Actualidad

China condena por espionaje a un canadiense, pero deja puerta abierta para su liberación

La sentencia de 11 años de prisión para Michael Spavor pareció buscar poner presión sobre Ottawa en relación al caso que dirimirá la deportación a EE.UU. de una alta ejecutiva de Huawei.

El centro de detención de la ciudad de Dandong, donde se encuentra detenido el canadiense Michael Spavor.
11 de agosto, 2021 | 04:56 AM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Un tribunal chino condenó a un organizador de viajes canadiense a 11 años de prisión por espionaje, pero dejó a la vez margen para su eventual deportación. El fallo parece diseñado para presionar a Ottawa en el proceso de extradición contra una alta ejecutivo de Huawei Technologies Co.

Michael Spavor, que organizaba viajes a Corea del Norte, fue condenado tras ser declarado culpable de robar y proporcionar ilegalmente secretos de Estado a otros países, según informó el miércoles el Tribunal Popular Intermedio de Dandong en un comunicado. Spavor también será deportado, dijo el tribunal, sin detallar si eso ocurrirá antes o después de que se complete su sentencia.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, condenó el veredicto y lo calificó de “absolutamente inaceptable e injusto”, mientras que David Meale, el principal diplomático estadounidense en Pekín, calificó el proceso de “intento descarado de utilizar a los seres humanos como herramienta de negociación.” Diplomáticos de 25 países, entre ellos Japón, Alemania y el Reino Unido, se reunieron en la embajada de Canadá, en un gesto que, según el embajador Dominic Barton, demostró a Pekín “que todos los ojos del mundo están mirando”.

PUBLICIDAD

La parte canadiense interpretó que el fallo implicaba que Spavor no sería liberado hasta después de la sentencia, dijo Barton a periodistas en una videoconferencia desde Dandong. Aunque enviar a Spavor de vuelta a Canadá ahora podría verse como la extensión de una rama de olivo, Pekín no ha mostrado ningún deseo de encontrar terreno medio en estos casos mientras el destino de la directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou, pende de un hilo en Vancouver.

El veredicto formó parte de una avalancha de procesos judiciales a ambos lados del Pacífico esta semana, que se dieron mientras Meng libraba una última batalla contra la extradición a Estados Unidos para ser juzgada. Spavor es parte de un puñado de canadienses que se han enfrentado a duros castigos en China desde el arresto de Meng en diciembre de 2018, el cual es considerado por el Partido Comunista como un ataque por motivos políticos contra uno de sus principales campeones de la industria tecnológica.

La detención de Spavor, junto con la de Michael Kovrig (un analista del International Crisis Group con sede en Hong Kong y ex diplomático canadiense), ha alimentado críticas sobre la expansión de la “diplomacia de rehenes.” China ha vinculado repetidamente los casos con el de Meng, y un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores dijo el año pasado que detener su extradición “podría abrir un espacio para resolver la situación de los dos canadienses.”

PUBLICIDAD
La directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou.dfd

El martes, China confirmó la condena a muerte del canadiense Robert Lloyd Schellenberg, que había visto aumentada su pena por tráfico de drogas en el marco de una apelación en enero de 2019. Los diplomáticos canadienses han dicho que consideraban el momento de las decisiones como algo político.

China exigió la libertad de Meng durante unas tensas conversaciones con diplomáticos estadounidenses en Tianjin el mes pasado y el periódico Globe and Mail informó en junio de que Canadá y Estados Unidos habían discutido un acuerdo de procesamiento diferido que podría llevar a su liberación. La semana pasada, el presidente estadounidense Joe Biden reafirmó su oposición a las detenciones de los canadienses durante una llamada con Trudeau.

Barton se negó a dar detalles el miércoles sobre las conversaciones para liberar a los dos hombres. “Todo lo que puedo decir es que en términos de los esfuerzos que tenemos en marcha, es que hay esfuerzos intensos y discusiones, y eso continuará, como hemos dicho antes”, dijo, añadiendo que el momento del veredicto de Kovrig seguía sin estar claro.

Spavor le dijo a Barton durante una breve reunión tras el fallo que estaba de buen humor y que quería volver a casa. Las pruebas presentadas durante su juicio secreto, de dos horas de duración, en marzo, incluyeron fotos de Spavor cerca de aeropuertos que incluían aviones militares, dijo Barton, en lo que fueron algunos de los primeros detalles de las acusaciones contra Spavor.

La familia de Spavor agradeció al gobierno canadiense su “incansable defensa” por su liberación. “Aunque no estamos de acuerdo con las acusaciones, somos conscientes de que este es el siguiente paso en el proceso para traer a Michael a casa y seguiremos apoyándole en este momento tan difícil”, dijo la familia en un comunicado.

En 2016, China deportó al canadiense Kevin Garratt, antiguo propietario de una cafetería de Dandong, antes de que cumpliera una condena de ocho años por espionaje y robo de secretos de Estado. Spavor tiene dos semanas para decidir si apela su propia sentencia de 11 años, que según la ley china se reduciría para tener en cuenta los casi 1.000 días que ya ha pasado en detención.

PUBLICIDAD

Estados Unidos ha acusado a Meng de fraude, alegando que mintió sobre las actividades de Huawei en Irán, lo que constituyó una violación de las sanciones comerciales estadounidenses. Meng, que niega cualquier delito y acusa a Estados Unidos de extralimitación, podría enfrentarse a hasta 30 años de prisión si es condenada.

Ver más: China elimina Duolingo de las tiendas de aplicaciones

El caso tiene a Trudeau en medio de dos superpotencias y complica su situación política interna días antes del momento en el que se espera que convoque elecciones federales. La opinión pública canadiense se ha endurecido contra China por el trato que da a Spavor y Kovrig, y también se suma a las críticas mundiales por el trato que da China a los musulmanes uigures y la preocupación por la seguridad que tienen los aliados del grupo de los Cinco Ojos, del que forma parte junto a Australia, Nueva Zelanda, Estados Unidos y el Reino Unido.

PUBLICIDAD

El contraste entre el tratamiento de los prisioneros de cada parte ha sido muy marcado durante sus calvarios legales. Inicialmente sometido a horas de interrogatorio al día y mantenido en confinamiento solitario durante seis meses, Kovrig fue trasladado posteriormente a una celda con otros presos, donde ha descrito la vida como una “monotonía gris y moliente”.

Meng lleva una tobillera con GPS y ha permanecido bajo arresto domiciliario en su mansión de Vancouver, pasando el tiempo pintando al óleo y comprando en boutiques de lujo acompañada de seguridad privada designada por el tribunal. Ha tenido meses de audiencias públicas para exponer su caso, incluyendo un proceso en el Tribunal Supremo de la Columbia Británica el martes, en el que sus abogados argumentaron que dejar que Meng se enfrente a los cargos de fraude en Nueva York fomentaría el abuso por parte de las autoridades estadounidenses.

PUBLICIDAD

“No se puede tolerar nunca una mala conducta de este tipo, porque hacerlo es condonar, quizás incluso invitar, a una conducta similar”, dijo al tribunal uno de sus abogados, Tony Paisana.

Con asistencia de Natalie Obiko Pearson, Colum Murphy y Jing Li.

PUBLICIDAD