Actualidad

Messi al PSG: las cifras que describen al multimillonario club

Detrás del club parisino está el fondo soberano de Qatar, encargado de administrar la riqueza de ese país, con activos por US$360.000 millones.

El PSG confirmó el martes 10 de agosto la llegada del argentino Lionel Messi. Foto: PSG
10 de agosto, 2021 | 04:39 PM
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bogotá — Lionel Messi será jugador del Paris-Saint Germain (PSG) luego de dos décadas en las que vistió la camiseta del Barcelona, club que no pudo retenerlo y que anunció su salida la semana pasada luego de que no pudiera hacerle una oferta que se ajustara a los límites salariales de la liga española. El argentino llegará a un equipo que el año pasado vendió US$635 millones y que ha gastado más de US$1.600 millones desde 2011.

El PSG pasó de ser un equipo de media tabla en la liga francesa a ganar siete Ligue 1, seis Copas de Francia, seis Copas de La Liga y ocho Supercopas de Francia luego de que el fondo Qatar Sports Investments (QSI) comprara 70% de la participación por US$58,7 millones en mayo de 2011, según reportó el diario español Marca.

Ver más: Lionel Messi llegó a París para incorporarse al PSG: cobrará US$41 millones por año

PUBLICIDAD

QSI está ligado a Qatar Investment Authority, el fondo soberano encargado de preservar la riqueza del petróleo y gas de ese país y, según Global SWF, uno de los más grandes del mundo con activos estimados en US$360.000 millones. Además del PSG, QSI también es dueño de Burda, una marca de ropa deportiva, y de la cadena de deportes y entretenimiento beiN Media Group, fundada en 2014.

Su CEO, Nasser Al-Khelaïfi, amigo del emir Tamim bin y un tenista que ocupó la posición 995 en el ranking de 2002, ha sido el encargado de manejar al club y es el arquitecto detrás de la llegada de Messi a París.

El PSG es el séptimo equipo con más ingresos entre los grandes de Europa. La temporada pasada facturó US$635,3 millones, un retroceso de 15% comparado con el ejercicio anterior cuando vendió US$747 millones pero por encima de lo que consiguió en 2016, 2017 y 2018. Al igual que todas las empresas del mundo, el club sufrió con los efectos de la pandemia que en el fútbol significaron partidos aplazados y estadios vacíos.

PUBLICIDAD

Los ingresos comerciales (en donde se incluyen los patrocinadores, el mercadeo, los tours por el estadio y otras operaciones) representaron 55% de los ingresos al facturar US$350,9 millones. Los derechos de transmisión generaron US$175,8 millones, mientras que el matchday, donde se suman las entradas a los partidos, dejaron US$108,5 millones. Todos cayeron en comparación con la temporada anterior, por lo que la empresa registró pérdidas después de impuestos por US$147,8 millones, reportaron KPMG y Deloitte.

Desde la temporada 11/12, el club ha invertido más de US$1.635 millones en fichajes, según los valores registrados por Transfermarkt, portal especializado en deportes. Paradójicamente, el jugador nacido en Rosario llegará como agente libre, luego de que se venciera su contrato con el Barcelona, por lo que el PSG no tuvo que desembolsar dinero para que el futbolista jugara en el Parque de los Príncipes. Lo mismo sucedió esta temporada con el español Sergio Ramos y el italiano Gianluigi Donnarumma, que se unieron al club sin necesidad de pagar por su fichaje.

El dinero detrás de Messi

El argentino, que llevará el número 30 en su espalda, no solo llega al club parisino con 672 goles y con prácticamente todos los reconocimientos individuales y colectivos en su historial, sino también con una máquina de hacer dinero bajo del brazo. Matt Balvanz, vicepresidente de análisis de Navigate, una consultora de datos en deportes y entretenimiento, y reseñado por Bloomberg, calcula que Messi genera US$175 millones cada año, sumando lo que trae por venta de camisetas, entradas, derechos de medios y patrocinios.

Esta semana, Brand Finance dijo que la partida de Messi le podría costar al Barcelona US$161 millones en su valor de marca tasada en US$1.487 millones. “Messi es sinónimo de la marca Barcelona y ha sido el talismán del club desde que irrumpió en escena hace 15 años. Su presencia sin duda le ha permitido atraer más fanáticos, mejores jugadores, gerentes, acuerdos comerciales y ganar títulos. Su salida puede costarle tanto al club y resultar en una dolorosa disminución del valor de la marca “, dijo Hugo Hensley, director de servicios deportivos de Brand Finance.

Los cálculos indican que el valor de marca vinculado a los ingresos comerciales que genera el jugador está en US$90,4 millones. La ausencia en las canchas podría costar hasta US$19,97 millones en valor de marca y el golpe por venta de camisetas y merchandising podría restar US$50,5 millones. “Esto también puede significar que Nike perderá ingresos después de su partida si las ventas de merchandising general de Barcelona disminuyen como resultado”, añade como efecto colateral Ben Baigrie, consultor de servicios deportivos de Brand Finance.

Ver más: Lionel Messi no continuará en el FC Barcelona

PUBLICIDAD

El presidente del Barcelona, Joan Laporta, aseguró que Messi generaba un tercio de los ingresos totales del club, además de que ocho de cada 10 camisetas que se vendían tenían el número 10 en la espalda. Unos ingresos que superaban el 8,2% que representaba en el total de los gastos del club.

La revista Forbes lo ubica como el segundo atleta mejor pagado, con US$152,7 millones, y en su edición argentina lo incluye como el único deportista entre el listado de millonarios de ese país con una facturación de US$1.000 millones este año, aunque asegura que la mitad se la quedará el fisco español. La publicación incluye US$32 millones que recibe por patrocinios de empresas como Adidas, AB InBev, Gatorade, Hard Rock Cafe, Jacob & Co, Ooredoo y Pepsi. Además, tiene su propia marca de ropa e inversiones en hotelería.

El jugador rosarino está avaluado en US$94 millones por Transfermarkt que se sumarán a los US$1.078,58 millones que cuesta la plantilla del PSG y al valor de la empresa de US$2.257,63 millones calculado por KPMG. Además, representa la última jugada de Al-Khelaïfi para ganar la gloria europea que le ha sido esquiva: la Champions League.

PUBLICIDAD