PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Mundo

Marxista empuja al nuevo presidente de Perú hacia la izquierda

Quién es y cómo piensa el neurocirujano Vladimir Cerrón, formado en La Habana y admirador del régimen cubano, que encarna los aspectos más radicales de la lucha política peruana, tanto intelectual como personalmente.

Vladimir Cerrón quiso ser presidente, pero al haber sido condenado no pudo registrarse como candidato.
Por María Cervantes y Matthew Bristow
23 de agosto, 2021 | 02:04 pm
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Los peruanos están muy atentos a cada movimiento y declaración de su nuevo presidente, Pedro Castillo, un profesor y miembro de un partido marxista que hasta hace poco no era muy conocido. Pero la verdadera atención debería dirigirse al hombre que se considera su padrino y guía, Vladimir Cerrón, el fundador y jefe del partido.

Si bien la ideología de Castillo puede estar en proceso de cambio (ha tratado de llevar calma a los inversores) no hay nada en Cerrón que sugiera vacilación o flexibilidad. No pudo presentarse a la presidencia por una condena penal, por lo que eligió a Castillo, asesorándolo en políticas y nombramientos, incluido el del primer ministro.

PUBLICIDAD

Ver más: SBS interviene a cooperativa de ahorro y crédito Aelucoop por perder más de 400 millones de soles

Cerrón es el dueño del partido Perú Libre”, dijo José Alejandro Godoy, profesor de ciencias sociales y políticas de la Universidad del Pacífico. “Aporta supervisión doctrinal e ideológica, pero también un elemento de liderazgo casi mesiánico. No vendrá ninguna moderación por parte de Cerrón”.

El viernes, Castillo nombró un nuevo ministro de Asuntos Exteriores después de que el primero, un aliado de Cerrón, fuera presionado para dejar el cargo debido a declaraciones radicales. El nuevo designado, Oscar Maurtua, es más bien un político de la vieja guardia. Cerrón no tardó en tuitear su preocupación por que no es lo suficientemente ortodoxo, lo que sugiere que puede producirse una lucha entre el presidente y el líder del partido.

PUBLICIDAD

Un neurocirujano formado en La Habana y admirador del régimen cubano, Cerrón, de 50 años, encarna los aspectos más radicales de la lucha política peruana, tanto intelectual como personalmente.

Sus padres eran profesores. Su padre, quien enseñaba marxismo, fue secuestrado y asesinado en el marco de una serie de atentados en la Universidad Nacional del Centro de Perú en 1990. Aparentemente, los perpetradores fueron asesinos patrocinados por el Estado, que sospechaban que él y otras personas tenían vínculos con el grupo terrorista maoísta Sendero Luminoso. Actualmente, ex oficiales del ejército están siendo juzgados por esos homicidios.

Vladimir Cerrón, “dueño” del partido Perú Libre, empuja a Pedro Castillo hacia la izquierda más radical.dfd

Mientras que los conservadores de América Latina suelen acusar a sus oponentes de ser marxistas, Cerrón es uno auténtico, y uno que cuenta con profundas animosidades personales contra el establishment (la clase dirigente.)

Ferozmente inteligente

Encarna el izquierdismo en su forma más personal e inflexible. Con un alto nivel de educación y una reputación de inteligencia feroz, se ha aferrado firmemente los principios de la lucha de clases y el anticolonialismo durante toda su vida, sin suavizar su postura a medida su influencia crecía.

Aunque la mayoría de los peruanos rechazan una ideología tan rígida, muchos están furiosos con la clase política tradicional y, entre el Covid-19 y una creciente sensación de desigualdad, parecen dispuestos a ver a dónde los llevará el partido de Cerrón.

Ver más: Estos fueron los Líderes Cripto de Latinoamérica en el primer semestre de 2021

PUBLICIDAD

La inhabilitación de Cerrón por cargos de corrupción es vista por sus partidarios como el marco jurídico de un hombre cuyas ideas son una amenaza para las élites de la nación.

