Green

La ansiedad climática es la primera etapa. El latigazo climático viene después

Leer las noticias sobre el clima puede generar ansiedad, pero al seguirlas más de cerca se puede experimentar algo más parecido a un latigazo. ¿Por qué?

La compañía eléctrica que da servicio a Nueva Orleans ha restablecido el suministro eléctrico en una pequeña parte de la ciudad después de que el huracán Ida devastara la red de la región.
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Si ocasionalmente lee las noticias sobre el clima, es probable que haya experimentado pavor o ansiedad.

La ciencia es sencilla: la quema de combustibles fósiles agrega gases de efecto invernadero a la atmósfera, lo que calienta el planeta y hace que el clima sea extraño. Esa rareza podría haberse sentido leve al principio. Pero ese ya no es el caso.

Considere por ejemplo, que un tercio de los residentes de EE.UU. vive en un condado que fue golpeado por un desastre provocado por el clima (sequías, inundaciones, incendios forestales, olas de calor o huracanes) en los últimos tres meses. Muchos de esos sucesos batieron récords y generaron daños por valor de miles de millones de dólares.

Todo esto está ocurriendo con aproximadamente 1,1 grados centígrados de calentamiento desde la época preindustrial. Y muchos de los acontecimientos están ya en el extremo equivocado de los márgenes de error de las predicciones científicas. El último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático es aleccionador a medida que el planeta entra en el periodo más caluroso de los últimos 125.000 años.

Y a pesar de décadas de advertencias de los científicos, los políticos y los líderes empresariales no están produciendo la respuesta necesaria. Las emisiones son elevadas y muestran pocas señales de disminuir lo suficientemente rápido.

Tener estos dos hechos en la cabeza puede crear un miedo abrumador por el futuro del planeta. Un temor que puede empeorar por la falta de capacidad de cualquier individuo para alterar el curso.

Pero si ha estado siguiendo más de cerca las noticias sobre el clima, probablemente experimente algo más parecido a un latigazo.

Las soluciones para abordar las emisiones son cada día más viables. El precio de la energía solar y eólica ha bajado más rápido de lo que se estimaba. Esa trayectoria se está repitiendo con las baterías y los coches eléctricos. Y muchos esperan que el hidrógeno libre de carbono siga su ejemplo.

Del mismo modo, alrededor de US$35 billones de activos (aproximadamente un tercio del total, según Bloomberg Intelligence) se invierten hoy bajo una etiqueta ESG. Aunque el greenwashing abunda, no deja de ser una señal de que el mercado reconoce que necesita ayudar a frenar el calentamiento global.

Aunque la diplomacia climática sigue siendo tan complicada como siempre, ha habido muchos avances en la última década. Fue necesario un gran esfuerzo para reconstruir después del fracaso de la reunión de las Naciones Unidas en Copenhague en 2009. Pero las naciones insulares lograron agregar un objetivo ambicioso de mantener el aumento de temperatura por debajo de 1,5 ° C al acuerdo de París en 2015.

A partir de este año, nueve de las economías más grandes del mundo se han comprometido a reducir a cero sus emisiones de acuerdo con el objetivo de 1,5 °C. Puede que sólo se trate de compromisos y que las políticas reales se queden muy cortas, pero no por ello dejan de ser mucho más ambiciosas de lo que los diplomáticos habrían esperado hace tan sólo una década.

Incluso entre los pronósticos más duros, las cosas parecen mejores que hace unos años. Tome por ejemplo las estimaciones de DNV, una consultora que obtiene la mayor parte de su dinero de las empresas energéticas y transporte marítimo. En su perspectiva de transición energética de 2017, DNV estimó que el mundo estaba en camino de alcanzar 2,5 °C de calentamiento en 2100. Actualizó esa cifra a 2,4 °C en 2019 y luego a 2,3 °C en 2021.

La preocupación del público por el calentamiento global ha aumentado. Es uno de los temas más importantes, junto con la salud y la economía, entre la población de Canadá y Alemania en el período previo a las elecciones. Los activistas han mantenido la presión sobre los líderes mundiales, incluso mientras navegaban por las reglas de la pandemia.

Así que cuando me preguntan “¿Qué te da esperanza?” Mi mejor respuesta es repetir a la científica del clima Kate Marvel: “No tengo esperanza. Tengo algo mejor: certeza”, tuiteó el mes pasado. “Sabemos exactamente qué está causando el cambio climático. Podemos absolutamente 1) evitar lo peor y 2) construir un mundo mejor en el proceso”.

En los próximos años y décadas, podemos estar seguros de dos cosas. Es probable que los impactos climáticos empeoren. Una parte del calentamiento se ha incorporado al sistema. Al mismo tiempo, las soluciones serán más baratas, se implementarán más ampliamente y escalarán más rápido. En conjunto, esto significa que el latigazo está a punto de volverse más fuerte también.