Negocios

CEO de Rappi: “En Latam, los Rappitenderos ganan más de dos salarios mínimos”

En exclusiva, Simón Borrero, cofundador de la app, habla con Bloomberg Línea sobre los desafíos que tiene. Dice que llegará a dos nuevos países, que en América Latina hay “peleas políticas tontas” y que le han ofrecido comprar Rappi muchas veces.

Tiempo de lectura: 10 minutos

Cuando en la tercera semana de julio Rappi anunció que había completado una nueva ronda de financiamiento por 500 millones de dólares, la noticia no pasó desapercibida. Aparte de la importante inyección de capital para seguir con un proceso de expansión que la llevará a un par de países latinoamericanos más -para completar once- la empresa consiguió socios de primera línea y alcanzó una valoración cercana a los 5.250 millones de dólares.

Así continúa el avance de una firma fundada en 2015 por Simón Borrero, Sebastián Mejía y Felipe Villamarín, que logró crecer rápidamente durante la pandemia y cuyo portafolio de servicios es cada vez más amplio. Su notoria incursión en el sector financiero lo confirma y forma parte de un proceso de innovación que se basa en escuchar a los usuarios del servicio. Sobre este y otros temas, Borrero habló en exclusiva con Bloomberg Línea. La siguiente son apartes de la conversación.

Lo que significó la pandemia

Fue un momento duro para muchos. Rappi depende de todo un ecosistema de partners y tuvimos, desafortunadamente, que ver a un gran número de restaurantes cerrando puertas. Hubo un momento al inicio de la pandemia donde había mucho caos y creo que la empresa respondió muy bien. Tuvimos a toda la compañía trabajando más de mes y medio sin fines de semana, tratando de escalar la operación para servir a la sociedad mejor. Nos reunimos al inicio de la pandemia y definimos hacer el mejor Rappi posible para que la gente pudiera estar tranquila en los confinamientos. Diría que los rappitenderos fueron héroes reconocidos por la sociedad, que en la noche los aplaudía. Fueron unos meses durísimos de operación porque era imposible predecir la demanda de unos picos altísimos y entonces el servicio no pudo estar en su mejor nivel, pero creo que poco a poco fuimos mejorándolo y se hicieron las cosas bien.

Cambios en los hábitos de consumo

Sin duda la pandemia aceleró los cambios de hábitos de consumo. Muchas personas que antes iban hasta el supermercado hoy saben que pueden comprar al mismo precio y que se lo lleven a la casa por una suma que es menos de lo que van a gastar yendo. Gracias a estos servicios ha habido un crecimiento importante.

El futuro de Rappi y la reapertura

Estamos viendo hoy que en la mayoría de los mercados de Latinoamérica ya la apertura se dio. Observamos que se mantuvieron los hábitos, pues el tamaño de la canasta no cambió. Es un momento raro porque la economía está abierta, pero la gente todavía no va a las oficinas. Entonces en las compras de restaurantes es un poquito diferente el ticket. Pero en general la demanda se ha mantenido y estamos en el punto más alto que hemos estado.

Nuevos productos en el portafolio

Estaban en los planes, pero se aceleraron. Los dos que más rápido están creciendo son, por un lado, servicios financieros como la Rappicard. En México el mes pasado fuimos la segunda entidad que puso en circulación más tarjetas de crédito y en Colombia también estamos comenzando a crecer muy bien, obviamente con un producto 100% digital que tiene unas facilidades y una experiencia de usuario, con un nivel muy diferente a lo que hoy está en el mercado. Y el otro servicio que está “explotando” es turbo, en donde comenzamos a construir a principio de año unas micro bodegas que están muy cerca de las casas de los usuarios, a máximo 1,5 kilómetros de distancia y que, gracias a un software de inventarios en tiempo real, a socios en el segmento de supermercados, nos permite llegar en menos de 10 minutos a las casas de los usuarios. Y esto va a ser una revolución grande porque ahora se pueden comprar productos frescos, de gran calidad. El promedio de entrega está en 8,3 minutos. La idea es que seamos la extensión de la nevera de nuestros usuarios. A final del año vamos a tener más de 500 dark stores (microbodegas) operando.

“El promedio de entrega está en 8,3 minutos. La idea es que seamos la extensión de la nevera de nuestros usuarios. A final del año vamos a tener más de 500 dark stores (microbodegas) operando”

El segmento de viajes

Se está comenzando a ver una reactivación. Y no sabemos si es tan rápida como la vemos nosotros en donde la vemos muy impulsada por el 5% de cashback sí se usa nuestra tarjeta de crédito, la Rappicard. Cualquier pasaje o hotel hace la compra 5% más barata. Como no es una oferta sino un beneficio permanente, pues obviamente ha comenzado a crecer mucho la demanda de pasajes.

