Actualidad

Los reyes de fusiones y adquisiciones de China liquidan sus apuestas en el extranjero a un ritmo casi récord

Las empresas podrían no volver a comprar activos similares una vez que abandonen el extranjero.

Exposición del Grupo Suning Holdings durante la feria CES Asia, en Shanghai.
Por Vinicy Chan
08 de septiembre, 2021 | 04:49 am
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Hace sólo unos años, las empresas chinas gastaban generosamente en el extranjero, desde hoteles de lujo hasta clubes de fútbol. Ahora se dirigen a la salida en medio de la creciente demanda de cualquier cosa que arroje dinero en efectivo.

Las empresas en China anunciaron planes de desinversión de sus activos en el extranjero por valor de US$10.500 millones en lo que va de año, el segundo total más alto desde al menos 1998, según datos recopilados por Bloomberg. Al ritmo actual, en 2021 se podría superar la suma de US$15.000 millones del año pasado.

PUBLICIDAD

“En estos días, las empresas chinas están analizando de forma proactiva sus carteras de activos, en lugar de limitarse a comprar”, dijo en una entrevista Bagrin Angelov, responsable de fusiones y adquisiciones transfronterizas en China International Capital Corp. “Cuando hay una buena oferta, están abiertos a al menos evaluarla”.

Ver más: El presidente de China tuvo una semana muy ocupada, ¿Qué hizo y qué dijo?

PUBLICIDAD

Algunas de las áreas que están experimentando un renovado interés incluyen las empresas de tratamiento de residuos, con Beijing Capital Group Co. y Beijing Enterprises Holdings Ltd., respaldadas por el estado, están considerando vender sus participaciones en el extranjero. En junio, China Tianying Inc. acordó vender su empresa española de gestión de residuos Urbaser SA por US$1.800 millones.

Las ventas de activos en el extranjero podrían alcanzar un nuevo récord a medida que las empresas aseguran ganancias.dfd

A diferencia de los conglomerados que alguna vez fueron adquisitivos, como China Evergrande Group y HNA Group Co., que ahora están ocupados deshaciéndose de activos para reducir la deuda, la cosecha actual de vendedores chinos en su mayoría no se encuentra en dificultades financieras. Por el contrario, se están deshaciendo de participaciones (en particular, de aquellas con fuertes flujos de caja) cuyas valoraciones se han disparado a medida que los inversores escudriñan los restos dejados por la pandemia, en busca de activos rentables en medio de los bajos tasas de interés.

La sede de HNA Group Co., en Haikou.dfd

La infraestructura y los servicios públicos se encuentran entre los tipos de activos que las empresas chinas están considerando desinvertir. Beijing Capital está buscando US$1.000 millones con la venta de su negocio en Nueva Zelanda, que compró por unos US$667 millones en 2014, según informó anteriormente Bloomberg News.

China Three Gorges Corp. está cerca de llegar a un acuerdo para vender una participación del 25% en su cartera de activos de energía renovable en el extranjero que podría valorarse en hasta US$2.000 millones, según han dicho personas familiarizadas con el asunto.

PUBLICIDAD

“Es un buen momento para que moneticen”, dijo Miranda Zhao, directora de fusiones y adquisiciones para Asia Pacífico en Natixis SA, en una entrevista. “Estos activos proporcionan rendimientos saludables en el entorno actual de bajas tasas de interés y son atractivos para otros inversores estratégicos en la región o fondos de infraestructura”.

Escrutinio extranjero

Las empresas chinas que obtuvieran dinero de estas ventas tendrían dificultades para reinvertir ese dinero en otros activos en el extranjero, dado el mayor escrutinio de los gobiernos extranjeros desde el inicio de la pandemia de coronavirus.

PUBLICIDAD

El año pasado, Australia, la India y la Unión Europea endurecieron sus reglas de control de las propuestas de adquisición por parte de empresas extranjeras, medidas que se consideran que apuntan a China. Como resultado, el volumen de adquisiciones en el extranjero por parte de las empresas del país se redujo.

Ver más: La ciudad de Pekín buscaría poner a Didi bajo el control del estado

PUBLICIDAD

La empresa china Creat Group Corp. está considerando vender su participación en el proveedor alemán de plasma sanguíneo Biotest AG, que compró en 2018. El grupo farmacéutico pretende ahora revertir el acuerdo (que en su momento pretendía ser la piedra angular de su expansión en el extranjero) después de que el Comité de Inversión Extranjera de EE.UU. obstaculizara su capacidad de acceder al mercado global.

Mientras que las desinversiones ayudan a algunas empresas chinas a recuperar parte del dinero y a canalizarlo hacia otras áreas o regiones de interés, otras pueden querer mantenerse a medida que las adquisiciones se vuelven más difíciles en el clima geopolítico actual.

PUBLICIDAD

“Es uno, pero no el único, factor a considerar”, dijo Zhao de Natixis. “Si los propietarios chinos creen que es importante para ellos tener presencia en ciertas regiones o si el objetivo tiene ciertas tecnologías y sinergías que explorar, se quedarían”.

Exposición del Grupo Suning Holdings durante la feria CES Asia, en Shanghai.dfd


PUBLICIDAD

Otras empresas chinas se han visto afectadas por apuestas ajenas a sus negocios principales. Suning Holdings Group Co., que empezó como minorista de electrodomésticos, intentó este año vender el endeudado equipo de fútbol italiano FC Internazionale Milano SpA. El club acordó en mayo un acuerdo de rescate con Oaktree Capital Group que podría resultar en la pérdida de control de Suning.

El fabricante de acero Jiangsu Shagang Group Co. está estudiando una venta del operador de centros de datos Global Switch Holdings Ltd., con sede en Londres, que podría valorarlo en 8.000 millones de libras (US$11.000 millones), según ha informado Bloomberg News. En junio, el magnate inmobiliario Lu Zhiqiang’s China Oceanwide Holdings Group Co. acordó la venta de IDG, el editor estadounidense detrás de la revista Computerworld, a Blackstone Inc.

“En el pasado, la gran mayoría de las actividades de fusiones y adquisiciones consistían en la compra de activos por parte de empresas chinas, lo cual era simplemente unidireccional”, dijo Angelov de CICC. “Ahora es una mezcla de compra y venta, incluidas las empresas chinas que compran y venden participaciones minoritarias. Se está convirtiendo en un mercado de fusiones y adquisiciones mucho más diversificado”.

Le puede interesar:



--Con asistencia de Fion Li.

PUBLICIDAD