PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Negocios

GM vuelve a paralizar plantas de camionetas por escasez de chips

La decisión afectará la producción en las plantas de San Luis Potosí y Ramos Arizpe en México.

GM anunció cierres temporales debido a la escasez de chips.
Por Gabrielle Coppola
02 de septiembre, 2021 | 02:30 pm
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — General Motors Co. anunció que paralizará plantas de camionetas clave por segunda vez en un mes debido a la escasez de semiconductores, haciéndose eco de las medidas adoptadas por Ford Motor Co. y Stellantis NV, a medida que la crisis mundial de chips continúa reduciendo la oferta de automóviles en los concesionarios estadounidenses.

GM informó que ocho de sus 14 plantas de ensamblaje en Norteamérica sufrirán paralizaciones este mes debido a la escasez de chips, incluida la producción de las lucrativas camionetas Chevrolet Silverado y GMC Sierra. Ford anunció el miércoles que la próxima semana detendrá la producción de su camioneta F-150 más vendida en su fábrica de Kansas City después de reducir la producción del vehículo en Dearborn, Michigan. La semana pasada, Stellantis confirmó que la producción de la camioneta Ram en su planta de Sterling Heights, Michigan, disminuirá esta semana debido a la falta de semiconductores.

PUBLICIDAD

La última ronda de cierres se produce después de que las ventas de vehículos en Estados Unidos cayera a 12,99 millones en agosto, la tasa más baja desde mayo de 2020, cuando la industria estaba saliendo de los cierres por la pandemia en todo el país, según LMC Automotive. La escasez de chips, agravada por los brotes de covid-19 en el sudeste asiático, está privando de inventario a los concesionarios y obligando a los consumidores que podrían haber comprado un auto nuevo a simplemente pagar el arrendamiento del que ya tenían, dijo Jeff Schuster, vicepresidente sénior de previsiones de la firma de investigación LMC Automotive.

Ver más: Empeora escasez de chips por propagación de Covid-19 en Malasia

PUBLICIDAD

“Esto está sacando a algunos compradores del mercado”, señaló Schuster. “Este habría sido un año de 17 millones de unidades y probablemente habría llegado a 17,5 millones si tuviéramos inventario”.

Menores proyecciones

LMC ahora prevé una tasa anual desestacionalizada de ventas de automóviles de entre 15,4 millones y 15,7 millones este año, mejor que las 14,5 millones de unidades de 2020. Para 2022, proyecta 16,8 millones, con la mayor parte de la recuperación en el segundo semestre del año.

“Estos ajustes de programación más recientes están siendo impulsados por la continua escasez de piezas causada por las limitaciones de oferta de semiconductores de los mercados internacionales que experimentan restricciones relacionadas con el covid-19”, dijo el portavoz de GM Dan Flores sobre las paralizaciones.

La directora ejecutiva de GM, Mary Barra, advirtió el mes pasado a los inversionistas que la crisis de los chips se prolongaría hasta 2022, ya que los brotes de Covid-19 en Malasia empeoran la escasez.

PUBLICIDAD

A pesar de los problemas en la cadena de suministro y de la disminución de las existencias, los fabricantes de automóviles se han beneficiado en gran medida del vertiginoso aumento de los precios de los automóviles porque la demanda supera a la oferta. Los consumidores se han beneficiado de las bajas tasas de interés y de los elevados valores de intercambio, pero la escasez de chips puede tener un impacto duradero, dijo Schuster.

Precios elevados

“Los precios superan con creces los US$40.000 en promedio en toda la industria, los incentivos están en mínimos históricos, no hay ofertas”, añadió Schuster. “La mayor parte de esto esencialmente está retrasando parte de la recuperación, pero hay un elemento allí, que puede o no ser importante, de recuperación esencialmente perdida”.

PUBLICIDAD

El hecho de que los fabricantes de automóviles ya no puedan evitar reducir la producción de camionetas, su fuente de ganancias más preciada, indica la gravedad de la crisis de los chips. Los SUV populares también se están viendo afectados.

Ver más: General Motors y la consulta en Silao: qué sigue ahora

PUBLICIDAD

La planta de camionetas de Ford en Kentucky, que fabrica la camioneta Super Duty, junto con los SUV de gran tamaño Expedition y Lincoln Navigator, redujo se producción de tres turnos a dos.

Stellantis también detuvo esta semana y la próxima la producción en sus plantas de Illinois y Windsor, Canadá, que fabrican el Jeep Cherokee y la minivan Chrysler Pacifica. Su planta de Brampton, Canadá, que fabrica autos deportivos Dodge, estuvo paralizada solo la semana del 30 de agosto.

PUBLICIDAD

GM también anunció los siguientes cierres temporales debido a la escasez de chips:

  • Wentzville, Missouri: Fabrica las camionetas de tamaño medio Chevrolet Colorado y GMC Canyon; baja en semanas del 6 y 13 de septiembre.
  • Lansing Delta Township, Michigan: Fabrica los SUVs Chevrolet Traverse y Buick Enclave; baja en semanas del 6 y 13 de septiembre.
  • Spring Hill, Tennessee: Fabrica el SUV GMC Acadia y los Cadillac XT5 y XT6; baja en semanas del 6 y el 13 de septiembre.
  • CAMI Assembly en Canadá y San Luis Potosí, México: Construye el Chevy Equinox y el GMC Terrain; extiende el tiempo de inactividad en dos semanas hasta el 27 de septiembre.
  • Ramos Arizpe, México: Los cortes de producción de la Chevy Blazer se extienden por dos semanas hasta el 13 de septiembre; el cierre de producción de Equinox se extiende hasta la semana del 27 de septiembre.

Le puede interesar:

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD