Actualidad

CFO de Huawei es liberada en Canadá tras acuerdo con fiscales de EE.UU.

Meng dijo que ella, sus abogados y representantes no dirán nada que contradiga la Declaración de Hechos de los fiscales sobre el caso por el cual se encontraba detenida en Canadá desde 2018.

La CFO de Huawei, Meng Wanzhou.
Por Chris Strohm
24 de septiembre, 2021 | 11:24 AM

Bloomberg — La ejecutiva de Huawei Technologies Co. Meng Wanzhou y el Departamento de Justicia de Estados Unidos han llegado a un acuerdo para resolver los cargos penales en su contra un avance en un caso que elevó las tensiones entre China, Canadá y Estados Unidos.

En una comparecencia por vídeo, Meng, de 49 años, se declaró inocente en un tribunal de Brooklyn el viernes. Los abogados del gobierno estadounidense dijeron que aplazarán el enjuiciamiento en el asunto y desestimarán los cargos por completo para el 1 de diciembre de 2022 si Meng cumple con los términos del acuerdo. También pedirán a las autoridades canadienses que la liberen.

Fiscales federales en Brooklyn, Nueva York, dijeron al juez estadounidense que preside el caso de Meng que comparecerán en el tribunal el viernes por la tarde para “abordar con este tribunal una resolución de los cargos contra la acusada.”

Poco después, una corte canadiense puso fin al caso que contemplaba su extradición a Estados Unidos. Podría ya estar haciendo las valijas: cuando en mayo del 2020 tuvo su primera oportunidad de ser liberada, un avión de China Southern Airlines fue puesto a disposición para devolverla a China si la decisión de la corte era favorable.

PUBLICIDAD

La directora financiera de Huawei (CFO) fue detenida en Vancouver en diciembre de 2018 acusada de violar sanciones impuestas por Estados Unidos. Su detención desencadenó una crisis diplomática y medidas comerciales de represalia por parte de Pekín, que lo ha calificado como un ataque por motivos políticos contra una de sus principales campeonas tecnológicas. Meng ha pasado los últimos años luchando contra la extradición a Estados Unidos.

China ha vinculado frecuentemente el caso de Meng con el de los ciudadanos canadienses encarcelados Michael Spavor y Michael Kovrig. Los dos Michaels, como se les conoce en Canadá, fueron detenidos en China pocos días después de la detención de Meng. Si el acuerdo con Meng va seguido de un acuerdo recíproco por parte de Pekín para liberarlos, representaría una victoria política para el primer ministro Justin Trudeau, pocos días después de unas elecciones nacionales en las que se enfrentó a duras críticas de los conservadores rivales por su gestión de las relaciones con Pekín.

Funcionarios de las embajadas de China en Washington y Ottawa no respondieron inmediatamente a las solicitudes de comentarios. Los portavoces de Huawei en Canadá tampoco respondieron a las solicitudes de comentarios.

PUBLICIDAD

Estados Unidos retirará su solicitud de extradición de Meng y “notificará rápidamente” a las autoridades canadienses sobre su liberación, dijo un abogado del gobierno en la audiencia.

Según los términos del acuerdo, Meng dijo que ella, sus abogados y representantes no dirán nada que contradiga la Declaración de Hechos de los fiscales sobre el caso. También aceptó que no dirá que su acuerdo con los fiscales se produjo sin saberlo o bajo coacción.

Los fiscales alegaron que Huawei y Meng mintieron a HSBC Holdings Plc sobre la relación de Huawei con una tercera empresa que hacía negocios en Irán, como parte de un plan para violar las sanciones comerciales de Estados Unidos a ese país. Meng fue acusada de hacer personalmente una presentación falsa en agosto de 2013 sobre esos vínculos.

Los fiscales estadounidenses subieron la apuesta el año pasado al añadir cargos de conspiración de crimen organizado contra Huawei. La empresa se ha declarado inocente.

El regreso de Meng representaría una victoria para el presidente chino Xi Jinping, que apuesta por una postura dura con países como Estados Unidos, Canadá y Australia para darle ganar en casa mientras se dirige a una reunión clave de liderazgo del Partido Comunista gobernante el próximo año.

La detención de Meng había alimentado el deterioro de los lazos entre Estados Unidos y China, aunque las relaciones han seguido agriándose tanto que no está claro hasta qué punto el anuncio del viernes mejorará realmente las cosas.

China había argumentado durante mucho tiempo que el caso estaba motivado políticamente o que Estados Unidos utilizaría a Meng como moneda de cambio para conseguir otras demandas. Esa sospecha pareció afirmarse en diciembre de 2018, cuando el entonces presidente Donald Trump dijo a Reuters en una entrevista que intervendría en los esfuerzos de Estados Unidos para extraditar a Meng si eso le ayudaba a alcanzar un acuerdo comercial.

PUBLICIDAD

Dadas las tensiones en torno al caso y la cantidad de otros asuntos sin resolver entre Estados Unidos y China, el acuerdo del viernes también estimuló la especulación de que era parte de algún acuerdo más amplio o que Estados Unidos obtuvo algo a cambio.

Meng, que había negado cualquier delito durante el proceso de extradición canadiense y había acusado a Estados Unidos de extralimitación, se había enfrentado a hasta 30 años de prisión si era condenada en Estados Unidos.

Presión de Trudeau

Mientras el caso de Meng parecía languidecer, la presión sobre el gobierno de Trudeau aumentaba. El mes pasado, un tribunal chino encarceló a Spavor durante 11 años por cargos de espionaje. Pero aunque esa decisión dejó la puerta abierta a la eventual deportación de Spavor, provocó más críticas internacionales.

Trudeau condenó el veredicto como “absolutamente inaceptable e injusto”, mientras que David Meale, el principal diplomático de Estados Unidos en Pekín, calificó el proceso de “intento descarado de utilizar a los seres humanos como herramienta de negociación”. En una declaración separada, el Secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, condenó la sentencia de Pekín y pidió la liberación inmediata de todas las personas detenidas “arbitrariamente” en China.

PUBLICIDAD

La condena de Spavor, junto con la de Kovrig -analista del International Crisis Group con sede en Hong Kong y ex diplomático canadiense- alimentó las críticas sobre la expansión de la “diplomacia de los rehenes”. China ha vinculado repetidamente los casos con el de Meng, y un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores dijo el año pasado que detener su extradición “podría abrir un espacio para resolver la situación de los dos canadienses.”

Los liberales de Trudeau ganaron un tercer mandato esta semana, pero el primer ministro no pudo recuperar el control mayoritario de la legislatura. La continuidad de la detención de los dos Michaels sigue siendo una cuestión central de política exterior para su gobierno.