PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Actualidad

Ricardo López Murphy: Los heterodoxos en JxC son un ‘componente del pasado’

En una entrevista exclusiva con Bloomberg Línea, el candidato a diputado nacional por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires sostuvo que el Gobierno no tiene margen para postergar un ajuste hasta 2023.

Candidato a diputado nacional por Juntos por el Cambio.
23 de septiembre, 2021 | 06:00 am
Tiempo de lectura: 12 minutos

Buenos Aires — Ricardo López Murphy ocupará en noviembre el cuarto lugar en la lista de candidatos de Juntos por el Cambio para la Cámara baja en la Ciudad de Buenos Aires.

El ex ministro de Economía, de corte liberal, se ganó ese lugar gracias a un desempeño en las PASO del 12 de septiembre que superó todas las expectativas. Fue votado por 196.320 porteños, u 11% de las 1.777.562 personas que acudieron a las urnas ese domingo.

PUBLICIDAD

Ese resultado, que se aproximó al 13,66% cosechado por el libertario, Javier Milei, refleja que en Argentina ya “no hay espacio” para políticas económicas heterodoxas.

Es como si usted se para después de la caída del Muro de Berlín en Alemania Oriental y dice, qué hacemos, ¿estatizamos? No se puede”, afirma.

PUBLICIDAD

En ese sentido, para el candidato, el grueso de la política comenzaría a girar a favor de recetas ortodoxas de ajuste económico ya desde este verano.


La siguiente conversación fue editada por motivos de extensión y claridad.

Creció el voto en contra del status quo, pero de manera polarizada en esta elección: la izquierda y los liberales hicieron una elección histórica. ¿Cómo cree que continuará esa tendencia en noviembre?

PUBLICIDAD

Tiendo a creer que se va a repetir el resultado en términos gruesos.

“Argentina tiene una situación extremadamente delicada y va a tener que normalizar una crisis muy profunda que lleva muchos años”.

Ricardo López Murphy

¿Cree que va a retener los votos que recibió en las PASO, o que podría perder votos, que irían hacia Javier Milei?

PUBLICIDAD

Hay alguna fracción que va a estar en ese dilema, por supuesto se va a hacer preguntas. La pregunta no es solo el 2021, es el 2023, qué va a ser esa fuerza en el 2023. ¿Va a venir a integrar la coalición alternativa al kirchnerismo o va a dividir las fuerzas no kirchneristas y facilitar el desempeño del kirchnerismo? Pero hay mucha gente que va a votar, que no votó [en septiembre] y eso creo yo que va a ser la clave de la elección.

¿Tiene una orientación política en particular ese electorado que no votó?

PUBLICIDAD

No me animaría a dar un juicio terminante. Yo creo que una parte grande de ese electorado va a venir a la coalición opositora.

Como referente del liberalismo dentro de Juntos por el Cambio: ¿Cree que como fuerza política JxC está girando hacia una postura más económicamente ortodoxa, o no?

PUBLICIDAD

No hay alternativa. Argentina tiene una situación extremadamente delicada y va a tener que normalizar una crisis muy profunda que lleva muchos años, de descalabro macroeconómico, de descalabro fiscal, externo, la deuda, la inflación, la acumulación de capital. Cuando usted está en esos descalabros no tiene más remedio que ir a una solución clásica, y la solución clásica es crecer en base a exportación, crecer en base a inversión, aumentar la capitalización de la economía, aumentar el capital humano de la sociedad, aumentar la productividad. Eso la forma más fácil de hacerlo es siguiendo las recetas clásicas.

Pregunto porque en los últimos dos años Juntos por el Cambio votó y promovió la Ley de Alquileres, un impuesto a las Tarjetas de Crédito y un impuesto a las Leliq, entre otros.

PUBLICIDAD

Bueno, yo he estado en contra de todas esas decisiones.

Pero en su mayoría, como fuerza política, Juntos por el Cambio las acompañó. ¿Cómo se siente en esa puja en el partido?

