Los trabajadores jóvenes son una “bomba de tiempo laboral” en América Latina

En medio de una incipiente recuperación, cerca del 70% de los nuevos puestos creados en los países más grandes de la región han sido informales, lo que corre el riesgo de aumentar la desigualdad en el futuro.

Un autobús público cruza una calle de Buenos Aires.
Por Patrick Gillespie
08 de septiembre, 2021 | 04:39 PM

Bloomberg — Los gobiernos latinoamericanos deben abordar una creciente crisis de empleo para los trabajadores jóvenes, la cual pone en riesgo la frágil estabilidad de la región, según la Organización Internacional del Trabajo.

Según un informe de la OIT publicado el miércoles, alrededor de 26 millones de personas perdieron sus empleos en América Latina, y la recuperación de este año se concentra en gran medida en los trabajos informales y en efectivo, que corren el riesgo de aumentar la desigualdad de ingresos en el futuro. Los trabajadores jóvenes, especialmente las mujeres, han soportado la mayor parte de la pérdida de empleo, horas y salarios.

  

El impacto desproporcionado de la pandemia en los jóvenes es una bomba de relojería que puede afectar a la estabilidad social y política de América Latina y el Caribe”, dijo Vinicius Pinheiro, director regional de la OIT, una organización de las Naciones Unidas. “La calidad del trabajo es muy preocupante, no ha mejorado”.

Ver más: El director de la OIT para Latam: “Si queríamos construir una mejor normalidad, estamos yendo en el camino contrario”

La región carece de políticas que ayuden a allanar el camino para que los trabajadores obtengan un trabajo asalariado con beneficios como seguro social, dijo Pinheiro. En medio de una incipiente recuperación, cerca del 70% de los nuevos puestos creados en los países más grandes de la región han sido informales. Eso se ha traducido en una reducción salarial mucho mayor. En Brasil, por ejemplo, los ingresos de los trabajadores informales cayeron un 14% el año pasado, mientras que los empleados que forman parte de nóminas sólo sufrieron un recorte salarial del 5%.