PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Economía

Tras la llegada de vacunas, crece la confianza y la intención de gasto de los consumidores

Desaceleración de la inflación, avance de la vacunación y aperturas: las claves del nuevo humor social argentino, de acuerdo al último relevamiento de la UTDT

Tiempo de lectura: 2 minutos

Buenos Aires — El avance del esquema de vacunación, la disminución en las restricciones de circulación y un consecuente optimismo en el camino hacia una seudo normalidad, repercutió en la confianza de los consumidores que durante julio se incrementó un 9,3% cortando varios meses de expectativas negativas.

El dato surge del relevamiento del Centro de Investigación y Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella. De este modo, el Índice de Confianza del Consumidor mostró que sus valores volvieron a los que tenían en febrero de 2021.

PUBLICIDAD

Ver más: Más aperturas y flexibilizaciones: las 6 etapas que llevarán a CABA hacia la normalidad

Sin embargo, si se lo compara con febrero de 2020 (pre pandemia) este índice se encuentra 11,4% por debajo, pese a que durante lo que va de 2021 cayó sólo 3,7%.

Es notorio como el cambio en las restricciones de circulación o en las medidas de aislamiento impactan en el humor social. Ya en agosto de 2020, cuando se habían flexibilizado la cuarentena más estricta, se había registrado un aumento de 8.2% en la confianza de los consumidores.

PUBLICIDAD

También debemos establecer julio como un mes bisagra. Con más de 37 millones dosis de vacunas distribuidas en todo el país, un DNU que estableció nuevos parámetros para poder comprar vacunas de laboratorios norteamericanos, tal el caso de Pfizer que ya comprometió 20 millones de dosis, y con una baja significativa en la ocupación de camas y fallecimientos, el clima entre los consumidores comienza a cambiar.

El bolsillo también habla

Julio también fue el mes donde se dio a conocer el índice de inflación de junio. Según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, la inflación en la Argentina alcanzó 3,2%, tratándose del cuarto mes consecutivo de caída de la inflación, lo que renovó cierta expectativa a la baja para lo que resta del año.

Es así que, en cuanto a la predisposición para la adquisición de electrodomésticos, casas y autos, estos tuvieron un fuerte aumento, llegando al 23,3% en julio. Asimismo, el componente que evalúa la Situación Personal de los encuestados subió 8,8% y las expectativas de corto y de mediano plazo con respecto a la Situación Macroeconómica aumentó 2,8% con respecto a la medición a junio.

PUBLICIDAD

Ver: Inflación: los gremios reabren paritarias y presionan por aumentos mayores al 40%

La situación de mejora actual repercute en el subíndice que mide las Condiciones Presentes y Expectativas Futuras. “Si bien ambas aumentaron respecto a junio, las Condiciones Presentes se incrementaron mucho más (18,7%) que las Expectativas Futuras (4,4%). La tendencia de mediano plazo ha sido de un deterioro de las Expectativas Futuro a pesar de una mejora en las Condiciones Presentes”, concluye el estudio.


PUBLICIDAD