Yo creo que con más impuestos no se sale. Es verdad que parte de eso surgió a partir del saqueo de las finanzas de la Ciudad por parte del gobierno nacional, cosa que también hay que corregir. Yo tengo ahí alguna iniciativa de devolver impuestos de carácter, que cobra hoy, se coparticipan, a su dueño natural que son las provincias y la Ciudad de Buenos Aires.

¿Y siente que con el espacio de Milei, de Espert, van a consensuar votaciones en el Congreso?

A mí me parece que todos van a tender a ese programa que yo le digo que no le veo escape.

Si Juntos por el Cambio vuelve al poder en el 2023, ¿qué tipo de país le tocaría agarrar. Y si hace falta un ajuste, ¿se puede postergar ese ajuste hasta el 2023?

No, no se va a postergar, se va a tener que hacer ahora.

¿Qué es ahora?

Este gobierno. Lo va a hacer de una manera ordenada o de una manera desordenada. A veces las cosas ocurren porque se le va el problema de control. Pero yo espero que sean inteligentes y lo hagan ordenadamente. Es decir, al menos no veo cómo funcionamos sin un acuerdo con los organismos multilaterales y el Club de París. No veo cómo ese acuerdo sea posible sin un plan de ordenamiento macroeconómico, de las regulaciones cambiarias, digamos, cómo nos parecemos a Uruguay rápidamente. Eso es lo que tenemos que hacer. Yo tengo algunas ideas que harían más fácil que todo esto se traduzca en una reanudación del crecimiento y de la propensión a invertir en la Argentina que es lo que necesitamos desesperadamente.

¿Podría esperarse que prime la postura más ortodoxa de Guzmán en estos últimos dos años de mandato de Fernández?

Lo que es crucial son estos dos meses que vienen. Si usted descalabra la situación en estos dos meses para tratar de recuperar votos invirtiendo dinero, uf, ahí se pone todo muy complicado. Y todos los diarios que dicen que van por ese camino. No sé si es cierto, pero bueno, va a tener que resolver este problema.

Pero el déficit fiscal primario en la primera mitad del 2021 fue de menos de 1 punto. ¿No tienen margen como para aumentar lo que no gastaron en el primer semestre ahora?

A ver, si usted sube el gasto fuerte ahora, ¿cómo converge a un equilibrio el año que viene?

Las consultoras privadas estiman un déficit fiscal primario de entre 3,5 y 4%. ¿En cuánto debería terminar el año para ordenar las cuentas públicas?

Bueno, eso implica una tasa de inflación altísima ¿no? O sea, como la que tenemos. E implica que para el año que viene usted deja un residual muy, muy complicado, ¿no?

¿Más inflación que este año, el año que viene?

Bueno, yo todavía no he podido descifrar qué es lo que van a hacer. Si van a hacer una fiesta de acá al 14 de noviembre, póngale la firma a ese problema.

¿A qué le dará prioridad este gobierno, a las elecciones o al repunte económico en los próximos dos años?

Ellos tienen el problema de las elecciones, y tienen el problema de gobernar los próximos dos años. Ser ordenados en estos dos meses les facilita los dos años que vienen. Ser desordenamos les complica enormemente los dos años que vienen. Pero bueno, esos son los dilemas que van a tener que enfrentar. Cómo lo van a resolver, lo vamos a saber en las próximas semanas. Escucho disparates todos los días, pero no sé si los van a hacer.

Si hay una convocatoria a la oposición a dialogar y a consensuar, ¿Juntos por el Cambio participaría?

La primera cosa en la que tienen que participar es en la discusión del presupuesto. El presupuesto tiene que ser un presupuesto sensato, tiene que ser consistente con las dificultades que sufrimos, que no pueden agudizar el problema inflacionario, el desorden macroeconómico, poner en situación más crítica las cuentas externas. Hagamos una cuenta fácil: para estabilizar Argentina en el 2022 tendría que bajar el déficit al 1,5%, ir al 0% en el 2023, ir al superávit primario del 1% en el 2024. Si hacen una locura ahora eso no se va a poder hacer.

