Mundo

Disputa entre Bolsonaro y Corte Suprema atiza crisis política

La justicia electoral decidió investigar sus amenazas a las elecciones del próximo año si no se acepta reimplantar el voto impreso.

El presidente de la Corte Suprema, Luis Fux, canceló la reunión de poderes y reaccionó a los ataques del presidente Bolsonaro a los ministros de la Corte.
Por Simone Iglesias y Daniel Carvalho
06 de agosto, 2021 | 01:43 PM
Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — El ataque incesante del presidente Jair Bolsonaro al sistema de votación de Brasil agrió su relación con la Corte Suprema, dejando al país al borde de una crisis institucional.

El presidente del Supremo Tribunal Federal, Luiz Fux, canceló el jueves (5 de agosto) los planes de una reunión con Bolsonaro y los jefes del Congreso que pretendía calmar las crecientes tensiones entre ellos. La medida se produjo un día después de que el tribunal permitiera una investigación del presidente de extrema derecha por sus afirmaciones infundadas de fraude electoral.

“El presidente ha ofendido y atacado repetidamente a miembros de este tribunal”, dijo Fux, añadiendo que Bolsonaro sigue sembrando dudas sobre la integridad del sistema electoral del país. “Ante estas circunstancias, el Supremo Tribunal informa que canceló la reunión previamente anunciada entre los jefes de Gobierno”.

PUBLICIDAD

El anuncio de Fux representa la respuesta más dura hasta ahora de los magistrados a las afirmaciones de Bolsonaro de que en las elecciones del próximo año se le podrían robar votos a menos que el Congreso apruebe un proyecto de ley que autorice el uso de papeletas impresa de cada voto emitido en el país.

“Es una declaración importante, y debe ser considerada incluso excepcional, especialmente viniendo de Luiz Fux, presidente del Supremo Tribunal”, dijo el viernes (6 de agosto) el presidente del Senado, Rodrigo Pacheco, a GloboNews. “Este anuncio debe ser considerado como una señal de que las cosas no están bien”, apuntó.

Pacheco agregó que los tres poderes (ejecutivo, judicial y legislativo) deben “sentarse a la mesa para calmar los ánimos”.

PUBLICIDAD

Los mercados se están agitando por las crecientes tensiones políticas. La curva de swaps del país ya muestra descuentos de alzas de tasas más agresivas por los riesgos políticos y fiscales, lo que está impulsando la volatilidad del real brasileño. La moneda tuvo el peor desempeño en los mercados emergentes el jueves tras las declaraciones de Fux, aunque se recuperó el viernes.

La propuesta de las papeletas impresas fue rechazada el jueves por la noche por una comisión especial de la Cámara Baja por 23 contra 11. Según el presidente de la Cámara, Arthur Lira, es posible que se someta a votación, pero es probable que se enfrente a una fuerte oposición de los legisladores.

“Siento que el interés de la mayoría del Congreso en este momento es la preservación del sistema electrónico, y este asunto está cerca de agotarse”, sostuvo Pacheco.

Los ataques de Bolsonaro reunieron a magistrados que normalmente no están de acuerdo, entre ellos el decano del tribunal, Gilmar Mendes, y Luis Roberto Barroso, quien también preside la autoridad electoral, según dos personas cercanas a los jueces. Se reunieron el viernes y nuevamente el lunes y acordaron que debían actuar para proteger la democracia del país, agregaron las personas, que pidieron mantenerse en el anonimato porque la discusión no es pública.

Bolsonaro dijo durante una transmisión en redes sociales que no fue informado por Fux que la reunión había sido cancelada y centró sus ataques en el presidente del tribunal electoral. “¿Tengo que estar de acuerdo con Barroso porque es un dios del Olimpo? ¿Nadie puede ir en contra de sus decisiones?”

Brasil ha dependido de un sistema de votación electrónica durante décadas, que según Bolsonaro está manipulado. El presidente nunca ha presentado pruebas de sus acusaciones.

PUBLICIDAD