Economía

Industria europea se doblega ante una agravada crisis energética

A medida que se acerca el invierno, la presión se intensifica, empujando a más ejecutivos a tomar decisiones difíciles sobre mantener abiertas las plantas.

Planta de Carbón en Polonia
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — La industria europea está siendo empujada más cerca del punto de ruptura a medida que la crisis energética de la región empeora día tras día.

Los precios de la energía y el gas están alcanzando récords nuevos casi a diario y algunas empresas con consumos energéticos muy elevados han cerrado temporalmente sus operaciones porque su funcionamiento se está volviendo demasiado caro. A medida que se acerca el invierno y los europeos comienzan a encender sus calentadores, la presión se intensifica, empujando a más ejecutivos a tomar decisiones difíciles sobre mantener abiertas las plantas.

Gas natural al alza

El productor de amoníaco SKW Steickstoffwerke Piesteritz GmbH se encuentra entre los que se han visto obligados a tomar medidas drásticas. La compañía alemana, que consume 640 gigavatios hora de gas natural cada año, equivalente a unos 50.000 hogares, dijo el martes que recortará la producción en un 20% para compensar el aumento de los precios del gas.

“No tiene sentido producir amoníaco con estos niveles de precios”, dijo el director ejecutivo Petr Cingr. “Se avecina un paro total de la producción si el gobierno no actúa”.

El miércoles, la Unión Europea emitió una nueva advertencia y dijo que anunciará medidas que incluyen recortes de impuestos y ayuda estatal que los gobiernos pueden usar para ayudar.

“Este choque de precios no puede subestimarse”, dijo el jefe de energía de la UE, Kadri Simson. “Si no se controla, se corre el riesgo de comprometer la recuperación de Europa”.

Esos comentarios se produjeron un día después de que el Grupo de Usuarios Intensivos de Energía del Reino Unido pidiera al gobierno que implementara medidas de emergencia o enfrentara el cierre de empresas este invierno.

La poderosa energía

La crisis que atraviesa la región es el resultado de una escasez de oferta combinada con un estallido de la demanda tras la pandemia de Covid-19. La crisis amenaza con frenar el repunte económico al aumentar los costos de la energía en los negocios y en los hogares, lo que eleva la inflación a máximos de varios años.

Muchas empresas están tratando de incrementar su eficiencia energética, pero las ganancias se ven abrumadas por la magnitud del aumento de los costos. El daño será mayor si la crisis evoluciona de un choque de precios a una escasez y más industrias tienen que dar el paso dramático de apagar el interruptor.

Ver más: Precios de energía en Europa reducen ganancias tras llegar a récord por la crisis

Incluso existe el riesgo de que los gobiernos intervengan directamente, como ha sucedido en China. Eso podría implicar restricciones en el consumo de energía industrial para conservar la escasez de suministros y mantener los hogares con calefacción durante el invierno, especialmente en Navidad.

Los futuros del gas holandés subieron hasta un 22,4% el miércoles después de cerrar con una alza de 20% el martes. El índice de referencia equivalente del Reino Unido subió hasta 27,6%.

“Es realmente aterrador”, dijo Carsten Rolle , jefe del departamento de energía de la asociación de la industria BDI de Alemania. “La subida de precios te marea”.

El mes pasado, CF Industries Holding Inc., un importante fabricante de fertilizantes, detuvo las operaciones en dos plantas del Reino Unido, citando como causa los altos precios del gas natural. La austriaca Borealis AG y la empresa química noruega Yara International ASA también han reducido su producción .

Estas medidas afectarán a otras industrias, como la agrícola, lo que aumentará la presión sobre los precios de los alimentos. Los cierres más generalizados afectarían el crecimiento económico y pondrían en riesgo los puestos de trabajo.

Presión en los precios

Las opciones para aliviar los picos parecen ser limitadas. Por el lado de la oferta, no se espera mucho alivio por parte de los principales productores de gas natural, que han frenado los flujos para sus propias necesidades internas.

Cuanto más se prolongue la crisis, mayores serán las probabilidades de que se produzca una escasez total de suministros.

El gigante alemán BASF SE ya se está preparando para eso y dice que ha asegurado contratos de largo plazo con una variedad de proveedores de gas para evitar ser golpeado por una crisis de algún proveedor. La instalación de la empresa en Ludwigshafen, la mayor planta química de Europa, ha sido designada como “sistémicamente relevante” por el operador de la red de Alemania, lo que significa que su suministro de electricidad no se cortaría para proteger el suministro público.

El impacto de los precios récord del gas, la electricidad y el carbón ha sido mayor en los pequeños y medianos productores industriales, que tienen menos opciones de protección financiera y están más expuestos a la volatilidad.

Muchas de las empresas más pequeñas de Alemania, ya afectadas por los cierres a causa del Covid-19, decidieron no asegurar el suministro de energía de largo plazo a principios de este año y no pueden ponerse al día actualmente porque los precios del gas son muy altos, según Andreas Loeschel, profesor de economía de la Universidad Ruhr-Bochum.

“Depende mucho del lado de la demanda de la ecuación”, dijo, refiriéndose al potencial de que llegue un invierno más frío de lo esperado. “Se están acumulando una serie de eventos poco probables que causan una situación que nunca antes habíamos visto”.


--Con la ayuda de Christopher Sell .