Ver más: Marina Dal Poggetto: ‘El FMI no nos va a soltar la mano como en el 2001′

¿Cuáles son los principales riesgos de seguir tomando deuda en pesos?

Que usted tenga una crisis financiera y bancaria, como ya tuvimos varias en el pasado.

¿Y por qué desde el gobierno desestiman ese planteo, y dicen que es seguro tomar deuda en pesos, pero no en dólares?

Todos los gobiernos que tuvieron esas crisis lo desestimaban hasta que ocurrió.

¿Y cómo se produciría esa crisis?

Bueno, normalmente cuando usted llena de bonos los bancos y las compañías de seguros, la desconfianza sobre los activos es muy grande. Entonces hay que tener cuidado con esas cosas. Las deudas en pesos son más costosas que las deudas en dólares, porque usted tiene que pagar la tasa de dólares más el riesgo país más el riesgo de devaluación. Entonces, si usted llena el sistema de una deuda cara, usted pone en crisis a toda la economía.

¿Y está el riesgo también de tener que cumplir los vencimientos de esa deuda emitiendo más?

Ese es uno de los riesgos que usted puede tener que puede generar lo que llevó a las grandes crisis inflacionarias argentinas. La sustitución de la deuda por emisión monetaria es un escenario catastrófico.

¿Cree que habrá una devaluación en el verano?

Yo creo que el atraso cambiario se acumuló. Recuerde que Fábrega, el ex presidente del Banco Central de Cristina Fernández de Kirchner, dijo que después de la elección iban a devaluar, no sé, 20% para compensar el retraso. No sé cómo lo van a hacer ni qué van a hacer, pero digo, eso es lo que ellos están diciendo.

¿Cuáles son los principales componentes del plan económico que usted propone para empezar a sanar la economía argentina, desde su rol en el Congreso?

Esa discusión va a estar en el verano. O sea, en el [plan a] 10 años que se va a negociar con los organismos multilaterales va a haber un programa de convergencia fiscal y monetaria que cree las condiciones para la estabilización. Deberá haber un programa de normalización de las cuentas externas, y un programa de normalización estructural de las políticas fiscales, porque una cosa es el corto plazo y otra cosa son las deudas que se acumulan y se devengan a ritmo extravagante en el Estado argentino. Habrá que tomar medidas para facilitar y movilizar a todos los actores económicos. Tenemos mucha gente en la informalidad, mucha gente desempleada. Hay que ponerlos a trabajar a todos ellos, para eso hay que invertir. Esa es la clave para el futuro. Y para invertir hay que dar certidumbres. Hay que dar un programa de largo plazo. Primero quiero entender qué es lo que va a hacer el gobierno, porque las ideas del Frente de Todos tienen que ser el punto de partida.

“Argentina tiene un espacio formidable de desarrollos si va por el lado sensato”.

Ricardo López Murphy

¿Qué lecciones dejó la experiencia de Macri?

Subestimar la gravedad del problema fue el principal error. La herencia catastrófica, que no pudieron explicar adecuadamente, y al no poder explicar la herencia es muy difícil que el programa sea razonable. Si usted dice use los problemas son menores, usted hace programas menores. Si usted dice tengo una catástrofe, tiene que hacer un programa mayor.

¿Algo más?

Sí, que las oportunidades que tenemos son muy grandes si actuamos con racionalidad. Porque tenemos recursos mal usados, desde que compramos el gas a cinco veces lo que nos cuesta producirlo. Una irracionalidad inexplicable. Tenemos 500 veces nuestro consumo sin usar. Esto nos da un potencial inmenso en materia de petroquímica, química pesada, química fertilizante. Eso nos da un potencial enorme en términos de granos, kilos de carne. Hay una cadena de valor enorme en las industrias del conocimiento, en la manufactura, en la minería, en la cadena del turismo. Argentina tiene un espacio formidable de desarrollos si va por el lado sensato.

