Brasil en español

Masiva asistencia a manifestaciones convocadas por Bolsonaro, que lanzó críticas a la Corte Suprema

El presidente de Brasil busca apoyo popular para el pulso que mantiene contra el poder judicial del país en un momento en que su popularidad está a la baja.

Jair Bolsonaro, durante un mitin del Día de la Independencia, en Brasilia el 7 de septiembre.
Por Peter Millard y Simone Iglesias
07 de septiembre, 2021 | 03:17 pm
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — El presidente Jair Bolsonaro endureció sus críticas al poder judicial de Brasil en las concentraciones progubernamentales masivas el martes, en lo que fue la última escalada de tensiones políticas en la economía más grande de América Latina.

No aceptaremos más que personas como Alexandre de Moraes sigan arremetiendo contra nuestra democracia y faltando al respeto a nuestra Constitución”, dijo Bolsonaro en un discurso ante miles de partidarios en San Pablo, en referencia al juez de la Corte Suprema que ha autorizado investigaciones contra el presidente y sus aliados por supuestos ataques contra la democracia. “Nunca seré encarcelado”.

PUBLICIDAD

Ver más: Manifestaciones del 7 de septiembre en Brasil: tensión ante marchas convocadas por Bolsonaro

Bolsonaro ha intensificado su retórica en los últimos meses, enfrentándose al máximo tribunal del país respecto a lo que, a su juicio, son fallos que van más allá de la autoridad de los magistrados, y a las autoridades electorales por sus denuncias infundadas de fraude electoral. Al mismo tiempo, ha sido objeto de investigaciones autorizadas por la Corte por difundir falsedades, y se enfrenta a una investigación del Senado por presuntas irregularidades en la adquisición de vacunas contra el Covid-19. El juez Moraes dijo el martes por la mañana que la democracia debe ser respetada.

PUBLICIDAD

“No queremos una ruptura, no queremos pelear con ningún poder, pero no podemos aceptar que una persona hunda nuestra democracia”, dijo el presidente en un combativo discurso durante la mañana en Brasilia ante una gran multitud. Dijo a su vez que no aceptaría ninguna autoridad que violara la Constitución.

Sus simpatizantes llenaron las calles de San Pablo, antes del segundo discurso del presidente. El barrio de Copacabana de Río de Janeiro se convirtió en una fiesta callejera masiva de seguidores de Bolsonaro que ondeaban banderas y cantaban “We Will Rock You” de Queen.

“En un momento de debilidad política, (Bolsonaro) está tratando de encontrar algo que pueda mostrar como prueba de apoyo popular”, dijo Mario Braga, analista principal de Brasil en la consultora Control Risks. “En este sentido, es un éxito parcial para él si las manifestaciones siguen siendo en su mayoría pacíficas”.

El ETF iShares MSCI Brazil subió hasta un 3,2% en Nueva York el martes, la mayor alza intradía en una semana. La bolsa de valores de Brasil estuvo cerrada por feriado.

PUBLICIDAD

Las protestas fueron organizadas por el gobierno en las últimas semanas para coincidir con la celebración del Día de la Independencia de Brasil, y son una prueba para la popularidad y la organización política de Bolsonaro antes de las elecciones generales de 2022. Autobuses llenos de partidarios han llegado esta semana a la capital, y algunos han montado tiendas de campaña cerca del palacio presidencial. Una participación sólida podría reavivar su impulso en un momento en que su popularidad se está desplomando.

Las manifestaciones fueron en su mayoría pacíficas, sin que se informara de grandes actos de violencia. Los miembros del gabinete del presidente celebraron la gran participación en diferentes ciudades.

PUBLICIDAD

Antecedentes turbulentos

El excapitán del ejército se enfrenta a una cantiad cada vez mayor de desafíos, incluida una inflación que se acerca al 10% anual, a medida que una sequía histórica presiona los precios de los alimentos y la electricidad. El apoyo de los grupos de cabildeo empresariales y agroindustriales (un grupo clave en la base política del presidente) es cada vez menor, y una investigación del Senado sobre errática gestión de la pandemia continúa revelando señales de escándalos.

En un contexto tan turbulento, Bolsonaro ha utilizado insinuaciones de disrupción democrática para enardecer a sus leales y atacar las instituciones del país, especialmente a la Corte Suprema.

PUBLICIDAD

Ver más: Tribunal Supremo de Brasil apunta a aliados de Bolsonaro por atacar a la corte

En su discurso en Brasilia, Bolsonaro dijo que él y sus partidarios “juran respetar nuestra Constitución.”

PUBLICIDAD

“Aquellos que actúen fuera de ella pueden hacer fila o pedir irse”, dijo.

El cuestionamiento a la imparcialidad del sistema electoral por el que obtuvo la presidencia se ha convertido en una de las causas de las manifestaciones. Estos esfuerzos han aumentado la apresión de las autoridades políticas locales de todo el país, que temen que Brasil se convierta en un escenario para una confrontación violenta como la revuelta observada en la capital estadounidense el 6 de enero.

PUBLICIDAD

Artur Pintoneto, de 66 años, vendedor jubilado de suministros eléctricos, es uno de los miles de partidarios de Bolosonaro que salieron a la calle en Copacabana. Agitó una pancarta hecha a mano que decía “libertad” en inglés mientras los camiones de sonido atizaban a la multitud.

“Quieren instalar un régimen comunista”, dijo Pintoneto sobre los oponentes de Bolsonaro. “Apoyan un sistema de voto electrónico porque planean robar las elecciones: la única forma de ganar es haciendo trampas”.

La retórica ambivalente de Bolsonaro no ha hecho nada para disipar esas preocupaciones. La semana pasada dijo que las elecciones presidenciales resultarán en su victoria, su arresto o su muerte.

Le puede interesar: Se producirá la vacuna Sputnik-V en el Perú hacia el 2023: Pedro Castillo

PUBLICIDAD