Economía

Junta del BanRepública no sorprendió al mercado y dejó tasas en 1,75%

Cinco miembros votaron a favor de mantener la tasa en 1,75% y dos votaron por incrementarla en 25 puntos básicos.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Bogotá — Este viernes se reunió la Junta Directiva del Banco de la República en Bogotá para tomar decisiones de política monetaria.

Como se esperaba por parte del mercado financiero, las tasas permanecieron en el 1,75%.

Hay que tener presente que desde el inicio de las protestas sociales en Colombia el pasado 28 de agosto, la inflación, que por mandato constitucional el Emisor debe buscar mantener controlada entre 2% y 4%, ha venido subiendo y en la actualidad está en el 3,63% en su medición anual.

Las más recientes proyecciones de inflación de los analistas consultados por el propio Banco de la República indican que el IPC terminará el 2021 en el 3,73%.

A la sesión de Junta de hoy asistieron el ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo, el gerente general del Emisor, Leonardo Villar Gómez, y los codirectores Carolina Soto Losada, Roberto Steiner Sampedro, Jaime Jaramillo Vallejo, Bibiana Taboada Arango y Mauricio Villamizar Villegas.

Ver más: Colombia ha hecho un tercio de la tarea para lograr la inmunidad de rebaño

En la reunión los codirectores evaluaron que la tendencia de crecimiento retornó, luego del retroceso en la actividad económica que produjeron los bloqueos a las vías y los problemas de orden público, según lo sugieren los más recientes indicadores líderes.

Al revisar este comportamiento, el equipo técnico incrementó su proyección de crecimiento para 2021 desde 6,5% a 7,5%. Sin embargo, la brecha del producto permanece negativa y se mantienen excesos de capacidad en la economía, como lo reflejan las cifras del mercado laboral, en un contexto de alta incertidumbre.

Igualmente, se tuvo en consideración que la inflación aumentó desde un nivel inferior a 2,0% en el primer trimestre a 3,3% en mayo y a 3,63% en junio. Las presiones sobre los precios tuvieron un origen interno y externo.

Sin embargo, también se evaluó que la inflación sin alimentos ni regulados continuó en un nivel bajo, de 1,87% en junio. Algunas de estas presiones inflacionarias podrían tener persistencia en el contexto de una economía que continúa recuperándose y reduciendo sus excesos de capacidad, afectando las expectativas de inflación.

Ver más: Merqueo buscará crecer en México y Brasil tras levantar US$50 millones

Se tuvo en consideración que la recuperación de la economía global se ha afianzado acorde con el avance en la vacunación, particularmente en las economías más avanzadas. No obstante, las nuevas cepas del virus continúan siendo un riesgo significativo de deterioro para el contexto económico internacional. Ante las presiones inflacionarias en los Estados Unidos y otras economías avanzadas, surge el riesgo de que las condiciones financieras internacionales se tornen más apretadas.

El equipo técnico prevé que el déficit de la cuenta corriente aumentaría de 3,4% del PIB en 2020 a 4,5% en 2021 y a 4,3% en 2022.

Esta proyección está en línea con la recuperación prevista de la demanda interna, en la que se destaca el repunte del consumo de los hogares y la inversión. La moderación del déficit de cuenta corriente a partir de 2022 sería coherente con la implementación de la reforma fiscal recientemente presentada por el Gobierno.

Los miembros de la Junta Directiva coincidieron en que se estaría cerrando el espacio para mantener la magnitud actual del estímulo monetario, dado el comportamiento de la inflación y su posible persistencia, como también la revisión al alza de los pronósticos de crecimiento.

Ver más: Formulan cargos contra constructoras que afectaron patrimonio en Cartagena

Bajo estas condiciones y teniendo en cuenta el balance de riesgos, la Junta decidió por mayoría mantener inalterada la tasa de intervención de política monetaria.

Cinco miembros votaron a favor de mantener la tasa en 1,75% y dos votaron por incrementarla en 25 puntos básicos.