Brasil en español

Los principales puertos de café, azúcar y soja de Brasil buscan frenar riesgos climáticos

Se recopilan clasificaciones en 21 puertos clave, la primera fase de los resultados se conocerá el mes próximo.

El Puerto de Santos en Santos, Brasil.
Por Augusta Saraiva
27 de julio, 2021 | 01:24 PM
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Mientras Brasil se enfrenta a su peor sequía en casi 100 años, sus puertos y su regulador intensifican los esfuerzos para cuantificar los riesgos del cambio climático para los centros marítimos de la nación.

La Agencia Nacional de Transporte Acuático y la Corporación Alemana para la Cooperación Internacional recopilan clasificaciones de riesgos que van desde los vendavales hasta la subida del nivel del mar en 21 puertos brasileños clave y publicarán la primera fase de los resultados el mes próximo. Las operaciones marítimas de la economía más grande de América Latina son las mayores de café, soja y azúcar del mundo.

Principales puertos de Brasildfd

La falta de datos es la principal dificultad para entender la vulnerabilidad a la que se enfrentan las regiones portuarias brasileñas”, dijo en una entrevista Alessandro Max Bearzi, especialista en regulación medioambiental de la agencia conocida como Antaq.

PUBLICIDAD

En una segunda fase del estudio se analizará si las amenazas son cada vez más frecuentes y cómo puede ser en el futuro.

Las vías fluviales de Sudamérica no se han librado de la climatología adversa que ha afectado a otras regiones del mundo. Los ríos del norte de la Amazonia están registrando niveles récord, mientras que más abajo en el continente se están volviendo menos profundos debido a la sequía, lo que dificulta el transporte de mercancías a los puertos e incluso la generación de energía.

Los puertos costeros de Brasil también se han enfrentado a problemas meteorológicos, como los ciclones, pero están aumentando el comercio a medida que la demanda de productos básicos del país sigue aumentando.

PUBLICIDAD

Antaq estima que los más de 200 centros marítimos del país aumentarán los envíos en un 4% este año, superando los 1.200 millones de toneladas, lo que sería un máximo histórico.

El puerto de Santos, el mayor de América Latina, sigue estableciendo nuevos récords de embarque, y es uno de los tres puertos que el regulador ha elegido para la segunda fase de su estudio.

El Puerto de Santos en Santos, Brasil.


dfd

Aunque Santos no ha sufrido ningún contratiempo relacionado con el clima, está trabajando con el regulador y recopilando datos para evaluar los efectos de las condiciones meteorológicas adversas, dijo Thiago Menezes, supervisor medioambiental de la Autoridad Portuaria de Santos. “Entendemos que es importante saber más”, dijo.

Una evaluación separada en la que participaron investigadores del King’s College de Londres y el Centro de Vigilancia y Alerta Temprana de Desastres Naturales de Brasil estimó que el nivel del mar de Santos podría subir hasta 45 centímetros (18 pulgadas) para el año 2100, y la ciudad podría enfrentar un daño acumulado de hasta US$ 467 millones para entonces, según el estudio de 2017.

“Los costos económicos podrían ser tres veces mayores”, dijo en una entrevista el climatólogo José Marengo, que fue el investigador principal del proyecto en Brasil. “Algunos dicen que fuimos demasiado conservadores. Nuestras estimaciones sólo se basaban en los valores de las propiedades”.

Como consecuencia del proyecto, la ciudad de Santos ha creado un plan para abordar el cambio climático y otro para hacer frente a la subida del nivel del mar, dijo Marengo.

PUBLICIDAD

El puerto de Santos, situado en la periferia de la ciudad, está más protegido geográficamente que el centro urbano, por lo que está menos expuesto a las tormentas y a las mareas, según Menezes.

Ciclón sorpresa

En el puerto de Paranaguá, el segundo más concurrido de Brasil, la administración se enfrentó a una llamada de atención después de que un ciclón subtropical sin precedentes azotara el puerto en 2020, dijo Thales Trevisan, director de medio ambiente del puerto.

“Este tipo de ciclones no son familiares en la región, fue inesperado”, dijo Trevisan sobre el impacto del evento en el puerto situado a 260 millas al sur de Santos. En respuesta, se ha instalado una estación meteorológica en vivo que permite a los operadores reaccionar con rapidez y eficacia ante fenómenos meteorológicos extremos como el aumento de la velocidad del viento y las tormentas, añadió Trevisan.

PUBLICIDAD

“Si llegara otro ciclón, sabríamos que hay que cerrar las operaciones de inmediato”, dijo en una entrevista.

Cada día que permanece cerrado, el puerto que movió 52,1 millones de toneladas en 2020 pierde unos US$192.000, por lo que prepararse para posibles cambios en el panorama climático es clave, dijo Trevisan.

PUBLICIDAD

El puerto más meridional de Brasil, Rio Grande, el mayor exportador de soja después de Santos, también está en la segunda fase del estudio de Antaq. Las autoridades del estado de Rio Grande do Sul, donde se encuentra, quieren tener una perspectiva más clara de cómo se desarrollará a largo plazo el aumento de fenómenos extremos como vientos y tormentas, dijo Henrique Ilha, que supervisa las iniciativas medioambientales en la autoridad marítima estatal.

“Nuestra costa es propensa a eventos de gran magnitud, pero en los últimos tres o cuatro años hemos tenido eventos que han ido más allá y han afectado a la costa de forma que no ha vuelto a ser lo que era”, dijo. “Necesitamos un intervalo de datos más amplio para confirmar si esto es un problema”.

Para hacer frente a estas vulnerabilidades y lagunas, el puerto se asoció con SiMCosta, un proyecto de monitoreo con sede en Río Grande cuyos investigadores han instalado boyas meteorológicas en toda la costa de Brasil desde 2014 para proporcionar mediciones meteorológicas y oceanográficas a los puertos locales.

PUBLICIDAD

Se necesitan décadas de datos para entender el impacto del cambio climático en los puertos, pero “Brasil no tiene décadas”, dijo Carlos Alberto García, fundador de SiMCosta.

Natalia Pereira, cuya empresa se encarga de la vigilancia meteorológica de las terminales privadas de Río Grande, dijo que la velocidad del viento en la región ha aumentado un 10% en los dos últimos años.

“Estamos notando cambios”, dijo Pereira, directora general de Catavento Meteorologia. “Ya no son previsiones. Dentro de 50 años, los puertos también notarán estos cambios”.

Con la asistencia de Fabiana Batista.

PUBLICIDAD