PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Medio Oriente

Con una apuesta arriesgada por el Talibán, China ve minerales con valor de US$1 billón en Afganistán

Entre ellos se encuentran vastas reservas de litio, tierras raras y cobre, fundamentales para la transición hacia la energía verde. Pekín parece estar considerando la posibilidad de realizar inversiones en el país bajo el control del grupo militante.

Wang Yi se reúne con Mullah Abdul Ghani Baradar, jefe político de los talibanes de Afganistán, en Tianjin, el 28 de julio.Fotógrafo: Li Ran / Agencia de Noticias Xinhua / Getty Images
Por Iain Marlow y Enda Curran
24 de agosto, 2021 | 01:02 pm
Tiempo de lectura: 7 minutos

Bloomberg — Cuando Estados Unidos invadió Afganistán en 2001, la economía global tenía un aspecto muy diferente: Tesla Inc. no era una empresa, el iPhone no existía y la inteligencia artificial era más conocida como una película de Steven Spielberg.

Ahora los tres están a la vanguardia de una economía moderna impulsada por los avances en chips de alta tecnología y baterías de alta capacidad fabricadas con una variedad de minerales, incluidas las tierras raras. Y Afganistán tiene depósitos cuyo valor estimado es de US$1billón o más, incluyendo lo que pueden ser las reservas de litio más grandes del mundo, si es que alguien logra sacarlas de la tierra.

PUBLICIDAD

Cuatro décadas de guerra, primero con la Unión Soviética, luego entre tribus enfrentadas y después con EE.UU., impidieron que eso sucediera. No se espera que eso cambie pronto, debido a que el Talibán ya muestra señales de querer volver a imponer una teocracia que haga retroceder el reloj de los derechos de las mujeres y otras libertades básicas en lugar de conducir a Afganistán hacia a un futuro próspero.

Pero también hay una perspectiva optimista, impulsada ahora por Pekín, y es la siguiente: el Talibán forma un gobierno “inclusivo” con los caudillos de la guerra de grupos étnicos que compiten entre sí, permiten un nivel mínimo de derechos humanos básicos para las mujeres y las minorías, y luchan contra los elementos terroristas que quieren atacar a EE.UU., China, La India o cualquier otro país.

PUBLICIDAD

“Con la retirada de EE.UU., Pekín puede ofrecer lo que Kabul más necesita: imparcialidad política e inversión económica”, escribió Zhou Bo, que fue coronel de alto rango en el Ejército Popular de Liberación de 2003 a 2020, en un artículo de opinión publicado en The New York Times el fin de semana. “Afganistán, a su vez, tiene lo que China valora más: oportunidades en la construcción de infraestructuras e industrias, áreas en las que las capacidades de China son posiblemente incomparables, y acceso a un US$ billón en depósitos minerales sin explotar.”

Para que ese escenario tenga una posibilidad siquiera remota de tener éxito, depende mucho de lo que ocurra en las próximas semanas. Aunque EE.UU. apresura a evacuar a miles de estadounidenses y afganos vulnerables tras una apresurada retirada de tropas que pone fin a 20 años de guerra, el presidente Joe Biden sigue teniendo el poder de aislar a cualquier nuevo gobierno dirigido por el Talibán en el escenario mundial y de impedir que la mayoría de las empresas hagan negocios en el país.

Estados Unidos mantiene las sanciones sobre el Talibán como entidad, y puede vetar cualquier medida de China y Rusia para suavizar las restricciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre el grupo militante. Washington ha congelado cerca de US$9.500 millones de las reservas de Afganistán y el Fondo Monetario Internacional ha cortado la financiación para este país, incluidos casi US$500 millones que estaban programados para ser desembolsados cuando el Talibán tomó el control.

Afganistán tiene depósitos estimados en US$1billón o más.dfd

Para tener alguna esperanza de acceder a esos fondos, será fundamental que el Talibán facilite una evacuación sin problemas de los extranjeros y los afganos vulnerables, negocien con los caudillos de la guerra para evitar otra guerra civil y pongan fin a una serie de abusos contra los derechos humanos. Las tensiones ya están aumentando en torno a la fecha límite del 31 de agosto para la retirada de las tropas, y el Talibán advirtió a EE.UU. que no debe cruzar lo que llamó una “línea roja”.

PUBLICIDAD

Aún así, el Talibán tiene varias razones para actuar con moderación. Kabul se enfrenta a una creciente crisis económica, con el aumento de los precios de productos básicos como la harina y el aceite, la escasez de medicamentos en las farmacias y la falta de dinero en los cajeros automáticos. El grupo militante nombró esta semana a un nuevo jefe del banco central para abordar estos problemas, justo cuando su predecesor en el exilio advirtió de los choques que podrían conducir a una moneda más débil, una inflación más rápida y controles de capital.

