ESG

En qué se equivocan las personas inteligentes sobre los escenarios extremos del cambio climático

Según expertos, no se aprecian del todo los riesgos asociados a los nuevos patrones climáticos que aún no comprendemos.

Lo que los inteligentes se equivocan sobre los extremos del cambio climático
Por Kate Mackenzie
13 de septiembre, 2021 | 08:49 AM

Bloomberg — Si alguien debiera estar atento a las repercusiones del calentamiento global en el mundo real, son los responsables de formular políticas públicas y líderes empresariales que tendrán que lidiar con las consecuencias. Pero incluso los más bien intencionados pueden no comprender lo mal que pueden ir las cosas si no se cumplen los objetivos climáticos.

Al menos esa es la impresión que tengo. Por eso me puse en contacto con Andy Pitman y Sonia Seneviratne, dos de los mayores expertos mundiales en los efectos más catastróficos del cambio climático. Sus campos de estudio se centran en los fenómenos extremos y compuestos. A ambos les preocupa que las instituciones se centren demasiado en los resultados que podemos predecir con gran confianza. No se aprecian suficientemente los riesgos asociados a los nuevos patrones climáticos que aún no comprendemos.

El calentamiento de unos 1,2 °C con respecto a los niveles preindustriales ya ha tenido consecuencias devastadoras. “Una vez que nos acerquemos a los 2 °C, llegaremos a un régimen climático que no se ha visto en todo el tiempo en que la especie humana ha estado activa”, afirmó Seneviratne, profesor de la ETH de Zúrich que supervisó el capítulo sobre extremos del último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático. El documento, que se publica cada seis o siete años, es la cúspide del conocimiento científico sobre el calentamiento global.

PUBLICIDAD

Los responsables de la toma de decisiones no comprenden del todo los efectos de segundo orden, después de la destrucción física, que los fenómenos meteorológicos cada vez más extremos tendrán en nuestros sistemas sociales y económicos. Algunos de estos resultados son difíciles de predecir y esa incertidumbre no hará más que aumentar cuantos más combustibles fósiles quememos.

Esa es una de las razones por las que los responsables de formular políticas económicas centran sus análisis en lo más conocido, como los cambios de temperatura media y las correlaciones históricas entre el producto interno bruto y el clima.

Un documento clave publicado por el Banco de Pagos Internacionales advertía de que la “incertidumbre knightiana” y la “ruptura epistémica” creadas por el cambio climático suponen un profundo reto para la política monetaria. Pero en la práctica las incógnitas se siguen pasando por alto. Los nuevos escenarios elaborados para la red climática de los bancos centrales en junio, por ejemplo, sólo consideran los efectos del aumento de la temperatura, excluyendo otros factores como el clima extremo y el aumento del nivel del mar.

PUBLICIDAD

Pitman, director de un centro multiuniversitario sobre extremos climáticos en Australia que también ha contribuido a anteriores informes del IPCC, señala las pruebas de estrés financiero y los modelos macroeconómicos como ejemplo de dónde se equivoca este tipo de pensamiento.

Se supone que los instrumentos estiman los efectos de niveles más altos de calentamiento, pero “si te dice que eres resistente a 4°C, eso no significa que estés bien. Significa que tu análisis es una porquería”, dijo. Es como preguntarse “qué pasaría si saltaras de un acantilado de 50 metros y determinar que aterrizarías en el fondo y estarías bien”.

Los economistas pueden estar en desacuerdo, dice, pero “sus sistemas de modelización, la forma en que utilizan la información, sólo les da una parte de la imagen sobre lo que significan 4°C”.

Seneviratne, por su parte, afirma que los analistas económicos y de la industria podrían estar pasando por alto cómo los diferentes impactos del cambio climático interactuarán entre sí. “Los riesgos de las diferentes regiones están interconectados y esto significa mucho más riesgo en conjunto para la sociedad”, dijo.

Por ejemplo, pensemos en la escasez de mascarillas en los primeros momentos de la pandemia o en los retrasos que sigue sufriendo el sector marítimo mundial. “No percibimos que unas pocas áreas críticas son responsables de los suministros económicos”, dijo Seneviratne. “Lo veo en Suiza. Somos un país rico, pero dependemos bastante de las cadenas de suministro porque dependemos de las importaciones”.

Los eventos compuestos, dice, tampoco son bien comprendidos por el público. “Además de la subida del nivel del mar, habrá más precipitaciones y ciclones tropicales”, explica Seneviratne. “Así que muchas comunidades costeras quizá no entiendan que el riesgo será mucho mayor”.

PUBLICIDAD

Para empeorar las cosas, esa escasa comprensión de los riesgos climáticos suele ir acompañada de un exceso de confianza en la capacidad de los modelos para producir previsiones muy granulares. Pitman dice que los bancos centrales que están empezando a poner a prueba a las instituciones financieras sobre el riesgo climático asumen grados de precisión que simplemente no son posibles todavía. “El argumento que escucho es que es mejor que nada”, dijo. “Eso es profundamente falso, es sencillamente erróneo”.

Las precipitaciones son un ejemplo de ello. Las precipitaciones intensas son cada vez más frecuentes en todo el mundo y se agravarán. Pero esto no significa que todos los lugares vayan a experimentar más inundaciones. El efecto del calentamiento de fondo sobre los fenómenos locales, que se traduce en cambios en las trayectorias de las tormentas, significa que algunas zonas experimentarán probablemente muchas menos precipitaciones, lo que puede ser desastroso de una manera muy diferente a las inundaciones.

“Es mejor que nada que nos digan ‘creemos que las precipitaciones se intensificarán’, cuando puede que se intensifiquen un 10%, un 15% o un 20% y no sepamos exactamente cuánto”, dijo Pitman. “Pero si decimos ‘las precipitaciones se intensificarán entre un 15% y un 30%’ y en cambio dejan de producirse en una región, eso podría ser catastrófico. No te has adaptado y has desperdiciado dinero”.

PUBLICIDAD

Hablar de esa incertidumbre y de los límites de lo que la modelización puede mostrar actualmente ha sido durante mucho tiempo un arma de doble filo. Los negadores del clima se han abalanzado sobre ello como una forma de desacreditar la ciencia del clima.

De hecho, lo cierto es lo contrario. “Para mí, las incertidumbres restantes deberían utilizarse como argumento para actuar lo más rápido posible”, dijo Seneviratne.

PUBLICIDAD