La ronda de financiación de 500 millones de dólares

El objetivo principalmente era tener inversionistas que nos van a acompañar por los siguientes 20 años, que piensan a largo plazo y que están alineados con nosotros en términos de valores y en nuestra misión. Esta es apoyar el progreso de Latinoamérica por medio de tecnología y lo hacemos día a día devolviéndole tiempo a la gente, aumentando ingresos de establecimientos aliados y rappitenderos. Pero va mucho más allá y quisiéramos ser motores como la ha sido un Samsung en Corea del Sur y como lo fue Sony en su momento en Japón que, junto a Toyota, le mostraron al mundo que desde allí se podían hacer cosas de calidad global.

“Creo que en Latinoamérica nos hace falta creérnosla, pues podemos hacer compañías de nivel mundial. Gracias a emprendimientos como Nubank y Mercadolibre, y ahora Rappi, la gente está creyendo en nosotros, están viniendo miles de millones de dólares a la región”

Convertirse en referente

Creo que en Latinoamérica nos hace falta creérnosla, pues podemos hacer compañías de nivel mundial. Gracias a emprendimientos como Nubank y Mercadolibre, y ahora Rappi, la gente está creyendo en nosotros, están viniendo miles de millones de dólares a la región. Nos lo tomamos muy en serio. Queremos seguir trayendo inversión, seguir trayendo ese crecimiento y estos retornos y estos aumentos de valoración para nuestros inversionistas y ayudar a muchos otros emprendedores a que a que puedan seguir estos pasos. Y mostrarle un poquito a al resto de Latinoamérica que por medio del crecimiento y del progreso construimos bienestar. No es por medio de la política. No es por medio de pelearnos. No es por medio de quejarnos. Es por medio de ponernos a trabajar y construir, innovar, volvernos más competitivos. Nuestro talento es igual o mejor. Nuestra resiliencia es igual o mejor. Entonces estamos felices de tener de tener inversionistas tan comprometidos con el progreso regional, como Softbank que volvió a invertir, Baillie Gifford, Third Point, el fondo soberano de Singapur y otros. Entonces, esa fue la razón principal. Y obviamente el dinero para seguir invirtiendo en la región.

Planes de expansión

Estamos en nueve países y tendremos dos más próximamente. En nuestros planes tenemos una visión de muy largo plazo y ojalá en los siguientes 40 años podamos seguir llevando progreso a cada ciudad de Latinoamérica. Lograr como cuando en economía le dicen a uno que construya una carretera entre dos ciudades y crece el ingreso por habitante. Aquí la tecnología aumenta las transacciones y conexiones de las personas y eso trae crecimiento. Obviamente hay países donde nos gustaría ir y no están las condiciones, pero creemos que poco a poco se van a dar. No tenemos una meta de países como tal o saltar a otras latitudes más allá de América Latina, por lo menos en unos ocho años. Nuestra misión es crear progreso aquí e invertir el dinero acá. Entonces, vamos a estar acá.

“Hay países donde nos gustaría ir y no están las condiciones, pero creemos que poco a poco se van a dar. No tenemos una meta de países como tal o saltar a otras latitudes más allá de América Latina, por lo menos en unos ocho años. Nuestra misión es crear progreso aquí e invertir el dinero acá. Entonces, vamos a estar acá”.

Polémica sobre los Rappitenderos

Hay que discernir entre el modelo en diferentes partes del mundo. En Europa algunos lo están usando para poder pagar un equivalente por hora por debajo del salario mínimo y eso es cuestionable. Muy diferente del ejemplo que está dando Rappi en Latinoamérica en donde en cada mercado, en promedio, los Rappitenderos están ganando el equivalente a más de dos salarios mínimos. En un país como Colombia en donde el 70 por ciento de la población gana menos del equivalente de dos salarios mínimos, entonces estamos entrando en esta cultura de criticar sin conocer y de no informarnos bien, sino por memes. Nos sentimos tremendamente orgullosos en Rappi de darle oportunidades a la gente para que tenga este tipo de ingresos. Nos gustaría que fueran mucho más, pero no podemos subir los precios a los consumidores porque obviamente impacta la demanda. Preferimos mantener los niveles en un punto donde se crean oportunidades para lograr resultados mucho mejores y poder seguir creciendo para que haya todavía más oportunidades para más gente y así lo estamos viendo. Y esto va a seguir aumentando como debería aumentar: por medio de tecnología y por medio de productividad y lo que lo que tratamos de hacer en Rappi todos los días es mejorar la productividad de los rappitenderos para que puedan hacer más pedidos por hora, para que puedan ganar más por hora, y ese es nuestro compromiso.

“Muy diferente del ejemplo que está dando Rappi en Latinoamérica en donde en cada mercado, en promedio, los Rappitenderos están ganando el equivalente a más de dos salarios mínimos. En un país como Colombia en donde el 70 por ciento de la población gana menos del equivalente de dos salarios mínimos, entonces estamos entrando en esta cultura de criticar sin conocer y de no informarnos bien, sino por memes”.

