PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
ESG

Los edificios altos también generan elevadas emisiones de carbono

Las ciudades compactas y de gran altura son la antítesis de la expansión urbana y, en teoría, limitan la huella de carbono del entorno construido.

Orden de altura: En Shenzhen, una ciudad de crecimiento acelerado, los rascacielos dominan el horizonte urbano.
Por Linda Poon
30 de agosto, 2021 | 06:00 am
Tiempo de lectura: 4 minutos

(Bloomberg) — A medida que el mundo continúa urbanizándose, las ciudades alcanzan nuevos niveles cada año. Por ejemplo, solo en 2018, la ciudad de Shenzhen, en el sur de China, construyó 14 nuevos rascacielos. La búsqueda de espacios de vida tan elevados sigue el pensamiento convencional de que es más sostenible para las ciudades en crecimiento construir en vertical que hacerlo en horizontal.

Las ciudades compactas y de gran altura son la antítesis de la expansión urbana y, en teoría, limitan la huella de carbono del entorno construido, en parte porque tienen la capacidad de albergar a más personas en menos espacio. Eso es significativo considerando que los edificios actualmente representan más de la mitad de las emisiones de una ciudad en promedio. Vivir en una ciudad densa también exige notablemente menos intensidad energética por persona que la vida suburbana o rural dispersa.

PUBLICIDAD
Algunos edificios en centros urbanos están tan cerca entre sí que les llaman: "edificios que se dan la mano". Foto: Yan Cong/Bloombergdfd

Pero un nuevo estudio sugiere que, si bien la densidad es realmente necesaria para limitar las emisiones de gases de efecto invernadero de una población en crecimiento, la altura no lo es. De hecho, una ciudad densamente poblada de edificios bajos (piense en el centro de París, donde los edificios generalmente se mantienen por debajo de los 10 pisos) puede ser el mejor tipo de entorno urbano para frenar las emisiones de carbono, incluso si ocupan más terreno que uno lleno de altos edificios, según los investigadores.

“El futurismo arquitectónico en el que se han representado los edificios durante los últimos cinco años se ha centrado realmente en los rascacielos que tienen árboles colgando de ellos y que parecen ser muy verdes”, dice Jay Arehart, ingeniero arquitectónico de la Universidad de Colorado. Boulder y coautor del informe, publicado la semana pasada en la revista npj Urban Sustainability. “Sin embargo, no lo son”.

Al menos no siempre.

PUBLICIDAD

Arehart dice que el cálculo comienza a cambiar cuando se consideran las emisiones generadas durante todo el ciclo de vida del entorno construido de una ciudad, incluida la fabricación de materiales de construcción y la deconstrucción de edificios antiguos, y no solo lo que se produce para mantener las luces encendidas. “Tan pronto como comienzan a construir más alto, necesitan más materiales”, dijo, señalando la necesidad de cimientos y columnas de acero más grandes, por ejemplo, que a su vez involucran más carbono incorporado u oculto.

También lee: El turismo reverdece en Colombia con la esperanza de haber superado lo peor

También existen limitaciones en cuanto a la densidad con la que los desarrolladores pueden construir los rascacielos y a cuántas personas pueden albergar en ellos, lo que afecta tanto el uso del suelo como la eficiencia. Los rascacielos requieren grandes espacios entre edificios de tamaño similar y, a medida que crecen, el espacio utilizable en cada piso disminuye. “Cuando nos fijamos en Nueva York, por ejemplo, los espacios entre los edificios son en realidad muy significativos en comparación con edificios más bajos, como en cualquier ciudad europea de finales del siglo, dice Arehart.

Para comparar las emisiones del ciclo de vida completo de varios entornos urbanos, Arehart y sus colegas de la Universidad Napier de Edimburgo empezaron por simular 5.000 entornos construidos con diferentes tamaños de población y disponibilidad de superficie terrestre. Luego clasificaron cada uno en una de cuatro tipologías urbanas diferentes: entornos de alta y baja densidad con edificios de mucha o poca altura. Para simular cómo esos entornos podrían formarse de manera realista, los modelos se basaron en datos del mundo real de diferentes ciudades del Reino Unido y Europa, incluidas Londres, Berlín, Oslo y Viena.

Los autores utilizan datos del mundo real para simular cuatro tipos de entornos urbanos de diferentes densidades y alturas de edificios. Fuente: npj sostenibilidad urbanadfd

Al comparar estas ciudades simuladas, los investigadores encontraron que para todos los tamaños de población (que van de 20.000 a 50.000), las emisiones de carbono aumentan junto con la altura del edificio, independientemente de la cantidad de terreno necesario. Las ciudades de gran densidad y gran altura también resultaron entre las mayores emisoras de carbono en comparación con los otros tres modelos, y eso incluye escenarios de baja densidad y poca altura que se asemejan a las ciudades de estilo suburbano. Los emisores de carbono más bajos fueron las configuraciones de baja densidad y alta densidad.

También lee: Fondos con un monto de US$10 billones se quedan cortos en sus objetivos ESG

PUBLICIDAD

Para una ciudad de 20.000 personas, pasar de edificios bajos a edificios altos sin cambiar la densidad da como resultado un 140% más de emisiones de carbono. Para una ciudad de 50.000 habitantes, el aumento es ligeramente menor, de 132%.

En escenarios en los que los investigadores observaron la cantidad de personas que cada tipología puede albergar en una cantidad determinada de terreno, encontraron que las ciudades de alta densidad y baja altura en promedio pueden albergar a más del doble de personas que las de alta densidad y rascacielos.

Arehart tiene el cuidado de decir que el estudio se centra únicamente en las emisiones de los edificios y no tiene en cuenta otros factores como el transporte, el diseño o el tipo de terreno en el que se construyen las ciudades, que afectan su producción de carbono. También se necesitan más estudios para confirmar si sus conclusiones siguen siendo válidas para poblaciones cada vez más grandes.

“La conclusión aquí no debería ser que los rascacielos son malos”, dice. Pero habrá que reconsiderarlos como la solución a nuestra actual crisis climática.

PUBLICIDAD