El nuevo iPhone 13 Pro de Apple se estrena durante la presentación del producto virtual California Streaming en Louisville, Kentucky, EE.UU,, el martes 14 de septiembre de 2021.
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Opinión — Apple Inc. acaba de ganar un merecido Emmy a la mejor comedia por Ted Lasso, una serie en Apple TV+. Pero el principal producto de la empresa, el iPhone, hace tiempo que dejó atrás sus días donde recibía ovaciones de la crítica. A medida que Apple deja de ser el innovador más importante del mundo para ofrecer servicios de multimedia, su continuo poder de monopolio sobre el hardware tecnológico más importante en la vida de muchas personas y su consiguiente complacencia debería frustrar a los consumidores y al sector de las telecomunicaciones en general.

Catorce años después de lanzar el primer iPhone, Apple es una fuerza a tener en cuenta en Hollywood. Ted Lasso, protagonizada por Jason Sudeikis, convirtió un botón fácilmente olvidable en la pantalla del iPhone en un servicio de televisión de streaming imprescindible. Lo que había sido una carrera de dos caballos entre Netflix Inc. y Disney+ de Walt Disney Co. ahora incluye a Apple TV+, y no necesita hacer mucho para asegurar su lugar considerando que ya alrededor de mil millones de personas llevan consigo una cartelera de Apple de seis pulgadas la mayor parte del día.

PUBLICIDAD

Y, sin embargo, “llevar” es la palabra clave. Tras la decepcionante presentación de los modelos del iPhone 13 por parte de Apple la semana pasada, algunos se han preguntado si los teléfonos inteligentes de hoy son tan avanzados que hay poco margen de mejora. Cada iteración es menos impresionante que la anterior. Solo mostró pequeñas mejoras en esta ocasión, como una mayor duración de la batería y mejores cámaras para estar a la altura del estilo de vida actual de los influencers. Pero como el iPhone sigue siendo algo que hay que llevar físicamente (y que puede caerse, romperse, dejarse en un taxi o simplemente ser demasiado grande para meterlo en un bolso pequeño), es difícil no creer que haya mucho más espacio para la innovación en la informática móvil cotidiana. Las gafas conectadas y los relojes inteligentes son un paso hacia ello, sin duda, pero están muy lejos de mejorar el iPhone, y mucho menos de reemplazarlo. Ojalá Apple tuviera el incentivo competitivo necesario para presentar algo mejor pronto.

Ese es el problema cuando una empresa domina un mercado. Aprendemos a aceptar que es así y no podemos imaginar cómo podría ser mejor, lo que se supone que es el trabajo de los diseñadores e ingenieros de productos de empresas como Apple. Los reguladores antimonopolio bajo el gobierno del presidente Joe Biden están tratando de crear condiciones más equitativas en el espacio tecnológico, incluyendo el dominio de Apple, así como en el comercio electrónico, la búsqueda en internet y las redes sociales. Sin embargo, sus argumentos se han centrado en casos concretos de daño a la competencia, porque es mucho más difícil ilustrar el concepto de innovación reprimida utilizando modelos económicos y datos. Aun así, es uno de los efectos más perjudiciales de los monopolios.

En una encuesta a 1,000 norteamericanos, solo el 6% diji que comprará el iPhone 13 este otoño o invierno.dfd

Tiene que ser al menos algo frustrante para los operadores de telecomunicaciones a medida que promueven el 5G, la próxima generación de servicios inalámbricos. Si los nuevos productos de Apple no logran entusiasmar a los consumidores, se convierte en una propuesta más difícil para ellos vender planes de datos inalámbricos 5G, sobre todo cuando muchas personas siguen confinadas en sus casas debido a la pandemia de Covid-19 y valoran más el wifi doméstico. No es de extrañar entonces que AT&T Inc., T-Mobile US Inc. y Verizon Communications Inc. ofrezcan generosos incentivos a los clientes para que se cambien al iPhone 13, prácticamente regalándolo con algunas ofertas de intercambio. Los operadores compiten para ampliar sus bases de suscriptores con el objetivo de repartir el costo de las inversiones en redes 5G y aumentar las ganancias de los planes de datos.

PUBLICIDAD
El 5G no es imprescindibledfd

Es revelador que un teléfono caro que antes se vendía solo ahora necesite esos incentivos de compra, y que la posibilidad de acceder al servicio 5G no sea razón suficiente para actualizarlo. Los consumidores y los accionistas solo se preocuparán por el 5G si existen aplicaciones y aparatos relevantes que lo requieran. En este momento, no los hay. Eso significa que la innovación de Apple, o la falta de ella, puede afectar directamente el valor de las redes inalámbricas.

Entonces, si Apple, la empresa más valiosa del mundo, se dedica a hacer programas de televisión de éxito en lugar de abrir nuevos caminos en la informática móvil, ¿qué será del 5G? Lo que es más importante, ¿qué pasa con la innovación en tecnología de consumo?