Economía

Riesgos políticos ponen bajo presión las calificaciones en la región: Fitch

A la calificadora le preocupa que las elecciones que se avecinan en algunos países de América Latina puedan cambiar la orientación de la política económica.

Tiempo de lectura: 1 minuto

Bogotá — La calificadora de riesgos Fitch lanzó una advertencia para los países de la región: el incremento en los riesgos políticos podrían afectar sus calificaciones.

Fitch resaltó que América Latina enfrenta cuatro desafíos principales en 2021 y 2022: movilizaciones sociales, retos en gobernabilidad por congresos fragmentados, debilidad en la fortaleza institucional y elecciones que podrían cambiar la orientación de la política económica.

Ver más: Con tributaria el país podría sacar a 4 millones de la pobreza

Para la agencia, cualquier impacto en la calificación de los países de la región depende del rango actual de sus notas, la velocidad de los cambios percibidos y el alcance del daño derivado de los riesgos de estabilidad política y social.

Colombia fue uno de los ejemplos que citó Fitch al referirse sobre cómo los riesgos sociales y políticos pueden afectar la calificación de un país a la baja, pues recordó que las protestas sociales hicieron que se retirara la reforma fiscal. El país perdió el grado de inversión por parte de Fitch en julio.

Ver más: Comercio electrónico impulsa primera OPI en Colombia en años

Otro caso que citó la agencia fue el de Chile en octubre de 2020, “donde pensamos que las tensiones sociopolíticas harán más difícil la recuperación fiscal de post pandemia”.

De otro lado, Fitch explicó que “los riesgos políticos afectan las calificaciones soberanas directamente a través de los indicadores de gobernanza mundial del Banco Mundial, que son un aporte a nuestro modelo de calificación soberana (SRM por sus siglas en inglés)”.

Ver más: El turismo local rescata la ocupación hotelera de la debacle de 2020 en Colombia

Además de lo anterior, la calificadora expuso que el puntaje del SRM también se suele afectar a través de variables macro, fiscales y externas, ya que los choques políticos y sociales generalmente se asocian con un crecimiento del PIB más débil y volátil, trayectorias de deuda pública más adversas y salidas de capital.

Por último, la agencia comentó que los indicadores de gobernabilidad de los países de América Latina son generalmente débiles y están integrados en sus perfiles de riesgo, y las recientes disminuciones se reflejan en parte en sus puntajes de SRM.