Covid-19 provoca una dramática reducción de la expectativa de vida en EE.UU.

Un miembro del personal médico atiende a un paciente en la Unidad de Cuidados Intensivos Covid-19 de un hospital de Houston, Texas, el 8 de noviembre.
Por John Tozzi
21 de julio, 2021 | 12:01 AM

Bloomberg — La expectativa de vida en Estados Unidos experimentó el año pasado el mayor descenso en más de siete décadas, ya que el virus Covid-19 provocó la muerte prematura de cientos de miles de estadounidenses.

El número desproporcionado de víctimas de la pandemia en las comunidades de color también amplió las diferencias existentes en la esperanza de vida entre los estadounidenses blancos y negros, según las estimaciones publicadas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

El recuento representa un balance extraordinariamente sombrío de una catástrofe en curso. El primer año de la pandemia supuso un golpe mayor para la expectativa de vida de los estadounidenses que cualquier año durante la guerra de Vietnam, la crisis del sida o las “muertes por desesperación” que hicieron descender la esperanza de vida a mediados de la década de 2010.

“Es asombroso y deprimente”, dijo Noreen Goldman, profesora de demografía y asuntos públicos en la Universidad de Princeton. “Estados Unidos está por detrás de prácticamente todos los países de renta alta en cuanto a expectativa de vida, y ahora se está quedando aún más atrás”.

PUBLICIDAD
La caída en 2020 fue la más pronunciada desde la Segunda Guerra Mundial.dfd

El ritmo de las muertes por Covid-19 se redujo drásticamente al extenderse la vacunación en el primer semestre de 2021. Pero no está claro cuánto tiempo tardará en recuperarse la esperanza de vida. Estados Unidos ha registrado un total de 609.000 muertes por Covid desde que comenzó la pandemia. Más del 43% se produjeron en el año 2021, y aún falta casi la mitad del año.

El primer año de la pandemia redujo la esperanza de vida de los estadounidenses al nacer en 1,5 años, hasta los 77,3 años. Eso borró los avances del país desde 2003. Fue el mayor descenso anual desde 1943, en plena Segunda Guerra Mundial. Goldman dijo que era el segundo mayor descenso desde la pandemia de gripe de 1918, que se cree que mató a unos 50 millones de personas en todo el mundo.

El descenso pandémico de 2020 amplió la distancia entre Estados Unidos y otras democracias ricas como Francia, Israel, Corea del Sur y el Reino Unido, según una investigación publicada recientemente en la revista The BMJ.

PUBLICIDAD

“Este no es un descenso que haya ocurrido en otros países de ingresos altos, por lo que algo salió terriblemente mal en EE.UU., donde el número de estadounidenses que murieron fue muy superior al que debía ser”, dijo Steven Woolf, director emérito del Centro de Sociedad y Salud de la Universidad de Virginia Commonwealth y uno de los autores del estudio del BMJ.

La esperanza de vida es un constructo estadístico que refleja las tasas de mortalidad en un lugar y tiempo determinados. El informe de los CDC describe la esperanza de vida al nacer como el “número medio de años que viviría un grupo de niños si experimentaran a lo largo de su vida las tasas de mortalidad específicas por edad que prevalecen durante un periodo”. No pretende predecir la duración real de la vida de las personas nacidas en ese periodo. Más bien es una forma de comparar las tasas de mortalidad entre zonas geográficas y años.

Covid fue responsable de tres cuartas partes del descenso en 2020. Las lesiones no intencionadas, una categoría que incluye el récord de sobredosis de drogas mortales para 2020, también arrastraron la medida, al igual que los homicidios, la diabetes y las enfermedades hepáticas. El descenso habría sido mayor si no se hubiera compensado con un menor número de muertes por otros factores, como el cáncer, las enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores, las enfermedades cardíacas y el suicidio.

Las muertes de Covid -19 representaron la mayor parte de la caída. 

De arriba hacia abajo por porcentaje:
Covid-19, Lesiones no intencionadas, Homicidio, Diabetes, Enfermedad hepática crónica, Residual, Cáncer, Enfermedad respiratoria inferior crónica, Enfermedad cardíaca, Suicidio, Condiciones perinatales, Residualdfd

Todos los grupos demográficos experimentaron un descenso de la esperanza de vida en 2020, pero los descensos no se distribuyeron uniformemente. Los hombres sufrieron más fallecimientos que las mujeres. Los hispanoamericanos, cuya esperanza de vida es más larga que la de los blancos o los negros, registraron las mayores pérdidas durante Covid, con una caída de la esperanza de vida de tres años completos, el doble que la del país en su conjunto.

Los estadounidenses de raza negra registraron igualmente una pérdida de 2,9 años de esperanza de vida. Este descenso amplió la brecha entre los negros y los blancos en EE.UU., una disparidad en la esperanza de vida que se había ido reduciendo desde la década de 1990. La esperanza de vida de los estadounidenses blancos se redujo en 1,2 años en 2020.

Los hispanos y los negros estadounidenses experimentaron descensos más severos.

De izquierda a derecha: 
hombres hispanos, hombres negros no hispanos, mujeres negras no hispanas, mujeres hispanas, hombres blancos no hispanos, mujeres blancas no hispanasdfd

“No hay ninguna razón biológica para que las personas de un determinado color de piel mueran con mayores tasas de un virus”, dijo Woolf, señalando que el impacto dispar refleja las desigualdades estructurales.

La representación sesgada en los trabajos de primera línea, como el comercio minorista, el empaquetado de carne, el transporte y la atención sanitaria, junto con las tasas más elevadas de enfermedades crónicas, hacen que las personas de color corran un mayor riesgo de exposición al Covid y un mayor riesgo de morir a causa de él, señaló Goldman.

PUBLICIDAD

El acceso desigual a la atención sanitaria, las barreras lingüísticas y las viviendas abarrotadas o multigeneracionales también contribuyen a que el virus afecte de forma desproporcionada a la población hispana y negra, señaló.

Las estimaciones publicadas por el Centro Nacional de Estadísticas de Salud de los CDC reflejan los datos de los certificados de defunción comunicados por los estados y las ciudades. El informe no incluye datos sobre las poblaciones de asiático-americanos, indios americanos, nativos de Alaska, nativos de Hawai y otros isleños del Pacífico.

A pesar de lo alarmante que resulta el descenso de un año en la esperanza de vida en 2020, Woolf dijo que debería prestarse más atención a la brecha que existe desde hace décadas en la esperanza de vida, que ha acortado más vidas estadounidenses que Covid.

En el siglo XX, la esperanza de vida aumentó en general en los países ricos, ya que la ciencia y el saneamiento ayudaron a vencer las enfermedades infecciosas. En los Estados Unidos, en la década de 1990 surgieron signos preocupantes de que el país no estaba a la altura de los avances de otras naciones en esta medida. Esta divergencia llegó a conocerse como la desventaja sanitaria de Estados Unidos.

“La cuestión más importante que el evento agudo que estamos viendo ahora en la esperanza de vida es la tendencia a largo plazo”, dijo Woolf. “Eso es en realidad mucho más aterrador para los EE.UU. que lo que estamos reportando para 2020, por extraño que pueda sonar”.