PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
ESG

Las empresas de capital riesgo luchan por invertir en tecnología limpia

El tamaño de las transacciones en casi todos los niveles de inversión en empresas de tecnología climática aumentaron el año pasado.

Pasajeros en patinetas eléctricas suben a un tren en Madrid.
Por Nathaniel Bullard
02 de septiembre, 2021 | 04:56 pm
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — El mes pasado, un par de fondos de inversión cerraron más de US$12.000 millones de financiación de capital privado para inversiones relacionadas con la transición climática o energética. Noté en ese momento que se trataba de una bienvenida entrada de capital para un área en la que no había tenido mucho interés en años... o nunca, en realidad. También me pregunté un poco a dónde podría ir ese dinero.

Ahora lo sabemos (o al menos tenemos una idea decente) gracias a la revisión de financiamiento de Climate Tech VC para la primera mitad de 2021. Los autores del newsletter rastrearon alrededor de US$16.000 millones de financiamiento en el 1T y 2T de 2021, incluyendo más de 250 acuerdos individuales en siete sectores: carbono, clima, consumo, energía, alimentación y agua, industrial y movilidad. Esta cifra es casi igual a la de todo el año 2020 y no está muy por detrás del total de US$17.900 millones de 2018.

PUBLICIDAD

Esa gran cifra de inversión es digna de mención, pero también lo es la forma en que los inversores se acercan al sector. Climate Tech VC divide sus datos de una manera muy útil (aunque atípica): por el número de empresas únicas que invierten en cada sector.

Hace una década, casi la totalidad del interés de los inversionistas en tecnologías limpias estaba relacionado con la electricidad (solar, eólica), el transporte (biocombustibles) o la eficiencia (un conjunto de aplicaciones de software y modelos de negocio de software como servicio). ¿Actualmente? Más empresas de capital de riesgo están interesadas en la alimentación que en cualquier otra cosa, por un amplio margen. El siguiente en el interés de los inversionistas es la movilidad, que, dado que incluye todo desde los scooters hasta la aviación, es una categoría mucho más amplia que el combustible para el transporte. El sector del consumo, que hace una década era relativamente minoritario, ocupa el tercer lugar.

PUBLICIDAD
Número de empresas únicas que participen en acuerdos por sector segundo trimestre del 2020 al segundo trimestre de 2021.
Alimentos y bebidas
Mobilidad
Energia
Clima
Carbón
Industrial dfd

Mientras tanto, los sectores líderes de hace 10 años están ahora rezagados, al menos en términos de la cantidad de empresas interesadas en respaldar a empresas en fase inicial y a sus fundadores. Para mí, esto es algo muy bueno, una señal de lo mucho que han madurado la energía eólica, la solar, las baterías de iones de litio y algunos modelos de servicios industriales.

También existe ahora una agradable coincidencia entre el número de empresas interesadas en los sectores de la tecnología climática y la importancia de esos sectores para el clima. Los alimentos y el agua son los sectores más importantes en cuanto a emisiones hoy en día; el transporte es el tercero, sólo ligeramente por detrás del sector de los edificios, que consume una gran cantidad de electricidad y calor generada por los combustibles fósiles.

Emisones de efecto invernadero por sector
Alimentos, agricultura, agua
Edificios
Transporte
Otras industrias
Metales, cemento
Combustión de combustible no localizada
Químicos y petroquímicos 
Carbón, petroleo, producción de gasdfd

También cabe destacar de los datos de Climate Tech VC: el tamaño de las transacciones en casi todos los niveles de inversión en empresas de tecnología climática aumentaron el año pasado. La media de las rondas de capital, que financian grandes expansiones y a menudo implican la creación de capacidad de fabricación y/o la expansión a múltiples mercados, se triplicó hasta alcanzar casi US$400 millones. Con los dos fondos que mencioné en mi boletín anterior, TPG Rise Climate y el Brookfield Global Transition Fund que posiblemente cerrarán un total de US$20.000 millones este año entre ambos, parece que hay mucho interés en ese grupo.

Tamaño de los acuerdos de tecnología climática por etapa.dfd

Una vez más, todas son buenas noticias para el clima. Hay otra tendencia que vale la pena observar, tanto para los fundadores como para los inversionistas: los datos de Climate Tech VC muestran que el tamaño de la financiación inicial aumentó en un tercio en el último año, pasando de US$3 millones a US$4 millones. Pero ese aumento relativamente modesto no refleja las valoraciones con las que se ha etiquetado a estas startups una vez completada la recaudación de fondos.

PUBLICIDAD

El pasado fin de semana, el fundador e inversor enfocado en etapas iniciales Immad Akhund señaló en Twitter que en el último lote de startups de Y Combinator que había considerado, “las startups de tecnología climática tienen las mayores primas y son las más difíciles de conseguir”. No hay nada malo en ser un boleto caliente, por supuesto, aunque como dice la veterana inversora ángel Joanne Wilson sobre la inversión en etapas tempranas en general, “las valoraciones se han descontrolado”. Mientras tanto, la mediana de la recaudación de fondos en las etapas posteriores se sitúa ahora en US$1.000 millones.

Las elevadas valoraciones y el FOMO (temor a perderse algo) de los inversores, junto con la necesidad real de financiar la innovación a escala planetaria, proporcionan un gran impulso a la tecnología climática. Esas cifras descomunales son una señal de entusiasmo, pero también son una promesa implícita de los fundadores a los inversionistas de que sus empresas crecerán para cumplir con las expectativas. Esperemos, por el bien del clima, que un buen número de startups de tecnología climática altamente valoradas tengan éxito en eso.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD