Mundo

La revolución del trabajo híbrido ya está transformando las economías

Los oficinistas están siendo liberados. Los expertos afirman que esto ofrece una rara oportunidad para poner en marcha las economías en declive.

Yuri Suzuki en su oficina de casa en Margate, Reino Unido.
Por Libby Cherry
28 de agosto, 2021 | 10:12 AM
Tiempo de lectura: 8 minutos

(Bloomberg) — Ya incluso desde el siglo XIX, los trabajadores empezaban a resentir el ajetreo de la vida de oficina.

“No sabes lo agotador que es respirar el aire de cuatro paredes sin alivio, día tras día”, escribió el ensayista británico Charles Lamb en una carta al poeta William Wordsworth en 1822, en la que se quejaba de su trabajo en la oficina de la Compañía de las Indias Orientales en Leadenhall Street, Londres.

Sin embargo, durante los últimos 17 meses, los sucesores modernos de Lamb han trabajado en su mayoría desde casa, liberados de lo que él denominaba “confinamiento oficial”. El personal de cuello blanco de hoy vive una transformación radical de la vida profesional, que según los economistas ya está empezando a impulsar la productividad económica y a acelerar la innovación.

PUBLICIDAD

La pandemia ha debilitado la atracción gravitatoria de los centros urbanos, con nuevas fuerzas que ahora reconfiguran las economías basadas en el conocimiento. Los viajes en transporte público a las ciudades han disminuido, al igual que la venta en las cafeterías, mientras que la demanda de inmuebles en los frondosos suburbios ha aumentado. Los estadounidenses dedicaron más tiempo al ocio y a las actividades domésticas en 2020, sustituyendo la vida de los desplazamientos por la vida real.

Mientras que una transformación más permanente de la vida laboral tendrá consecuencias dolorosas para muchos negocios en el centro de la ciudad, los economistas ven una recalibración en marcha que puede revitalizar las ciudades más pequeñas y los suburbios. Las nuevas herramientas digitales hacen que el comercio minorista y la hospitalidad -así como las industrias que hacen un uso intensivo del conocimiento- ya estén experimentando un cambio de gran alcance.

Trabajar desde casa alrededor de un día a la semana aumentará la productividad en 4,8% a medida que la economía post-Covid vaya tomando forma, de acuerdo con un estudio reciente de más de 30.000 empleados estadounidenses del que José María Barrero, del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) es coautor. Se prevé que gran parte de ese aumento puntual proceda de la reducción del tiempo de desplazamiento al trabajo, un factor que los economistas no suelen tener en cuenta.

PUBLICIDAD

De acuerdo con Steven J. Davis, de la Universidad de Chicago, que estudia la evolución del lugar de trabajo y es uno de los autores del estudio sobre la productividad, la transformación aportará beneficios duraderos. Las “consecuencias positivas estarán ahí indefinidamente”, dijo Davis.

En sus declaraciones del 17 de agosto, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, aludió a un cambio fundamental: “Creo que sabemos que no vamos a volver simplemente a la economía que teníamos antes de la pandemia, pero llevará tiempo ver exactamente cuáles serán los cambios”. “Es casi seguro que habrá mucho más trabajo a distancia en el futuro. Así que eso va a cambiar la naturaleza del trabajo y la forma de hacerlo”, dijo Powell.

Las pistas estaban ahí antes de que el Covid-19 golpeara. En 2013, un estudio emblemático de Nicholas Bloom, de la Universidad de Stanford, descubrió que trabajar desde casa aumentaba la productividad en un 13%. Un trabajo de investigación de la Universidad de Oxford en 2019 reveló que el personal feliz cerraba más ventas.

Los países con registros de productividad estancados prestarán mucha atención. En 2019, Gran Bretaña se quedó un 15% por debajo de su tendencia anterior a la crisis en cuanto a la productividad total de los factores, según Bloomberg Economics. Es un desplome sin paralelo desde la época de Charles Lamb, agravado por el Brexit, el envejecimiento de la población y la pandemia. Los colegas europeos han tenido problemas, mientras que a Estados Unidos le ha costado separarse del pelotón.