El párrafo inicial del manifiesto del partido de Cerrón habla de la necesidad de “abrazar la teoría marxista”. En una entrevista televisiva este mes, pidió el fin de la dependencia de Estados Unidos.

Necesitamos liberar a nuestro país de una dependencia neocolonial que vemos en todos los niveles”, dijo Cerrón. “Nuestro sistema educativo, nuestro sistema económico, incluso nuestro ejército, todo depende del software norteamericano”.

PUBLICIDAD

Cerrón no respondió a solicitudes de entrevista, y personas cercanas a él se negaron a hablar. De hecho, legisladores que normalmente se muestran conversadores se callan cuando se les pregunta por él, temiendo alienar a una figura poderosa.

El mejor escenario para los inversionistas era que Castillo dirigiera un gobierno en la línea de los líderes latinoamericanos de izquierda de la historia reciente que han presidido economías exitosas y han reducido los índices de pobreza, como el brasileño Luiz Inácio Lula da Silva y el boliviano Evo Morales. Pero la influencia de Cerrón y su cohorte lo hace menos probable.

PUBLICIDAD
El sol ha seguido debilitándose tras la toma de posesión de Castillo, a diferencia de otros años electorales.dfd

La moneda peruana se ha desplomado desde que asumió el gobierno (sólo la de Afganistán sufrió una caída mayor), al parecer que Cerrón estaba haciéndose cargo. Y los inversores se preparan para una administración más radical de lo que esperaban.

Él sabe lo que hace, es un político experimentado, es un hombre capaz, y eso es lo que preocupa”, dijo Eduardo Jiménez, economista de la consultora Macroconsult en Lima. “El mayor temor de los inversionistas es la presencia de una posición muy radical vinculada fundamentalmente con Vladimir Cerrón”.

Uno de los primeros nombramientos de Castillo fue el de Guido Bellido como primer ministro. Bellido es cercano a Cerrón y está en la extrema izquierda.

PUBLICIDAD

Ver más: Yanapay Perú: los detalles sobre el bono de 350 soles que recibirían más de 13,5 millones de peruanos

La venta de activos de la nación se detuvo cuando Pedro Francke, un execonomista del Banco Mundial, asumió el cargo de ministro de Economía, mientras que el veterano jefe del Banco Central, Julio Velarde, acordó quedarse. Ambos hombres son vistos como contrapesos de Cerrón.

Pero Castillo necesitará que Cerrón y sus seguidores radicales lo defiendan en el Congreso para tener alguna posibilidad de terminar su mandato de cinco años, en un país donde la destitución de presidentes es más fácil que en casi cualquier otro lugar del mundo. Mientras que la oposición controla los 130 escaños del Congreso, Cerrón tiene influencia en un par de docenas de escaños, y el gobierno tiene pocos aliados allí.

El ex presidente Martín Vizcarra no tenía apoyos en el Congreso y fue destituido el año pasado.

PUBLICIDAD

Cerrón nació en una localidad andina a unas 200 millas (320 km) al norte de Lima, un distrito que se vio gravemente afectado por el conflicto cuando la guerrilla maoísta luchó contra las fuerzas de seguridad en las décadas de 1980 y 1990. Comenzó a estudiar ingeniería eléctrica y civil, pero la violencia que se extendía le hizo dejar de hacerlo antes de terminar.

En 1991, ganó una beca en Cuba, según la página web de su partido. Y tras graduarse como médico en 1997, ganó una segunda beca para especializarse en neurociencia, también en Cuba.

Este mes, elogió a Cuba por su asistencia sanitaria gratuita, su elevado número de médicos per cápita y sus altos niveles de alfabetización.

Los cubanos, dijo, son “campeones en todo”.

Con asistencia de María Elena Vizcaíno.

Le puede interesar:

Estos fueron los Líderes Cripto de Latinoamérica en el primer semestre de 2021

Inflación anual de agosto llegaría a 4,13%, la más alta para ese mes desde 2016

Deuda soberana de México: cómo está la calificación crediticia


PUBLICIDAD