Un panel solar instalado en el techo, en Palos de la Frontera (Huelva), España. Los paneles solares, normalmente comprados en un mercado de segunda mano, son la única forma de obtener electricidad.
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Hace unos años visité un polvoriento almacén que vendía ropa de segunda mano en Cotonú, Benín. Al fondo, detrás de paquetes de camisetas canadienses usadas, había dos paletas de paneles solares fuera de la caja. Supuse que estaban destinados al techo. Uno de los empleados me dijo lo contrario. “Nuestro jefe los vende a sus clientes del otro lado de la frontera”, dijo, refiriéndose a Nigeria. “Los usan para bombas de agua en las granjas”. Unos minutos más tarde, el jefe apareció y me dijo que esperaba que la energía solar de segunda mano fuera pronto un negocio más grande que el centenario y multimillonario comercio de ropa usada.

En todo el mundo en desarrollo, los propietarios de viviendas, los agricultores y las empresas están recurriendo a la energía solar barata y de segunda mano para llenar los vacíos de energía dejados por los gobiernos y las empresas de servicios públicos. Para satisfacer esa demanda, empresas que van desde vendedores individuales en Facebook Marketplace hasta casas de bolsa especializadas están entrando en el negocio. A principios de este mes, Marubeni Corp., una de las casas comerciales más grandes de Japón, anunció que está estableciendo un mercado basado en la cadena de bloques para estos paneles. En conjunto, estas empresas probablemente desempeñarán un papel crucial para llevar la energía renovable a los mercados emergentes del mundo, y mantener los desechos de alta tecnología fuera de la basura.

PUBLICIDAD

En 2016, la Agencia Internacional de Energías Renovables estimó que se generarán hasta 78 millones de toneladas de residuos de paneles solares para 2050. Es casi seguro que se trata de un recuento insuficiente. En la última década, la caída de los precios y la mejora de la eficiencia de los nuevos modelos han ofrecido un fuerte incentivo para sustituir los paneles solares antes de que terminen su vida útil prevista. Según una estimación, estas mejoras podrían generar 50 veces más desperdicio de lo que la agencia ha pronosticado dentro de los próximos cinco años.

En países desarrollados, el reciclaje (no la reutilización ni la reventa) tiende a ser la respuesta instintiva para gestionar estos residuos. Pero el reciclaje de los paneles solares no deseados plantea dos problemas. En primer lugar, hacerlo es mucho más costoso que simplemente depositarlos en vertederos. En segundo lugar, los paneles desechados a menudo no son desechos; simplemente se degradan con el tiempo de exposición al sol o son menos eficientes que los modelos más nuevos. Puede que no sean lo suficientemente buenos para los propietarios de viviendas en San Francisco y las empresas de servicios públicos de vanguardia, pero funcionan perfectamente bien para cualquier persona que se encuentre en un clima soleado y necesite energía estable, sin conexión a la red, y que no quiera pagar el precio total por ellos.

PUBLICIDAD

Es un mercado potencialmente enorme. Entre 2010 y 2019, el número de personas que viven sin electricidad se redujo de 1.200 millones a 759 millones en todo el mundo. Parte de esa brecha se cerró con nuevas líneas eléctricas y otras instalaciones de transmisión. Pero la mayor parte se logró mediante la instalación de pequeños sistemas solares diseñados para abastecer de energía a un pueblo, una granja o incluso una sola vivienda. Hasta el año pasado, 420 millones de personas obtuvieron su electricidad de sistemas solares fuera de la red. Para 2030, según el Banco Mundial, esa cifra podría casi duplicarse.

Nadie sabe qué parte de este mercado se ha cubierto con paneles y sistemas de segunda mano. Pero los volúmenes que ya se venden son tentadoramente grandes. Laid Sahraoui, fundador y director general de R3 Tech, con sede en Hong Kong, un importante corredor, calcula “con pesimismo” que hay 10 millones de paneles solares usados en el mercado mundial. Melissa Schmid, de EnergyBin, un corretaje con sede en Minnesota para compradores y vendedores de equipos solares usados y excedentes, me dijo que la empresa comercializa 1,5 millones de equipos fotovoltaicos en su sitio. “Hay momentos donde tenemos cinco millones”.

PUBLICIDAD

Los acuerdos obtenidos de este inventario pueden ser enormes. Schmid mencionó un envío reciente de paneles por valor de 25 megavatios (que pesan hasta 2.000 toneladas) a Afganistán desde EE. UU. Para Sahraoui, tales acuerdos son comunes. El año pasado viajó a Texas para comprar “cientos de miles” de paneles solares dañados por el granizo. Los clientes de esos paneles van desde agricultores pakistaníes que quieren bombear agua para el riego hasta hoteleros libaneses que buscan una alternativa a la poco fiable red local.

Por ahora, el comercio de energía solar de segunda mano sigue siendo un nicho ignorado y a veces difamado. “Las compañías de seguros y las entidades financieras aún no han aceptado la idea de que las piezas de segunda mano pueden ser tan buenas como las nuevas”, afirma Schmid. Es probable que eso no dure. Las aseguradoras de automóviles suelen exigir que las piezas de reparación se obtengan del mercado de accesorios. Con el tiempo, sus homólogas solares deberían hacer lo mismo (al menos para las piezas que no se degradan). La entrada de la japonesa Marubeni, empresa estrechamente vinculada al gobierno, indica que ese cambio podría estar ya en marcha. El gobierno espera que se sustituyan 800.000 paneles al año a partir de la década de 2030. En lugar de apresurarse a reciclarlos, Marubeni intentará primero reutilizarlos, tanto en su país como en el extranjero.

Ese es un gran paso en la transición global hacia las energías renovables. A medida que otros países y empresas le sigan, la energía solar podrá brillar de verdad.