Medio Oriente

Hezbolá refuerza su control sobre un Líbano que sigue con su deterioro

El grupo, calificado como terrorista por EE.UU., acrecienta su poder en un estado con una economía en implosión.

Daños en Beirut luego de explosión en 2020
Por Dana Khraiche
14 de septiembre, 2021 | 07:22 AM

Bloomberg — Los alimentos más básicos se han convertido en activos políticos en el Líbano, devastado económicamente. Y nadie aprovechó el petróleo, la leche y el pan como Hezbolá, respaldado por Irán.

Designado grupo terrorista por Estados Unidos, ha galvanizado su poder asumiendo más funciones de un estado vaciado por una economía en implosión y disputas sectarias. Al ofrecer alimentos, dinero en efectivo y servicios médicos en medio de la pobreza generalizada en esta nación que alguna vez fue de clase media, el grupo musulmán chiita se ha convertido en un salvavidas para muchos.

A escala global, la influencia de Hezbolá resuena como la milicia proxy más poderosa de Irán. En Siria, ha perdido cientos de combatientes, pero a través de su cooperación con las fuerzas rusas se ha visto expuesta a combates más sofisticados que puede aplicar a otras arenas. Todavía intercambia fuego esporádicamente con Israel, incluyendo un intercambio calibrado el mes pasado que no causó víctimas.

PUBLICIDAD

Los críticos dicen que Hezbolá se beneficia de la miseria del Líbano, sin dar ningún incentivo para solucionarlo. Un libanés de 36 años, padre de dos hijos, que se opone al grupo pero vive en uno de sus bastiones, dijo que se vio obligado a recurrir a Hezbolá para sobrevivir. Familiares suyos le consiguieron una tarjeta que le permitió acceder a los almacenes de descuento del grupo en su comunidad chiita, abastecidos con productos del Líbano, Siria e Irán.

“Tuve que hacerlo. Llevo un año y medio sin trabajo y mi esposa no trabaja “, dijo el hombre, ocultando su nombre por temor a represalias. “Te hacen pasar hambre, así que tienes que correr hacia ellos en busca de comida”.

Hezbolá dice que Estados Unidos está tratando de incitar a los libaneses contra el grupo bloqueando la ayuda durante la crisis, que se profundizó hace dos años cuando las protestas por una élite corrupta y fallida derrocaron al gobierno.

PUBLICIDAD

Ahora han recurrido al agua, el combustible y la gasolina para gradualmente, porque no pueden hacerlo de repente, presionar a la comunidad chiita y alejarla de Hezbolá y eso fue lo que llevó a Hezbolá a intervenir”, dijo el funcionario de prensa de Hezbolá , Mohammad Afif. El grupo tuvo que traer alimentos, medicinas y combustible de afuera del sistema, agregó.

Escasea la gasolina en Beirutdfd
Luchadores y dólares

Formada en la década de 1980, la fuerza armada de Hezbolá es ahora, según algunas estimaciones, más poderosa que el ejército del Líbano.

Su dominio, ganado no solo a través de las armas sino también de la extensa red de escuelas, centros médicos y servicios financieros que ha construido, le ha costado inversiones al Líbano. Los estados sunitas del Golfo que se oponen a Irán no quieren que su dinero caiga en manos de Hezbolá y su participación en Yemen en nombre de los combatientes respaldados por Irán ha tensado los lazos con Arabia Saudita, que alguna vez fue un importante donante.

Aunque no le gusta a muchos fuera de la comunidad musulmana chiita, está empoderada por su alianza política con el presidente Michel Aoun, un cristiano maronita y el presidente del parlamento Nabih Berri.

Sin una alternativa política, los partidarios y simpatizantes no se volverán en su contra, dijo Joseph Daher, autor de Hezbollah: The Political Economy of Lebanon’s Party of God (Hezbolá: La economía política del Partido de Dios del Líbano en español).

“Quieren que las personas de la A a la Z dependan del grupo, ya sean empresas, supermercados o incluso el plano de la educación”.

PUBLICIDAD

Los cimientos económicos del Líbano comenzaron a colapsar en 2019 después de décadas de corrupción y mala gestión. El gobierno incumplió con una deuda de US$30 mil millones y la moneda ha perdido alrededor del 90% de su valor frente al dólar.

Una explosión masiva el año pasado en Beirut marcó el comienzo de un caos mayor. Un nuevo candidato, el tercero desde la explosión, está tratando de improvisar un gobierno después de que los predecesores se rindieran. Toda la clase política está en el centro de los problemas del Líbano: la falta de reformas ha socavado un posible rescate del Fondo Monetario Internacional.

Y mientras Líbano se tambaleaba por el empeoramiento de los apagones y la escasez de gasolina el mes pasado, el jefe de Hezbolá anunció que un barco que transportaba combustible desde Irán, que está bajo las sanciones de Estados Unidos, estaba en camino para ayudar.

PUBLICIDAD

Los intentos occidentales de revertir la influencia de Hezbolá a través de sanciones no funcionan sin una reforma total del sistema político, escribió Lina Khatib del grupo de expertos de Chatham House en un informe reciente.

Pero, en una señal de los límites de su influencia interna, la brecha entre las vidas de muchos libaneses y partidarios adinerados comienza a crear roce.

PUBLICIDAD

Los combatientes de Hezbolá se han enriquecido durante la crisis porque se les paga en dólares. Los combatientes de menor rango ganan más de 15 veces el salario mínimo. A medida que la crisis se ha intensificado, en ocasiones también ha tenido problemas para asegurar suministros para sus propias comunidades.

“Es cierto que tienen más dinero que otros y eso les da la ventaja, ya sea a través de Irán o de actividades ilícitas”, dijo Sami Nader, director del centro de investigación del Levant Institute con sede en Beirut. “Pero la crisis les ha mostrado que no pueden reemplazar completamente al estado”, agregó. “Están sufriendo un poco menos que otros, pero esto no es sostenible”.

Las aldeas en los bastiones del sur de Hezbolá también se han quedado sin pan, harina, combustible y agua. El mes pasado, los oficiales del ejército se movilizaron para ordenar el tráfico alrededor de una estación de servicio en la ciudad fronteriza sur de Bint Jbeil, un bastión de Hezbolá. En un día reciente, al menos 70 autos se alinearon en el surtidor. Cuando se acabó el combustible, la gente dejó sus vehículos estacionados en fila hasta el día siguiente.

“Tenemos muchas reservas sobre Hezbolá, por supuesto”, dijo un comerciante en Bint Jbeil. “Pero seguimos agradecidos por lo que han hecho por nosotros. Nuestra relación es más profunda que eso“.

PUBLICIDAD