Negocios

Negocios energéticos de Carlos Slim siguen creciendo

El empresario más rico de México ha diversificado su portafolio en proyectos de fuentes fósiles y energías renovables.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Ciudad de México — Aunque el mundo conoce al empresario Carlos Slim Helú por su imperio en la industria de telecomunicaciones y servicios, su portafolio energético sigue creciendo poco a poco en México y América Latina.

Con una fortuna US$64.500 millones según el Bloomberg Billionaires Index, el presidente vitalicio del conglomerado Grupo Carso está consolidando su negocio energético gracias a dos divisiones: Infraestructura y Construcción y Energía, las cuales representan el 27% de las ventas anuales que ascienden a MXN$94.684 millones.

La división de Infraestructura se enfoca en la construcción de plataformas petroleras, perforación de pozos, tanto petroleros como geotérmicos, además de otros equipos y servicios asociados.

Carso Energy se concentra en la exploración, producción, transporte y venta de hidrocarburos, además de proyectos de energía renovable.

Durante 2020, a pesar de la pandemia de Covid-19 que destruyó la demanda de energéticos a nivel mundial -y que golpeó sus ventas con un hundimiento de 7,6%-, la facturación del área de Energía creció 1.668% y la de Construcción e Infraestructura 25%.

En el primer semestre de 2021, Carso Energy reportó ganancias por MXN$ 972 millones gracias a la entrada en operación de un gasoducto en el norte del país, contratado por CFE, a partir de febrero.


“La estrategia de Carso Energy es seguir buscando oportunidades para participar en negocios de petróleo, gas natural, y energías alternasaprovechando las licitaciones y negocios derivados de la reforma energética”, declaró el consorcio en sus resultados financieros del segundo trimestre de 2021.

Slim y la política energética de AMLO

A pesar de los giros de 180 grados en la política energética del país entre este sexenio y el anterior, el empresario supo adaptarse y sus empresas siguieron sumando contratos con ambas administraciones.

Tras la aprobación de la reforma energética en 2013, que impulsó el expresidente Enrique Peña Nieto, Carso y la empresa estatal Comisión Federal de Electricidad (CFE) firmaron un contrato en 2015 para la construcción y operación del gasoducto Samalayuca-Sásabe por 25 años para transportar 479 millones de pies cúbicos diarios.

La llegada de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia complicó el arranque de este proyecto. En junio de 2019, la CFE, bajo la dirección del Manuel Bartlett Díaz, demandó a Carso Energy la anulación de cláusulas de fuerza mayor y eventos fortuitos que se traducían en pagos multimillonarios para CFE, aunque no usara la infraestructura.

Tras meses de negociaciones, ambas partes acordaron aumentar la capacidad de transporte de gas y el ducto entró en operación durante febrero de este año.

“En los objetivos que tiene este gobierno, creo que todos hemos estado 100% de acuerdo”, declaró Slim durante la conferencia matutina en la que se anunció la renegociación, el 27 de agosto de 2019.

Slim también participó en las subastas petroleras con Carso Energy donde obtuvo dos contratos de exploración para dos bloques terrestres en 2017, tras el fin del monopolio estatal que duró 75 años.

López Obrador criticó en septiembre la evolución de los contratos petroleros por la falta de inversión y pocos resultados, incluso dijo que algunos podrían cancelarse, sin detallar cuáles.

El empresario mexicano trabajó con López Obrador desde sus días como Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, durante la revitalización del Centro Histórico de la capital.

Tras la cancelación del aeropuerto en Texcoco en 2019, en el que Slim mantenía inversiones —y que incluso dijo que esa obra era la “única alternativa”—, hoy sus empresas han recibido nuevos contratos durante la administración del Gobierno que lo canceló.

Más contratos

En octubre de 2019, dos meses después de la renegociación para el transporte de gas, Pemex, bajo la dirección de Octavio Romero Oropeza, adjudicó parte de un contrato para construir dos plataformas marinas por MXN$ 1.442 millones y US$ 69,8 millones.

En abril de 2020, Carso también ganó la licitación para construir el Tramo 2 del Tren Maya, una de las tres megaobras de AMLO en este sexenio, por MXN$18.553 millones.

El 8 de septiembre, una filial de Grupo Carso ganó un contrato por US$196 millones para perforar y terminar pozos de Pemex.

“El resultado nos fue favorable”, dijo el holding en un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

“Carlos Slim es muy institucional, respetuoso, cree en el país, está invirtiendo en México y no va a tener ningún obstáculo porque lo que necesitamos es que haya inversión en el país porque, si hay inversión, hay empleos, si hay empleos hay bienestar, si hay bienestar hay paz, hay tranquilidad en México”, declaró el político tabasqueño en abril de este año.

Le puede interesar: “El crédito del FMI respaldará la política social”: Presidente de Costa Rica

Arturo  Solís

Arturo Solís

Soy periodista mexicano con más de 7 años de experiencia, especializado en energía y negocios. Trabajé como reportero y coeditor para Forbes México. Estudié Comunicación y Periodismo en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).