ESG

La salud mental podría ser la próxima víctima del calentamiento global

Llámese ansiedad climática, dolor ecológico o cualquier otra cosa, la profunda preocupación por el calentamiento global afecta cada vez más a la vida cotidiana de muchos.

Bloomberg Línea
Por Daniela Sirtori-Cortina
16 de septiembre, 2021 | 11:12 AM

Bloomberg — Una noche de julio, Stephanie Felts estaba tumbada en la cama tratando de procesar las catástrofes climáticas simultáneas en todo el mundo. Desde la aplastante ola de calor de Canadá hasta los incendios forestales de Estados Unidos y las inundaciones de China, el ritmo de los tambores desencadenó el recuerdo de una situación cercana a la de su familia cuando vivían en Salt Lake City hace unos años.

“Me di cuenta de que esto es lo mejor que puede pasar, no porque no podamos hacer nada para mejorar las cosas, sino porque simplemente no lo haremos”, dijo Felts, de 43 años, que trabaja en servicios financieros y ahora vive cerca de Atlanta. “Te hace sentir como, ‘oye, el apocalipsis está empezando’”.

No es la única. Cada vez son más las personas que tienen dificultades para afrontar la creciente sensación de que los gobiernos y las empresas no van a hacer lo suficiente para frenar el calentamiento global. Para empeorar las cosas, se sabe que incluso si la humanidad se unificara de repente en un cambio histórico hacia la energía renovable, es demasiado tarde para evitar las sombrías consecuencias que ya se han producido.

PUBLICIDAD

Tal vez desde las profundidades de la Guerra Fría no había surgido una desesperación tan profunda y generalizada por el futuro. Llámese ansiedad climática, dolor ecológico o cualquier otra cosa, la profunda preocupación por el calentamiento global afecta cada vez más a la vida cotidiana de muchas personas. Una encuesta de la Asociación Americana de Psiquiatría reveló que la mayoría de los adultos de EE.UU. se sienten algo o muy ansiosos por el efecto que la crisis climática tiene en su salud mental. Eso se suma al estrés de intentar protegerse contra el coronavirus.

Ver más: El cambio climático forzaría la migración interna de 216 millones de personas en 2050: Banco Mundial

Pero aunque la pandemia pueda remitir en los próximos meses o años, los cambios atmosféricos provocados por la quema de combustibles fósiles permanecerán durante mucho tiempo. A medida que esta realidad va calando en más personas, los profesionales de la salud mental de todo el mundo se apresuran a desarrollar estrategias que les ayuden a hacer frente a las consecuencias, sabiendo que es un fenómeno que puede llegar a afectar a casi todo el mundo.

PUBLICIDAD

En el mundo en desarrollo, millones de personas llevan años lidiando con los efectos psicológicos del calentamiento global. El aumento de las temperaturas en Nigeria está contribuyendo a la desertificación, obligando a los pastores del norte a desplazarse al sur para alimentar a su ganado. Este desplazamiento ha provocado enfrentamientos con los agricultores. El temor a la violencia por unos recursos cada vez más escasos no es infrecuente.

El pasado mes de octubre, los familiares de Amuche Nnabueze se enteraron de que un grupo de árboles plantados por sus tíos había sido cortado en una disputa por la propiedad. “Ahora que han cortado los árboles, los animales que vivían allí se han quedado sin hogar”, afirma Nnabueze, de 50 años, profesor de la Universidad de Nigeria en Nsukka. “El oxígeno que generaban (los árboles) ya no existe”.

El conflicto es emblemático de cómo, gracias al cambio climático, se prevé que grandes franjas del Sahel y la sabana africanos se conviertan en el frente de una competición por los recursos.

Mariana Menezes dijo que celebró la firma del Acuerdo de París. Viviendo cerca de Porto Alegre, en el sur de Brasil, Menezes dijo que “sentía que íbamos a lograr resolver todo”. Pero en 2017, cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que iba a retirarse del pacto, se sintió cabizbaja. “Siento que fui ingenua, y como mal informada”, dijo Menezes. “Empecé a preocuparme mucho, pensando: ‘oh no, no lo vamos a conseguir’”.

