Economía

Riesgo para el T-MEC: EE.UU se enfrenta a México y Canadá por reglas de automóviles

El conflicto radica en la forma de calcular el porcentaje de un vehículo que proviene colectivamente de los tres países bajo el acuerdo.

Vehículos se exhiben para la venta en un concesionario de automóviles Chevrolet de General Motors Co. en Louisville, Kentucky, EE. UU., el miércoles 31 de enero de 2018.
Por Eric Martin y Keith Laing
16 de julio, 2021 | 03:13 pm
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Estados Unidos está enfrentándose con México y Canadá por las reglas referentes al envío de automóviles a través de sus respectivas fronteras. Fabricantes automotrices y los gobiernos de los vecinos de EE.UU. afirman que la administración Biden está poniendo en riesgo el éxito de un nuevo pacto comercial.

El conflicto radica en la forma de calcular el porcentaje de un vehículo que proviene colectivamente de los tres países bajo el acuerdo entre EE.UU., México y Canadá, según personas familiarizadas con el asunto, que pidieron no ser identificadas. El acuerdo entró en vigor el julio pasado, reemplazando el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, o TLCAN, pero las nuevas reglas de origen están diseñadas para implementarse gradualmente a lo largo de varios años.

PUBLICIDAD

EE.UU. insiste en una forma más estricta de lo que México y Canadá creen haber acordado para el recuento del origen de ciertas partes fundamentales como motores, transmisiones y sistemas de dirección en el cálculo general, dijeron las personas. Eso dificulta que las plantas en México y Canadá cumplan con el nuevo umbral del 75% de contenido regional, superior al 62,5% del TLCAN, para poder comerciar bajo una estructura libre de impuestos, dijeron las personas.

Por ejemplo, si una parte elemental usa un 75% de contenido regional y, por lo tanto, califica bajo este requisito, México y Canadá argumentan que el T-MEC les permite redondear la cifra hasta el 100% para lograr llegar al umbral más amplio del contenido regional general de un automóvil. Sin embargo, EE.UU. no quiere permitir ese redondeo, cual dificulta alcanzar el umbral general para que el vehículo esté libre de impuestos.

PUBLICIDAD

Así es como resumen el tema en una nota desde la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz, conocida como AMIA, y obtenida por Bloomberg News.

El peso mexicano recortó su avance tras el informe, tocando su punto más débil del día. El viernes cerró un 0,3% más alto, a 19,8922 por dólar.

El portavoz de la Oficina del Representante Comercial de EE.UU., Adam Hodge, dijo en un correo electrónico que el país “sigue comprometido con los requerimientos de valor regional más fuertes que los países acordaron bajo el T-MEC”, sin dar más detalles.

La oficina de prensa de la Secretaría de Economía de México declinó hacer comentarios de inmediato. Un portavoz de la Ministra de Comercio de Canadá, Mary Ng, también declinó hacer comentarios.

PUBLICIDAD

La representante Comercial de EE.UU., Katherine Tai, nombrada por el presidente Joe Biden, subrayó repetidamente en las últimas semanas que la administración está siguiendo una política comercial “centrada en los trabajadores” y ha buscado mantener lazos amistosos con los sindicatos de la nación. El mes pasado se dirigió a la federación laboral más grande de EE.UU. en una decisión que su titular calificó como primicia histórica.

El portavoz de United Auto Workers, Brian Rothenberg, dijo en un correo electrónico que el grupo, el sindicato automotriz más grande de EE.UU., apoya la interpretación más estricta del T-MEC de la administración Biden.

PUBLICIDAD

Postura sorpresiva

Para México, la demanda de la administración Biden fue sorpresiva porque el país creía que el tema se había resuelto en conversaciones con la administración del entonces presidente Donald Trump en 2018 y 2019, dijeron las personas. Los automóviles son un tema central del T-MEC, y México ve el requisito de EE.UU. como un intento por parte de la administración Biden de renegociar un aspecto clave del acuerdo, comentaron las personas.

PUBLICIDAD

México, junto con Canadá, está considerando presentar una demanda formal contra EE.UU. bajo el T-MEC, que apenas lleva un año en vigencia, lo que podría resultar en la conformación de un panel de disputa para escuchar los argumentos de los países, dijeron las personas.

La secretaria de Economía mexicana, Tatiana Clouthier, planea viajar a Washington la próxima semana y abordar el conflicto con Tai, dijeron las personas.

PUBLICIDAD

Un cuarto de siglo después de la entrada en vigor del TLCAN, Trump exigió reglas para requerir más contenido regional y un salario mínimo por hora en la producción de automóviles para incentivar a las empresas a fabricar más en América del Norte y EE.UU. Tai, como abogada de los demócratas en la Cámara de Representantes, desempeñó un papel clave en la negociación de los cambios al T-MEC en 2019 para ganar un amplio apoyo bipartidista en el Congreso.

“Hacer las reglas demasiado onerosas podría ocasionar que los fabricantes de automóviles opten por renunciar a la calidad libre de impuestos y, en su lugar, pagar el arancel de 2,5% que cobra EE.UU. según las normas de la Organización Mundial del Comercio”, dijo Flavio Volpe, presidente de la Asociación de Fabricantes de Partes Automotrices de Canadá. La postura surge después de que la industria automotriz ya se viera obligada a cerrar el año pasado debido a la pandemia de Covid-19 y está lidiando con una crisis de escasez de chips para vehículos.

PUBLICIDAD

Esto haría que el acuerdo de libre comercio fuera irrelevante a efectos de aranceles preferenciales. Los vehículos de motor son el principal producto manufacturado que se comercia entre Estados Unidos, México y Canadá.

Según las normas de la OMC, Estados Unidos podría aplicar un arancel del 2,5% a los vehículos de pasajeros procedentes de sus vecinos si no existiera el USMCA, aunque el arancel para los camiones ligeros es más alto, del 25%.

“Tuvimos que encontrar un equilibrio en la negociación del Nafta: hasta qué punto se podía presionar por el suministro local”, dijo Volpe. “Hay un punto en el que se gira demasiado fuerte un tornillo y se rompen las roscas. Si es demasiado oneroso, los fabricantes de automóviles simplemente pagarán el arancel del 2,5%”.

La disputa se produce después de que la industria automovilística ya se viera obligada a cerrar el año pasado debido a Covid-19 y se enfrente a una crisis por la escasez de chips informáticos para los vehículos.

México y Canadá se disputan constantemente con China la condición de principales socios comerciales de Estados Unidos. Más de un billón de dólares en mercancías que cruzan las fronteras anualmente. Los dos vecinos norteamericanos son clave en los esfuerzos de Estados Unidos para convencer a las empresas de que inviertan y hagan que la industria manufacturera vuelva a la región para poder competir con China. La administración Trump libró una guerra comercial con el país asiático, la cual incluyó la colocación de aranceles a las importaciones por más de US$300.000 millones. Biden los ha mantenido.

Con asistencia de Joe Deaux, Kait Bolongaro, Yueqi Yang y Maya Averbuch.

PUBLICIDAD