Ampliación de la oferta de productos

Para ser sincero no la tenemos tan clara, porque nunca la hemos tenido muy clara. Lo que ha funcionado es escuchar al usuario y entender cómo está usando Rappi para, sobre todo, ahorrar tiempo. Y ese es, en últimas, el servicio que le damos a la gente. Si uno habla con un usuario muy leal y le pregunta qué es Rappi responde que es una aplicación que uso para ahorrar tiempo: para ahorrarse la ida al mercado, pero también para que no haya que salir por una cartulina para la tarea de un hijo o también traer un medicamento de la farmacia, verduras frescas en menos de 10 minutos, no tener que ir al banco, poder pasar dinero totalmente gratis, poder comprar online etcétera. Entonces es esa conveniencia lo que estamos siguiendo porque ya conocemos a nuestros usuarios que no necesitan volver a introducir sus datos para comprar un pasaje, organizar viajes, manejar el dinero o usar productos financieros que van a comenzar a salir para invertir en forma más inteligente y manejar la vida en forma más fácil.

Ser fundador de una compañía valorada en 5.500 millones de dólares

No vemos mucho para atrás. Creemos que hay centenares de cosas más para para crear y para hacer en la región y nos sentimos apenas comenzando. Esto es mucho más grande que el grupo de fundadores. No estamos haciendo esto por el dinero, pues nos han ofrecido comprar Rappi muchas veces y nos podríamos ir a una playa de por vida. Y eso no es lo que nos mueve. Lo que nos mueve es tener una herramienta para, de verdad, crear impacto. Y lo que ojalá podamos mostrar es que esta nueva generación de emprendedores no mide su éxito como se medía antes por un saldo en una cuenta, por un patrimonio. Nosotros medimos nuestro éxito por la cantidad de vidas que estamos mejorando. Esto no es para hacerse ricos. Esto es para generar valor para devolvérselo a la sociedad y es la fórmula que necesitamos para progresar y para crecer nuestra economía. Tenemos que mostrarle a la sociedad que el emprendimiento es un motor de bienestar. Es muy loco, que haya sociedades en el mundo que no apoyen el emprendimiento o no les hagan barra a los empresarios. Son los que de verdad nos dan de comer a todos.

“No estamos haciendo esto por el dinero, pues nos han ofrecido comprar Rappi muchas veces y nos podríamos ir a una playa de por vida.”

Consejos para los nuevos emprendedores

Que entiendan en qué se están metiendo, porque no es fácil. Me imagino que hay gente que ve de afuera y dice esta equis empresa le pegó y creció. No. Uno no crece fácil. Todas las semanas en Rappi, desde hace seis años, estamos revisando proyecto por proyecto, iniciativa por iniciativa, qué tenemos que hacer para generar crecimiento y eso no va a parar. Entonces es mucho más duro de lo que se siente y se tiene que hacer por las buenas razones. Si no, no alcanza. Entonces ojalá los que comienzan a emprender lo hagan porque esa es su vocación y no por sacar un dinero rápido.

Riesgos en América Latina

China ha tomado todas las buenas decisiones en las últimas décadas y ha sacado a 800 millones de personas de la pobreza. Lo que ve unos desde es que están comenzando a tomar decisiones ya no tan buenas y están generando incertidumbre. Entonces hay miles de millones de dólares en inversiones que iban para allá y no tienen a donde ir. Y nosotros en Latinoamérica en vez de estarnos peinando, poniéndonos bonitos y organizándonos y dándole certidumbre al mundo de que creemos el progreso estamos peleándonos entre nosotros mientras hay niños todavía descalzos que nos necesitan como líderes para crear. Hay peleas políticas simplemente tontas porque objetivamente no se puede salir de pobres sin jugar las reglas del mercado: ser competitivos, crear industrias, traer inversión, dar certidumbre a esas inversiones. Entonces los políticos de la izquierda o de la derecha deberían estar haciéndose matar para atraer inversiones y darles en el futuro oportunidades a estos niños. Deberíamos estar discutiendo eso. Tenemos que crecer. La sociedad debería elegir gobernantes que nos crean oportunidades y punto. Es evidente cuáles naciones van por un buen camino y cuáles no. Ojalá nos acerquemos más a las que están en un buen camino.

“Y nosotros en Latinoamérica en vez de estarnos peinando, poniéndonos bonitos y organizándonos y dándole certidumbre al mundo de que creemos el progreso estamos peleándonos entre nosotros mientras hay niños todavía descalzos que nos necesitan como líderes para crear”

Las oportunidades de la región

Somos 650 millones y esa es nuestra oportunidad. Como región tenemos que volvernos competitivos. No es tan diferente un país que una compañía con sentido de crecimiento. Como lo hemos hecho nosotros, hay que escuchar el mercado. Tenemos que avisparnos un poquito y guiar a nuestros jóvenes a lo que de verdad necesita el mundo: aprender a programar, así yo tenga un sesgo al respecto. Debemos aprender inglés no solo para entendernos con el resto del mundo, sino con lo que pasa con la tecnología. En resumen, educarnos bien.

Le puede interesar: Sucesión, pandemia y política: entrevista exclusiva con Iván Duque

Ricardo Ávila

Ricardo Ávila

Colaborador de Bloomberg Línea. Fue director del diario económico Portafolio, en Colombia, y es analista senior del diario El Tiempo, de Bogotá.