El Reino Unido se ha rezagado en términos del crecimiento de la productividad.dfd

A pesar de todo el optimismo que rodea a estos cambios fundamentales, algunos economistas mantienen la cautela. Aunque un reciente estudio del Federal Reserve Bank de San Francisco reconoce que los cambios radicales en la forma de hacer negocios podrían aumentar la eficiencia, advierte que no se debe interpretar el reciente aumento de las cifras de productividad como si se tratara de un aumento del trabajo en casa, citando las distorsiones de los datos.

Incluso el Banco de Inglaterra acepta que las reuniones híbridas “pueden ser más difíciles”. A la mayoría de los directivos les preocupa el impacto del trabajo a domicilio en la colaboración, la cultura de la empresa y el bienestar, según la OCDE, que también cita la preocupación de los empresarios por su menor capacidad para observar a los empleados en el trabajo.

PUBLICIDAD

Un estudio dirigido por Michael Gibbs, de la Universidad de Chicago, reveló que los trabajadores trabajan más horas en casa para realizar la misma tarea, ya que el tiempo de concentración se ve interrumpido por distracciones domésticas como el cuidado de los niños y las reuniones en línea. El informe también señala que las personas que trabajan desde casa pueden exagerar su productividad en las encuestas para fomentar la adopción de esta práctica.

El ex asesor del gobierno británico Giles Wilkes es más optimista. “La capacidad de entregar productos en distintos lugares, de hacer un uso más eficiente de la propiedad, etc., es la productividad que impulsa la innovación”, dijo Wilkes, que recientemente publicó un informe sobre los problemas de productividad de Gran Bretaña.

“El trabajo híbrido representa un cambio en los patrones de la demanda y la oferta de forma que hace avanzar la economía”.

PUBLICIDAD

Yuri Suzuki no echa de menos sus dos desplazamientos diarios de 70 minutos. Suzuki, socio de la empresa internacional de diseño Pentagram, solía viajar en la “tóxica” Central Line, una ruta de metro que atraviesa Londres.

“Cuando volvía a casa, me sentía agotado; no podía pensar ni crear nada”, dijo Suzuki en una llamada de Zoom desde su casa en la ciudad costera de Margate, Kent, donde vive desde que comenzó la pandemia.

PUBLICIDAD

Liberado de la pesadez de los viajes, Suzuki se da cuenta de que puede “invertir” tiempo en el pensamiento creativo mucho después de las horas de trabajo formales. Esto ha impulsado la productividad, ya que su equipo ha asumido el doble de proyectos que antes de la pandemia. Para socializar con su equipo, Suzuki planea volver a la oficina aproximadamente una vez a la semana.

Dado que la gran mayoría de los 500.000 oficinistas de la City de Londres trabajan desde casa, las calles, antes rebosantes, se ven casi desiertas. Foto: Tom Skipp/Bloombergdfd

En este momento, con la variante delta extendiéndose rápidamente por todo el mundo, muchos planes de regreso a la oficina de las empresas se están posponiendo. Pero la evidencia de casi 18 meses de pandemia está ayudando a informar las decisiones de los directivos.

Un gran número de empresas, nuevas y antiguas, quieren combinar las ventajas del trabajo a distancia con la eficiencia de las reuniones presenciales. Google, de Alphabet Inc., permitirá a sus empleados pasar dos días “donde mejor trabajen”. Lazard Ltd., una empresa de asesoramiento financiero con 171 años de antigüedad, sigue ese ejemplo para parte del personal. La gestora de activos State Street Corp. cerrará sus dos oficinas de Manhattan, dijo el 16 de agosto. Incluso los titanes de la banca se permitirán cierta flexibilidad: El director general de Morgan Stanley, James Gorman, considera que el trabajo en la oficina “no es el 100%, pero tampoco el 0%” del total de horas.