“Nada permanece inmutable para siempre”

El Talibán también ha buscado tener buenas relaciones internacionales, especialmente con China. Los funcionarios y los medios de comunicación estatales de Pekín han suavizado el terreno para las buenas relaciones, y el Global Times, respaldado por el Partido Comunista, informó de que es probable que la inversión china sea “ampliamente aceptada” en Afganistán. Otro informe afirmaba que “EE.UU. no está en posición de entrometerse en cualquier cooperación potencial entre China y Afganistán, incluso en lo que respecta a las tierras raras”.

PUBLICIDAD

“Algunas personas enfatizan su desconfianza hacia el Talibán afgano; queremos decir que nada permanece sin cambiar por siempre”, declaró la semana pasada Hua Chunying, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino. “Tenemos que ver el pasado y el presente. Tenemos que escuchar las palabras y observar las acciones”.

Para China, Afganistán tiene un valor económico y estratégico. Los dirigentes de Pekín han pedido en repetidas ocasiones al Talibán que eviten que los terroristas conspiren contra China, y consideran que unos fuertes lazos económicos son la clave para garantizar la estabilidad. También ven una oportunidad para invertir en el sector minero del país, que luego puede ser transportado de vuelta a la infraestructura financiada por China, que incluye unos US$60.000 millones en proyectos en el vecino Pakistán.

PUBLICIDAD

Funcionarios estadounidenses estimaron en 2010 que Afganistán tenía US$1 billón en depósitos minerales sin explorar, y el gobierno afgano ha dicho que su valor es tres veces mayor. Entre ellos se encuentran vastas reservas de litio, tierras raras y cobre, materiales fundamentales para la transición mundial hacia la energía verde. Pero las deficientes infraestructuras de este país sin salida al mar, junto con la escasa seguridad, han obstaculizado los esfuerzos por explotar y rentabilizar las reservas.

La adquisición por parte de el Talibán llega en un momento crítico para la cadena de suministro de materiales para baterías: Los productores están buscando invertir en más activos en la fase inicial para asegurar el suministro de litio ante lo que Macquarie ha llamado un “déficit perpetuo”. EE.UU., Japón y Europa han tratado de reducir su dependencia de China para estos minerales raros, que se utilizan en artículos como los imanes permanentes, aunque se espera que las medidas tarden años y requieran millones de dólares de apoyo gubernamental.

PUBLICIDAD

Uno de los principales problemas de el Talibanes es la falta de responsables políticos cualificados, según Nematullah Bizhan, antiguo asesor económico del Ministerio de Finanzas.

“En el pasado nombraron a personas no cualificadas en puestos especializados clave, como el ministerio de finanzas y el banco central”, dijo Bizhan, que ahora es profesor de políticas públicas en la Universidad Nacional de Australia. “Si hacen lo mismo, eso tendrá consecuencias negativas para la economía y el crecimiento de Afganistán”.

PUBLICIDAD

China se ha quemado con fuego en el pasado

Oficialmente, la economía de Afganistán ha experimentado un rápido crecimiento en los últimos años a medida que miles de millones de ayuda inundaban el país. Pero esa expansión ha fluctuado según el nivel de ayuda de los donantes, mostrando “lo artificial y, por tanto, insostenible que ha sido el crecimiento”, según un reciente informe del Inspector General Especial de Estados Unidos para la Reconstrucción de Afganistán.

China ya se ha quemado antes. A mediados de la década de 2000, los inversores liderados por la empresa estatal Metallurgical Corp. of China Ltd. ganaron una licitación de casi US$3.000 millones para extraer cobre en Mes Aynak, cerca de Kabul. Todavía no ha producido nada debido a una serie de retrasos que van desde problemas de seguridad hasta el descubrimiento de artefactos históricos, y todavía no hay ferrocarril ni planta de energía. La MCC dijo en su informe anual de 2020 que estaba negociando con el gobierno afgano sobre el contrato minero después de haber dicho anteriormente que era económicamente inviable.

El Talibán está tratando de mostrarle al mundo que ha cambiado con respecto a su gobierno opresivo en la década de 1990, diciendo que da la bienvenida a la inversión extranjera de todos los países y que no permitirá que los terroristas usen Afganistán como base. Janan Mosazai, un exembajador afgano en Pakistán y en China que se unió al sector privado en 2018, ve “tremendas oportunidades para que la economía afgana despegue” si el Talibán demuestra que son serios en cuanto a “predicar con el ejemplo.”

Pero no muchos son optimistas. Han surgido informes sobre asesinatos selectivos, masacre de minorías étnicas, represión violenta de protestas y soldados Talibán que exigen casarse con mujeres de la comunidad.

“Todo el mundo está en modo de crisis”, dijo Sarah Wahedi, una emprendedora tecnológica afgana de 26 años que recientemente huyó del país. “No veo que los empresarios vuelvan a los negocios a menos que haya una gran reforma del comportamiento del Talibán. Y no hay nada que haya visto que me haga pensar que eso vaya a suceder.”

Con asistencia de Eltaf Najafizada, Phoebe Sedgman, Adrian Leung y Jane Pong.

PUBLICIDAD