EE.UU.

Las secuelas de Ida ofrecen una lección mortal sobre el cambio climático

La tormenta y su impacto sirvieron como sombrío recordatorio de que el tiempo antes considerado atípico amenaza con regularidad la viabilidad los centros económicos costeros.

Los restos del huracán Ida paralizaron temporalmente la ciudad más grande y rica de los EE.UU.
Por David R. Baker, Shannon D. Harrington y Skylar Woodhouse
03 de septiembre, 2021 | 09:54 AM

Bloomberg — Mientras las mortíferas aguas de Ida se retiraban de las estaciones de metro y las carreteras, los parques infantiles y los apartamentos, los atónitos residentes de Nueva York y Nueva Jersey se enfrentaban a su vulnerabilidad, ya que las antiguas normas meteorológicas ya no son aplicables.

A primera hora del viernes, el noreste de EE.UU. comenzaba a recuperarse de una tormenta que causó la muerte de al menos 40 personas. Los restos de un huracán que golpeó primero la lejana Nueva Orleans paralizaron temporalmente la ciudad más grande y rica del país, detuvieron su vital sistema de tránsito y conjuraron un futuro en el que los residentes y la economía se ven limitados por los desastres recurrentes.

La ciudad de Nueva York y sus suburbios, que reconstruyeron las redes eléctricas, el metro y los túneles después de que el huracán Sandy de 2012 inundara el bajo Manhattan, volvieron a ver escenas similares. Las carreteras se cerraron, los trenes de cercanías quedaron inutilizados y se cancelaron cientos de vuelos. Pero los daños duraderos a lasinfraestructura parecían ser mucho menores esta vez.

PUBLICIDAD

Ver más: Daños del huracán Ida costarán a las aseguradoras cerca de US$18.000 millones

Alrededor de 49.000 hogares y empresas de Nueva York, Nueva Jersey, Pensilvania y Connecticut seguían sin electricidad a las 7:50 a.m. (ET) hora local del viernes, según PowerOutage.us. Consolidated Edison Inc., que suministra energía a la región de la ciudad de Nueva York, dijo que tiene previsto restablecer el servicio al 95% de sus clientes para el viernes por la noche.

Amtrak dijo que reanudaría el viernes el servicio ferroviario en el Corredor Noreste, y los tres principales aeropuertos que dan servicio a la zona de la ciudad de Nueva York parecían estar operando con pocos retrasos. La autoridad del metro de la ciudad dijo que los equipos habían trabajado durante toda la noche para restablecer las operaciones de casi todas las líneas, aunque advirtió por un servicio limitado. New Jersey Transit dijo el viernes por la mañana que gran parte de su servicio ferroviario vuelve a funcionar con los horarios habituales.

PUBLICIDAD

Más allá de ello, la tormenta y su número de muertos sirvieron como sombrío recordatorio de que, a medida que el clima cambia, fenómenos meteorológicos antes considerados inusuales golpean con regularidad, amenazando la viabilidad de todos los centros económicos costeros.

“El cambio climático está ocurriendo ahora mismo”, dijo la gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, a través de Twitter. “No es una amenaza futura. Es una amenaza actual”. Solicitó formalmente una declaración federal de gestión de emergencias para 14 condados con el fin de ayudarles a recuperarse.

El verano ya ha traído consigo inundaciones mortales en Tennessee y Alemania, olas de calor que han batido récords históricos de temperatura en el oeste de Canadá e incendios forestales en California y Grecia.

El noreste de EE.UU. seguía recuperándose de una tormenta que causó la muerte de al menos 40 personasdfd

Ataque sorpresa

El impacto de Ida en Nueva York y el noreste probablemente hizo que las pérdidas económicas y los daños totales de la tormenta se situaran entre los US$50.000 y los 60.000 millones, según Chuck Watson, modelador de desastres de Enki Research. Esto lo situaría en el quinto lugar de la lista de los huracanes más costosos que han azotado Estados Unidos, por detrás de Katrina, Harvey, María y Sandy.

Su trayectoria por el noreste se había predicho durante días, pero su fuerza fue una sorpresa. La tormenta chocó con la corriente en chorro en el momento más caluroso del día, cuando el aire ya era inestable, dijo Zack Taylor, meteorólogo del Centro de Predicción Meteorológica de Estados Unidos.

Un área desde el este de Pensilvania hasta el sur de Nueva Inglaterra, incluyendo Nueva York, recibió hasta 20,32 centímetros de lluvia en pocas horas. En Central Park cayeron 8.9 cm en una hora, estableciendo un récord, dijo Taylor.

PUBLICIDAD

Ver más: El número de muertos por las inundaciones en el noreste de EE.UU. asciende a 20

“Era el escenario perfecto para una lluvia extrema y, por desgracia, ocurrió sobre uno de los corredores más poblados de Estados Unidos”, dijo Taylor.

La mayoría de los residentes no lo vieron venir, en algunas situaciones con consecuencias fatales. En la costa del Golfo, Ida mató al menos a cinco personas. En el noreste, una tormenta debilitada mató al menos ocho veces más.

PUBLICIDAD

El jueves por la noche, las autoridades dijeron que el número de víctimas mortales en la ciudad de Nueva York había llegado a 13, aunque señalaron que las cifras eran preliminares. Once de las víctimas mortales se encontraban en Queens y dos en Brooklyn, dijo el Jefe del Departamento de Policía de Nueva York, Rodney Harrison, en una reunión informativa.

La Unidad de Servicios de Emergencia del departamento, que evacuó a más de 800 personas del metro, también realizó 166 rescates en respuesta a llamadas de socorro, dijo Harrison.

PUBLICIDAD

En el municipio de Hillsborough, Nueva Jersey, donde muchas carreteras habían quedado sumergidas, el gobernador Phil Murphy dijo que la tormenta se cobró al menos 23 vidas en todo el estado. La mayoría murió en vehículos, dijo. Cuatro personas fueron encontradas muertas en un complejo de apartamentos de Elizabeth. Los residentes dijeron el jueves que el agua subió rápidamente.

Las autoridades del condado de Montgomery, en Pensilvania, informaron de tres muertes. En Connecticut, un sargento de la policía estatal fue arrastrado por las aguas de la inundación.

En Nutley (Nueva Jersey), una ciudad de unos 28.000 habitantes, un tramo del distrito comercial se inundó al desbordarse un afluente del río Passaic.

PUBLICIDAD

Mark Vitiello, de 51 años, se presentó en su panadería a las 3 de la mañana para encontrar un coche abandonado en su entrada y unos 30 centímetros de agua en su cocina. “Llevo aquí toda mi vida y esto es lo peor que he visto nunca”, dijo Vitiello, la tercera generación de su familia que posee el local.

--Con la ayuda de Max Abelson, Donna Borak, Henry Goldman, Emma Kinery, Brian K. Sullivan, David Voreacos, Josh Saul, Nic Querolo, Shelly Banjo y Elise Young.

PUBLICIDAD