Empezó a leer más sobre la crisis. Cuanto más aprendía, peor era. “Me puse muy nerviosa. No podía dormir”, dijo Menezes, de 44 años y madre de tres hijos. “Pensaba en mis hijos”.

En Colombia, la gente se prepara para un aumento de la temperatura media de hasta 0,9 grados centígrados para 2040, lo que podría reducir la productividad agrícola en un país cafetero donde más del 40% de la población ya es pobre. Luis Gilberto Murillo, exministro de Medio Ambiente de Colombia, advierte que el mundo en desarrollo ya se enfrenta a decisiones de vida o muerte relacionadas con el calentamiento global.

PUBLICIDAD

Ver más: Los plásticos le costaron al mundo US$3,7 billones en 2019, más que el PIB de la India

“La preocupación de estas comunidades no es necesariamente que nos enfrentemos a la gran catástrofe del cambio climático y que en 10 años no existan”, dijo. “Estas comunidades no tienen ninguna garantía de que seguirán existiendo dentro de dos años”.

El gran número de personas de todo el mundo susceptibles de padecer estrés climático ha fomentado un sentimiento de urgencia entre los profesionales de la salud mental que tratan de comprender el problema. Prácticamente cualquier persona “podría verse afectada por la ansiedad climática, independientemente de su propia vulnerabilidad personal o de su relativa seguridad”, según Susan Clayton, profesora de psicología e investigadora del College of Wooster de Ohio.

PUBLICIDAD

Varios estudios han revelado que una considerable minoría afirma que el cambio climático afecta ya a su funcionamiento normal. El consejero Andrew Bryant, con sede en Seattle, dijo que la gente está ansiosa tanto por el calentamiento global como por verse directamente afectada por un desastre climático. La psiquiatra neoyorquina Janet Lewis afirmó que las personas se enfrentan a la disonancia de las actividades cotidianas, que saben que son perjudiciales, como comer carne roja o conducir un coche de gasolina.

Lewis, que ejerce en el norte del estado de Nueva York, solía recibir risas de sus colegas por su trabajo relacionado con el clima cuando empezó en 2015. Ahora hay cada vez más pruebas de que el aumento de las temperaturas se asocia con más violencia, incluido el suicidio.

PUBLICIDAD

La Alianza de Psiquiatría Climática, de la que Lewis es miembro, está trabajando con la Alianza de Psicología Climática de Norteamérica para crear materiales de formación para los profesionales de la salud mental. La Asociación Americana de Psicología ya cuenta con un curso para profesionales, y la organización australiana sin ánimo de lucro Psychology for a Safe Climate ha elaborado una serie de formación profesional. También se están preparando otras iniciativas en todo el mundo.

Entre los profesionales, el desconocimiento de los problemas de salud mental relacionados con el clima crea un riesgo de malentendidos. Si alguien expresa su inquietud por tener hijos a causa de la crisis climática, un profesional que no conozca el tema “podría pensar que es una defensa contra algunas ansiedades más profundas y personales”, afirma la psiquiatra Elizabeth Haase.

Los expertos en salud mental subrayan que la comunicación con los amigos y la familia sigue siendo una forma eficaz de afrontar la situación; no todo el mundo necesita un terapeuta. Sin embargo, sólo el 37% de los estadounidenses afirma hablar regularmente del calentamiento global con sus allegados, según una encuesta del Programa de Comunicación sobre el Cambio Climático de Yale.

PUBLICIDAD

Explorar la naturaleza del problema es fundamental para encontrar formas de afrontarlo psicológicamente, según Clayton. El cambio climático es real, así que es racional estar preocupado. Está en proceso de cambio, por lo que la adaptación completa es imposible. Y es incierto, por lo que la ansiedad puede ser más probable que el miedo. Normalmente, dijo Clayton, es posible enfrentarse a un reto al menos de dos maneras: resolviéndolo o cambiando la actitud hacia él. Pero ninguna persona puede frenar el calentamiento global o el cambio climático, por lo que la sensación de impotencia puede apoderarse de uno, provocando un repliegue hacia la negación.