¿Cómo está hoy el diálogo con el espacio de Milei y Espert. ¿Tiene contacto regular o no?

Yo siempre tuve buena relación con ellos. Con Espert tengo mucho contacto porque mucha gente nuestra ha colaborado con él en la provincia de Buenos Aires. Con Milei no he hablado los últimos meses pero bueno, ya se dará la ocasión. Yo lo saludé después de su buena elección. Usted sabe que yo me muevo como un caballero, así que voy a seguir actuando de esa manera.

“Ha sido muy afectada nuestra institucionalidad, porque ahí estuvo el argumento de que no había sido nombrado por la voluntad popular sino por ella.”

Ricardo López Murphy, respecto a la crisis política que protagonizó el Gobierno en la semana posterior a las PASO.

Una crítica que Milei deslizó hacia la lista que quedaría para noviembre de Juntos por el Cambio es que, aparte de usted, está completada por perfiles más heterodoxos, en sus palabras, más alineados con el ‘socialismo’. ¿Cómo reacciona a esa crítica?

Eso puede haber sido el componente del pasado. No hay espacio para eso. Esta es una sociedad que tiene un Estado inmenso que no puede financiar, con un déficit de 40.000 millones de dólares, que actúa como una bomba neutrónica sobre las posibilidades de los argentinos. Eso tiene que cambiar. No veo cómo usted hace para ir para el lado más colectivista. Así que el peso de las ideas que he desarrollado van a ser centrales en la coalición gigantesca que integro. Porque no hay otro camino. No hay espacio para otra cosa con ese déficit de 40.000 millones de dólares, con la pobreza que tenemos, con el desempleo que tenemos, con la informalidad que tenemos, con las bajas exportaciones que tenemos, con la brecha cambiaria que tenemos. Es como si usted se para después de la caída del Muro de Berlín en Alemania Oriental y dice qué hacemos, ¿estatizamos? No se puede, no hay espacio para eso.

¿Se puede decir que otra lección que dejó la experiencia de Macri es que no alcanza con el cambio de expectativa, sino que hay que hacer los deberes y corregir los desajustes fiscales antes de pensar que se va a invertir más en el país?

Analíticamente el déficit es anti inversión. ¿El déficit qué es? Desahorro. Si usted financia el déficit no puede financiar la inversión. O sea, véalo como un problema aritmético, matemático. O sea, si usted tiene déficit qué significa, desahorro. Si usted se lleva el ahorro para financiar el déficit dónde va a venir la inversión. Yo propongo un modelo muy expansivo de inversión.

¿Cómo queda parado institucionalmente el Gobierno y la credibilidad de Alberto Fernández después de la crisis política que vimos después de las PASO?

Ha sido muy afectada la república y eso nos daña a todos. Ha sido muy afectada nuestra institucionalidad, porque ahí estuvo el argumento de que no había sido nombrado por la voluntad popular sino por ella. Estuvieron los insultos de los miembros distinguidos de la bancada oficialista. Todo eso ha hecho mucho daño al país.

En lo económico, ¿cuáles son los riesgos principales de una aceleración del gasto público y de la emisión monetaria en el corto plazo?

Tenés una aceleración de inflación, que va a pasar en varios meses, y que una vez que empiece va a ser muy difícil reducirla. Vas a tener una pérdida de reservas, y vas a tener fuga de recursos. Una visión cada vez más negativa del país. Ninguna de esas medidas tiene una lógica sostenible en el largo plazo. Es una lógica populista en la que chocan los planetas: el mañana no existe.

¿Le servirá para revertir el margen de la derrota?

Yo creo que no, que la lectura de la sociedad va a ser negativa. Va a ser muy fácil percibir el costo enorme que esto tiene para adelante. La gente se da cuenta que es un disparate.

Le puede interesar: EN EXCLUSIVA - Martín Tetaz: ‘no habrá margen para el gradualismo’ en 2023

PUBLICIDAD