Finanzas Personales

Startup chilena otorga crédito a migrantes venezolanos excluidos

Migrante tiene un mercado cautivo porque los bancos chilenos no otorgan préstamos a personas sin residencia permanente.

Migrante quiere expandirse a Perú y Colombia, donde viven otros 3 millones de venezolanos. Fotógrafo: Iván Valencia/Bloomberg
Por Philip Sanders
22 de julio, 2021 | 08:20 PM

Bloomberg — El plan de negocios de Ignacio Canals era una locura, todos se lo dijeron. En un país con una industria bancaria profundamente cautelosa, iba a prestar dinero a inmigrantes, y solo a inmigrantes.

Menos de tres años después, la compañía está prosperando en su lucrativo nicho de proporcionar crédito a los venezolanos excluidos del mercado de préstamos convencional, y busca expandirse a Perú y Colombia.

Durante los últimos años, más de 5 millones de personas han huido de Venezuela a medida que su tierra natal sucumbe al caos y al hambre. Gran parte del medio millón de venezolanos que se establecieron en Chile tienen títulos profesionales, pero no pueden ejercer su profesión o incluso reunir dinero suficiente para un depósito para alquilar un apartamento. Ahí es donde entra Migrante Sociedad Financiera.

PUBLICIDAD

La startup ha prestado US$16 millones a 7.300 personas desde su fundación a fines de 2018. Su cartera de préstamos actualmente crece en cerca de 1.000 personas al mes, mientras que los pagos atrasados durante un período de 90 días son de solo 1,4%. Los créditos vencidos de Banco Ripley eran de 5,6% al final del tercer trimestre.

“Las personas parecen comportarse mejor cuando están fuera de su propio país”, dijo Diego Fleischmann, director ejecutivo de Migrante.

Gran parte de ese dinero se ha destinado a la compra de motocicletas para conductores de reparto o automóviles para los servicios de taxi, pero parte también se ha destinado a ayudar a las personas mientras validan sus títulos de médicos o abogados.

PUBLICIDAD

Tasas de Interés

En muchos sentidos, Migrante tiene un mercado cautivo porque los bancos chilenos no otorgan préstamos a personas sin residencia permanente o con declaraciones de renta de al menos 12 meses.

La compañía a menudo cobra tasas anuales de más de 25%, lo que es habitual en los préstamos de consumo no garantizados en Chile. Si bien Canals dice que las tasas de interés de Migrante son competitivas e implican menos comisiones, para los chilenos hay ofertas de tasas mucho más baratas.

Enrique Hurtado ha obtenido dos préstamos con Migrante, uno para el depósito de un apartamento y el otro para comprar un terreno al sur de Santiago.

“Simplemente lo hacen mucho más fácil, y son rápidos”, dijo Hurtado. “No exigen todos los papeles que los bancos chilenos exigen a los inmigrantes”.

Cada préstamo necesita un aval de garante, lo que crea presión comunitaria contra el incumplimiento.

Tomas

La necesidad del banco es clara. Las noticias locales muestran casi de forma semanal historias de chilenos que alquilan alojamientos peligrosos e insalubres a inmigrantes que no pueden acceder a mejores viviendas. Recientemente, la policía arrasó con una toma en Santiago establecida, en parte, por inmigrantes durante la noche.

PUBLICIDAD

En estas circunstancias, Migrante no tiene problemas para encontrar clientes. Obtiene alrededor de 10.000 “clientes potenciales” al mes, dijo Canals, la mayoría a través de su sitio web. No anuncia ni llama a clientes potenciales.

Aun así, no ha sido fácil para Migrante. Poco después de que comenzara a operar, una ola de protestas paralizó ciudades de Chile y obligó a la startup a detener todos los nuevos préstamos.

Entonces, justo cuando la economía comenzó a recuperarse, estalló la pandemia. Ahora, Migrante se está recuperando y creciendo más rápido que nunca.

PUBLICIDAD

Capital privado

Migrante ha recaudado alrededor de US$30 millones hasta la fecha, en gran parte a través de compañías de seguros y gestoras de patrimonio familiar. Ahora, también está considerando una venta de capital privado, dijo Canals, a medida que este año busca expandirse a Perú y Colombia, donde viven otros 3 millones de venezolanos.

En su país, planea expandirse a otras comunidades de inmigrantes, incluidas las decenas de miles de peruanos, colombianos y haitianos que han llegado a Chile en los últimos años.

PUBLICIDAD

“Esto no es una organización benéfica, definitivamente no”, dijo Canals. “Pero es un negocio con una gran orientación social y eso es muy popular en este momento”.

--Con la colaboración de Sam Hall.

PUBLICIDAD