Negocios

Tras el guiño de Alberto Fernández: ¿cuántos millones generaría la industria del cannabis en Argentina?

El marco regulatorio ya cuenta con media sanción y espera su debate en Diputados. Para 2025, se proyectan varios millones en ventas anuales al mercado interno, y la creación de miles de puestos de trabajo en 10 años. No obstante, el camino hacia la regulación a nivel federal no será sencillo.

Un empleado hace cortes de una planta madre de marihuana para cultivar clones en una instalación en Colombia.
12 de agosto, 2021 | 10:34 am
Tiempo de lectura: 4 minutos

Buenos Aires — El presidente Alberto Fernández afirmó ayer que no tendría “problema” en abrir el debate sobre una legalización generalizada de la marihuana.

Por lo pronto, hay 50 países en el mundo que han avanzado en la regulación del cannabis medicinal, una industria emergente con una producción global estimada para 2024 de US$42.700 millones. Es un número 10 veces superior al de 2011. En la región, en cambio, solo Colombia y Uruguay han avanzado en ese sentido, mientras que el país oriental ya se posiciona como un exportador neto.

PUBLICIDAD

Argentina apuesta hacia ese camino. El 15 de julio último, el Senado de la Nación aprobó el proyecto de Ley de marco regulatorio para el desarrollo de la industria del cannabis medicinal y del cáñamo, la variedad con baja concentración de THC y sin componentes psicoactivos. El texto fue girado a la Cámara de Diputados, y se prevé que la sanción definitiva arribará antes de octubre, aunque el calendario electoral podría ser un obstáculo.

Vea más: Alberto Fernández prometió un mayor crecimiento económico por el avance de la vacunación

PUBLICIDAD

El proyecto, impulsado por el Gobierno Nacional, cuenta con el respaldo de provincias y municipios, además de numerosas organizaciones de la sociedad civil. Pero el camino no será sencillo: desarrollar una industria “de cero” requerirá que el Estado ponga a disposición sus distintos organismos y ministerios para que las trabas burocráticas no impidan el surgimiento del sector.

¿Qué dice el texto del proyecto de ley?

        • Se establece la creación de una agencia regulatoria de la industria del cáñamo y el cannabis medicinal. La agencia regularizará, administrará y fiscalizará la cadena productiva. También otorgará y administrará autorizaciones para producción y exportaciones.
        • Habrá preferencias para cooperativas, Pymes y economías regionales, con perspectiva de género y diversidad, con el objetivo de desarrollar la industria “de forma desconcentrada”, dando apoyo técnico a las instituciones mencionadas.
        • Políticas activas de financiamiento.
        • Autorizaciones más flexibles para el cáñamo y derivados.
        • Se establecerá un estricto sistema de seguimiento para que el producto no se desvíe hacia el mercado informal.
        • Fuerte articulación con reguladores financieros “en pos de minimizar las restricciones de acceso al financiamiento”.

Números que entusiasman

Las proyecciones del sector en términos de divisas y de empleos, tanto para el mercado interno como para las exportaciones, son prometedoras. Según las proyecciones del Ministerio de Desarrollo Productivo, la industria del cannabis generaría:

  • u$s500 millones en ventas al mercado interno anuales, a partir de 2025.
  • u$s50 millones de exportaciones anuales, a partir de 2025.
  • La creación de 10.000 puestos de trabajo en 10 años.

“Son estimaciones muy preeliminares y conservadoras. Queremos hacerlo bien y creemos que es un sector que va a tener un desarrollo interesante en la próxima década”

Matías Kulfas, ministro de Desarrollo Productivo de la Nación

Escenario global

Hay al menos 50 países con diversos marcos regulatorios para el desarrollo de esta industria, pero son tres los modelos que observa Argentina: Canadá, Estados Unidos e Israel. En el caso de Estados Unidos, y pese a no contar con una regulación federal, el cannabis genera 410 mil empleos genuinos y va “camino a convertirse en el primer empleador en términos industriales en el país”, según Pablo Fazio, presidente de la Cámara Argentina de Cannabis. En Canadá, el 20% es empleo de calidad vinculado a la investigación y el desarrollo.

        • A nivel global en los 2000 se producían 1,4 toneladas por año y en 2019 ya se producían anualmente 468 toneladas.
        • Se proyecta una producción global equivalente a US$42.700 para 2024.

