Green

Reguladores intensifican el escrutinio ESG por la explosión del “greenwashing”

Se investigan a los diferentes grupos que están utilizando de manera fraudulenta los activos ESG en sus portafolios

Peatones caminan frente a la bolsa de valores de Nueva York
Por Tim Quinson
01 de septiembre, 2021 | 01:50 PM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Aumenta la presión sobre los administradores de fondos de inversión que aseguran tener el ESG entre sus prioridades para que demuestren que son sinceros con respecto a lo que le venden a sus clientes.

La intensidad de esto aumentó notoriamente la semana pasada, cuando la Comisión del Mercado de Valores de EE.UU. y BaFin, el regulador financiero de Alemania, iniciaron una investigación por acusaciones de que la división de manejo de activos del Grupo DWS de Deutsche Bank AG ha estado declarando erróneamente las credenciales ambientales (y posiblemente sociales) de algunos de sus productos de inversión catalogados como tales. Los reguladores han señalado que la revisión se encuentra en una etapa inicial y DWS ha rechazado las afirmaciones de que exageró el caracter de ESG de los activos.

Desde entonces, los investigadores han planteado preguntas sobre las credenciales de los administradores que afirman mercadear fondos diseñados para abordar la crisis climática y la injusticia social.

PUBLICIDAD

Una organización sin fines de lucro con sede en Londres llamada InfluenceMap dijo que más de la mitad de los fondos enfocados en temas climáticos no están a la altura de los objetivos del Acuerdo de París. Christiana Figueres, exsecretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, dijo que los fondos soberanos del mundo estarán del lado equivocado de la historia si se aferran a estrategias que no reconocen la rapidez con la que el planeta se está calentando. Figueres no acusó a los fondos de hacer un “greenwashing”, pero sí se lamentó y dijo que el fracaso realmente es que la industria no adopta estrategias para comprometerse a reducir las huellas de carbono.

El momento en que se dan estos comentarios es preocupante para una industria cuyos activos se han disparado hasta llegar a los US$35 billones, con muchos administradores de dinero que apuestan a que los inversionistas sigan invirtiendo más dinero en estos fondos que se mercadean asegurando que se adhieren a los mejores principios ambientales, sociales y de gobernanza.

Mercadeo es la palabra clave. La realidad, sin embargo, es bastante diferente. InfluenceMap descubrió que el 55% de los fondos mercadeados como bajos en carbono, libres de combustibles fósiles y energía verde exageraban sus afirmaciones ambientales y más del 70% de los fondos que prometían objetivos ESG no los alcanzaron.

PUBLICIDAD

“A medida que la cantidad de fondos ESG y con temas climáticos ha aumentado en los últimos años, también lo han hecho las preocupaciones de inversionistas y reguladores sobre el ‘greenwashing’ y la transparencia”, dijo Daan Van Acker, analista de InfluenceMap.

La SEC formó un grupo operativo en marzo con el objetivo de investigar posibles conductas indebidas relacionadas con las afirmaciones de las empresas sobre sostenibilidad. Gary Gensler, quien asumió el control de la agencia en abril, ha dicho que su personal está trabajando en una regla para impulsar que los emisores de acciones aumenten las informaciones vinculadas a asuntos climáticos y que el regulador sigue centrado en los problemas de ESG.

Invertir en activos sostenibles ha tenido un crecimiento de más de 50% a US$35.3 billones desde 2016
dfd

En un informe reciente, la Alianza Global de Inversiones Sostenibles eliminó US$2 billones del mercado europeo para inversiones sostenibles después de que la Unión Europea introdujera en marzo normas contra el “greenwashing”.

El Reglamento de Información de Finanzas Sostenibles, o SFDR, exige que los administradores de fondos evalúen y divulguen las características ESG de sus productos financieros. Para ESG, ahora existen fondos del artículo 8 calificados como “verde claro”, que se definen como aquellos que promueven activamente las características ambientales o sociales y los fondos del Artículo 9 “verde oscuro “, que tienen la inversión sostenible como su principal objetivo. Ambas agrupaciones están sujetas a estándares más altos de divulgación bajo el SFDR.

Todavía no hay requisitos similares en los EE.UU., por lo que no está claro cuántos fondos ESG son realmente verdes. A finales de 2020, los activos sostenibles totalizaron alrededor de US$12 billones (después de la decisión de GSIA) en Europa, comparado con cerca de US$17 billones en los EE.UU.

Dada la contracción en Europa, la cifra de EE.UU. podría ver un reducción similar cuando se vean sometidos al rigor regulatorio.

PUBLICIDAD