PUBLICIDAD

“Tanto los trabajadores como los directivos tienden a decir que dos o tres días a la semana de trabajo desde casa es lo ideal”, dijo Chiara Criscuolo, que investiga la productividad para la OCDE. La comunicación y las relaciones profesionales pueden resentirse después, dice.

Todos los sectores prevén más trabajo desde casa tras la pandemia

Nota: Porcentaje de personal que planea trabajar por lo menos un día de la semana en casa.dfd

Si bien el trabajo híbrido se está arraigando entre los empleados educados y bien remunerados, menos de la mitad de la fuerza laboral tiene esa opción, según el McKinsey Global Institute. En el Reino Unido, sólo el 36% de las personas realizaron algún tipo de trabajo desde casa durante 2020, incluso durante los confinamientos.

Aun así, a medida que se trabaje más fuera de las oficinas tradicionales, los trabajadores infundirán su riqueza y conocimientos empresariales a un mayor número de comunidades, distribuyendo las ganancias económicas de forma más equitativa, según Abigail Adams-Prassl, economista de la Universidad de Oxford.

PUBLICIDAD

Esto tendrá algunas consecuencias dolorosas. Las cafeterías, tiendas y peluquerías del centro de la ciudad que atienden a los profesionales son las más expuestas, y Bloom, Davis y Barrero calculan que el cambio al trabajo parcial desde casa afectará al gasto anual en los principales centros urbanos de EE.UU. en relación con los niveles anteriores a la pandemia. Según sus cálculos, sólo en Manhattan se produciría un descenso del 13%.

Wilkes admite que “mucha gente” se verá perjudicada por el proceso de cambio. No obstante, afirma que “los cambios a los que nos hemos visto obligados van a ser beneficiosos en general”.

El trabajo híbrido también tiene el potencial de animar a una gama más diversa de personas a entrar en la fuerza de trabajo, cree Davis, reduciendo los problemas de productividad de larga data “al hacer uso de las habilidades de las personas que de otra manera no estaban trabajando o no trabajaban mucho”. Esto incluye a las madres y a las personas que viven fuera de las grandes ciudades.

Yuri Suzuki, socio de la agencia de diseño Pentagram, ahora trabaja desde su casa en Margate, Reino Unido.dfd

La subsidiaria en EE.UU. de la consultora PricewaterhouseCoopers LLP empezó a potenciar algunos aspectos del trabajo híbrido -incluyendo la flexibilidad sobre dónde y cuándo trabajar y la formación sobre la tecnología de trabajo a distancia- ya en 2017, dice el director de personas Michael Fenlon. En 2018, la Universidad del Sur de California descubrió que los equipos trabajaban mejor y la retención mejoraba. El enfoque se ha agudizado desde el golpe de Covid-19.

“Antes de la pandemia aprendimos que una cultura de confianza era esencial para el bienestar y la flexibilidad. Los equipos que la adoptaron informaron de que tenían relaciones más sólidas, una mayor colaboración, un mejor trabajo en equipo y unas relaciones más sólidas con los clientes”, dijo Fenlon. “Hemos aprovechado la pandemia para ser aún más intencionados y explícitos”.

Las empresas de todo el mundo se enfrentan ahora a este cambio mientras intentan equilibrar el aumento de la productividad con el mantenimiento de la creatividad y la felicidad del personal.

Es un enigma que llega 199 años tarde para Charles Lamb. “Mi teoría es disfrutar de la vida, pero mi práctica está en contra de ella”, escribió a Wordsworth en 1822, lamentando los años que pasó en oficinas llenas de humo.

Los sucesores de escritorio de Lamb -y sus gerentes- pronto descubrirán si pueden poner en práctica sus propias teorías.


PUBLICIDAD