En la región hay dos ejemplos concretos: Uruguay y Colombia. Pero Argentina no sólo los observa por los datos positivos que puedan haber alcanzado, sino también como ejemplo de las dificultades que han atravesado producto de marcos regulatorios complejos.

PUBLICIDAD
Flores secas de cannabis en una fábrica en Canadá
dfd


Optimismo, con cautela

“Las proyecciones estimadas para la industria dependerán mucho de cuál sea la matriz con la que se pondrá en marcha la industria”, señaló Fazio, en diálogo con Bloomberg Línea. Y agregó: “Más allá de las expectativas, hay que considerar que Argentina no está sola. Hay jugadores muy fuertes que no serán tan fácil de desplazar, a no ser que estemos en situación competitiva en términos de precio y calidad”.

PUBLICIDAD

No es el único referente del sector que advierte sobre los desafíos que enfrentará el país una vez promulgada y reglamentada la Ley. Ezequiel Vilchez es director de Incubo, una consultora que brinda asesoramiento para el desarrollo de la industria del cannabis y el cáñamo en Argentina.

En conversación con Bloomberg Línea, Vilchez aseguró que la Ley sentará “las bases de la industria”, pero que “no será de fácil implementación”, porque “la generación del proceso va a tardar, habrá idas y vueltas, y no hay muchos recursos en el sector público capacitados para levantar de cero la industria”. “Al haber pocas empresas, la maduración del mercado será un proceso lento”, agregó.

PUBLICIDAD

Matías Kulfas, ministro de Desarrollo Productivo, dialogó con Bloomberg Línea y aseguró que la industria “está en un proceso fundacional”, y que una vez sancionada la Ley “comenzará el interesante proceso de implementación que va a requerir conformar una agencia de regulación” para la otorgación de licencias en la cual se le dará “mucho peso a las Pymes y las cooperativas”. “Nuestra apuesta es a una industria que tenga un mercado interno pero que también se pueda exportar”, afirmó el ministro.

Las plantas de marihuana crecen en las instalaciones especiales.dfd

Ventajas

Actualmente en Argentina existen 22 iniciativas provinciales y 80 municipales que trabajan en el desarrollo y la investigación en torno a la producción del cannabis medicinal. Surgieron tras la sanción en 2017 de la Ley 27.350, que legalizó el uso terapéutico y paliativo del cannabis.

PUBLICIDAD

El marco regulatorio a nivel federal para la industria del cannabis medicinal y del cáñamo, en cambio, será un paso más ambicioso. Una vez reglamentado servirá para la producción de alimentos, bebidas, flor seca y aceites en el caso del cannabis medicinal. En el caso del cáñamo, podrá ser utilizado como insumo para distintos sectores productivos: fibras textiles, ropa, calzado, materiales para construcción, cosméticos, etc.

El país ya cuenta con varias ventajas competitivas que, según los especialistas, colaborarán a impulsar la industria:

PUBLICIDAD
        • Liderazgo global en producción agropecuaria.
        • Entramado de laboratorios públicos y privados.
        • Iniciativas provinciales avanzadas: la más emblemática es la de Cannava S.E., en Jujuy, presidida por Gastón Morales, hijo del gobernador de esa provincia, Gerardo Moráles.

¿Hacia la legalización general del consumo del cannabis?

La sanción de la Ley por la Cámara de Diputados será un paso que acercará a la Argentina a un debate sobre la legislación del uso recreativo del cannabis. Son procesos que llevan tiempo pero, tanto la discusión del 2017 como la del 2021 indican que el país va en esa dirección.

        • “El siguiente paso, una vez que superemos esta etapa de debate, y que la industria esté en marcha, será tiempo de que la sociedad Argentina se dé un debate serio, con altura, lejos de todo prejuicio y tabú”, afirmó Fazio.
        • Vilchez coincide, y agrega: “socialmente está aprobado, nadie está en contra”.

Una vez sancionada, promulgada y reglamentada, Argentina tendrá un largo y difícil desafío para que la industria del cannabis medicinal y el cáñamo crezca y cumpla con sus proyecciones y así lograr diversificar aún más el entramado productivo y agropecuario local.

Le puede interesar:


PUBLICIDAD