pradesh, al sur de la India, se convirtió en la segunda mujer indio-estadounidense en viajar al espacio.
  • Bennett, ingeniero de Virgin Galactic. Evaluó los procedimientos de cabina durante el vuelo de prueba. Bennett ha trabajado para Virgin Galactic como ingeniero de operaciones durante seis años en California, según su página de LinkedIn. Anteriormente, fue ingeniero en Virgin Atlantic.
  • Moses,instructora principal de astronautas de Virgin. Realizaba su segundo vuelo espacial tras un viaje en febrero de 2019. Ese vuelo convirtió a Moses en la 571ª persona en viajar al espacio, según Virgin Galactic. Fue la directora de pruebas el domingo y la jefa de cabina. Moses trabajó para la NASA durante 24 años antes de unirse a la compañía. Está casada con Mike Moses, jefe de misiones espaciales y seguridad de la compañía.

El 22 de mayo fue la última vez que Virgin voló el sistema de dos naves. La compañía dijo que el Unity funcionó bien después de más de dos meses de trabajo para minimizar la interferencia electromagnética que había retrasado una prueba planificada para febrero de 2021. En un vuelo en diciembre de 2020, el motor del cohete no se encendió y la nave espacial se deslizó de regreso al puerto espacial.

PUBLICIDAD

La prueba de mayo fue el primer vuelo motorizado exitoso de la compañía desde febrero de 2019. Tras la prueba que tuvo lugar hace más de dos años, los ingenieros de vuelo descubrieron daños en el casco de la nave espacial debido a la presión del aire que se había acumulado después de que los orificios de ventilación se taparan accidentalmente, según mencionado en “Test Gods”, un libro publicado este año por el escritor neoyorquino Nicholas Schmidle.

Virgin Galactic tiene previsto empezar a reducir su lista de unos 600 clientes confirmados a principios de 2022. Virgin Galactic ha dicho que reanudará la venta de billetes después de los vuelos de prueba del verano, y los ejecutivos dicen que las tarifas serán más altas que el precio anterior de US$250.000 por asiento.

PUBLICIDAD

Hasta el viernes, las acciones de la compañía se han duplicado este año, elevando el valor de la empresa a casi US$12.000 millones. Branson, que fundó Virgin Galactic en 2004, dijo que otra recompensa era ver la Tierra desde el espacio.

“Nunca podré hacer justicia”, dijo. “Es de una belleza indescriptible”.

--Con la asistencia de Ed Ludlow.

PUBLICIDAD