Pero hay una tercera vía, dijo: encontrar un propósito en la “lucha” por encontrar soluciones, desde comportamientos cotidianos como el reciclaje y la compra de alimentos sostenibles hasta la defensa de la causa. Lewis dijo que la gente necesita estar “en contacto con su propia agencia, su propia capacidad para actuar e influir en el cambio, en lugar de cerrarse, abrumarse o simplemente retirarse”.

La idea de “re-earthing”, o fortalecimiento de la conexión entre los individuos y el planeta, está ganando adeptos como forma de aumentar la conciencia ambiental y evitar la desesperación, según la psicóloga clínica Elizabeth Allured. En la misma línea, el psicólogo Thomas Doherty, de Portland (Oregón), afirma que anima a las personas a explorar su identidad medioambiental. Aunque se trata de un concepto relativamente nuevo, algunas clasificaciones generales podrían ser “egocéntrica” (inspirada en el beneficio personal), “altruista” (preocupación por los demás) o “basada en la Tierra” (que busca proteger el mundo natural por su propio bien). Según Doherty, la gente suele mostrar una mezcla de estas motivaciones.

PUBLICIDAD

Las distintas identidades ecologistas llevan a algunos a probar distintos caminos: desde trabajar para salvar especies en peligro de extinción hasta garantizar el acceso al agua potable o reducir los residuos. Doherty ha tratado a todo el mundo, desde un adolescente que se enfrenta al dolor climático hasta un septuagenario economista y ecologista que se enfrenta a la sensación de haber “perdido” la batalla. También ofrece cursos para profesionales.

“Si no tienes ningún tipo de base de identidad medioambiental, es como una caja vacía a la que intentas poner algo pesado”, dijo Doherty. “Simplemente se derrumba”.

Rowan Ryrie, de 39 años, descubrió su identidad climática después de preguntarse durante mucho tiempo cómo podían organizarse los padres como ella en torno a los problemas del calentamiento global. Tras asistir a una manifestación en Oxford, en el Reino Unido, optó por embarcarse en una empresa medioambiental mayor.

Con el tiempo, cofundó una red mundial de defensa llamada Padres por el Futuro. Menezes, en Brasil, y Nnabueze, en Nigeria, dirigen grupos nacionales que forman parte de la organización. “Me siento conectada con padres de todo el mundo que intentan hacer el mismo trabajo climático que yo”, dijo Ryrie. “Eso es realmente alentador. Me da mucha esperanza”.

En Nigeria, Nnabueze, que también es artista, hace esculturas con basura y trabaja para recuperar el conocimiento indígena sobre la gestión de residuos mediante habilidades como la cestería, una alternativa más sostenible a las bolsas de plástico. Stephanie Felts, de Estados Unidos, escribe cartas abiertas a sus hijas y las publica en la red Good Grief Network, un espacio digital para debatir la angustia sobre temas que van desde el calentamiento global hasta el coronavirus. Dice que compartir sus pensamientos con personas de ideas afines puede suponer un alivio.

También está Sophia Kianni, una activista iraní-estadounidense de 19 años que ha fundado una organización sin ánimo de lucro que traduce las investigaciones sobre el clima a 100 idiomas, todo ello mientras forma parte de un grupo asesor de las Naciones Unidas y asiste a la universidad. A Kianni se le ocurrió la idea de su organización sin ánimo de lucro mientras visitaba a sus familiares en Irán, donde la contaminación era tan grave que apenas podía ver las estrellas por la noche. Se dio cuenta de que la información sobre el clima sólo estaba disponible en algunos idiomas, así que empezó a traducirla del inglés al farsi.

Para Ryrie, la defensa de los derechos puede significar la construcción de carteles de protesta con sus hijas. Su hija de 7 años domina el arte de hacer pancartas con pájaros tecnicolor, aunque no siempre deletree bien “I love nature”. A veces, los titulares de prensa siguen sacudiendo a Ryrie, obligándola a dar un paso atrás.

“Enfrentarse a la crisis climática y pensar en los niños es algo que inevitablemente provoca sentimientos muy duros”, afirma. “Me he dado cuenta de que dejar espacio a las emociones es importante en este trabajo”.

-- Con la ayuda de Tope Alake.

PUBLICIDAD