Mercados

Joven candidato busca enterrar el ‘milagro’ neoliberal en Chile

Gabriel Boric lidera las encuestas de cara a las presidenciales en ese país. Qué piensa y qué dice el candidato de la izquierda chilena.

Gabriel Boric, de la izquierda chilena, lidera las encuestas presidenciales de Chile.
Por Eduardo Thomson, Valentina Fuentes, Matthew Malinowski y Ethan Bronner
06 de octubre, 2021 | 12:35 PM

Bloomberg — Una tarde de agosto, Gabriel Boric se sentó en un banco al aire libre, escuchando y tomando notas. Una chaqueta ligera cubría los tatuajes de sus antebrazos, pero su espesa barba y su abundante cabello revuelto lo delataban como el manifestante estudiantil agitado que era hace un tiempo cercano. En un barrio obrero de Santiago, la capital de Chile, representaba la vanguardia de un movimiento político de izquierdas en pleno auge.

A sus 35 años, Boric se ha convertido en el principal candidato a la presidencia de Chile. Su ascenso, que forma parte de un cambio más amplio hacia la izquierda en toda América Latina, está sacudiendo a las empresas internacionales y a las compañías de inversión, que durante mucho tiempo han favorecido a Chile como la economía en desarrollo más favorable al mercado del mundo.

Uno de los votantes que acudió a ver a Boric ese día se quejó de las largas esperas y la mala atención en los hospitales públicos. Boric, que puede ser muy reservado, bajó la mirada, recogiendo sus pensamientos. Luego los soltó, como el vapor de una tetera. “Esto tiene que llenarnos de rabia”, dijo, apretando el puño. “Y transformar esa rabia en acción”.

PUBLICIDAD

La rabia ayuda a explicar por qué Boric se sitúa sistemáticamente a la cabeza de las encuestas entre los siete candidatos que compiten por dirigir Chile. Es rabia por la desigualdad, como se desprende de las banderas del Partido Comunista que ondean cerca en solidaridad con su movimiento, el Frente Amplio. Como su nombre indica, la rabia también deriva de algo más grande, un creciente cambio generacional en las actitudes culturales sobre el género y la sexualidad, junto con las opiniones económicas sobre la riqueza y los impuestos.

Las decisiones políticas de los 19 millones de habitantes de Chile (un país con un producto interior bruto de US$253.000 millones, aproximadamente el tamaño de Carolina del Sur) tienen una influencia enorme en el comercio mundial. Durante medio siglo, Chile ha sido el ejemplo de cómo el libre mercado puede estimular el crecimiento y sacar a la gente de la pobreza, un enfoque que a veces se describe como neoliberalismo, un término que la izquierda tiende a lanzar como epíteto.

El clima favorable para las empresas en Chile se remonta a la década de 1970, cuando el dictador general Augusto Pinochet redujo las barreras comerciales y recortó la regulación para estimular la inversión extranjera. A medida que Chile se acercaba a la democracia después de 1990, los tribunales documentaron la tortura, las ejecuciones extrajudiciales y otros abusos de los derechos humanos bajo el mandato de Pinochet. Sin embargo, su enfoque económico sobrevivió a líderes y partidos de todas las tendencias políticas.

PUBLICIDAD
Chile está superando a las principales economías 
Previsión de crecimiento del PIB real para 2021, encuesta de Bloomberg a economistas*.dfd

Muchos economistas atribuyen a estas políticas pro-mercado lo que se ha llamado el Milagro Chileno. Chile tiene la calificación crediticia más alta de América Latina y atrae más inversión extranjera directa como porcentaje del PIB que potencias como Brasil y México. El Banco Central de Chile prevé que la economía crezca este año hasta un 11,5%, más que cualquier país desarrollado o emergente analizado por Bloomberg. Chile es el mayor productor de cobre del mundo y un importante proveedor de litio, esencial para los teléfonos inteligentes y los autos eléctricos. Entre 1990 y 2000, los ingresos medios se duplicaron, la pobreza se redujo a la mitad y el mercado de valores del país se multiplicó por catorce.

Los resultados de las inversiones recientes han sido menos robustos, en parte debido al aumento de los costes de producción del cobre. En los barrios deprimidos, donde los perros callejeros luchan por las sobras junto a los talleres de reparación de neumáticos, la historia de éxito de Chile puede parecer una broma cruel. A pesar de años de crecimiento económico constante, el país tiene una de las mayores diferencias entre ricos y pobres entre las naciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), cuyos miembros son 38 democracias con economías de mercado. En otras palabras, gran parte de Chile se ha beneficiado poco de su condición de favorito de los inversores. Ahora, Boric y su movimiento argumentan que no ha habido, en cierto sentido, ningún cambio en el tejido económico del país desde la dictadura.

A finales de 2019, las manifestaciones callejeras estallaron por un pequeño aumento de los precios del transporte público. Los participantes destrozaron las principales estaciones de metro y exigieron cambios en las prioridades nacionales, incluyendo el tratamiento de los grupos indígenas, la distribución del agua y la gestión de las pensiones.

La pandemia de Covid-19 expuso e intensificó aún más la desigualdad social. En mayo, el país votó a los representantes que reescribirán su constitución, legado de la dictadura de Pinochet. Los elegidos para la tarea se inclinan fuertemente hacia la izquierda.

Hoy, en un cambio radical, Boric se presenta para suceder a un pilar del neoliberalismo: el multimillonario conservador Sebastián Piñera, un economista educado en Harvard que hizo su fortuna con las tarjetas de crédito y las aerolíneas.

Seguidores de Gabriel Boric celebran la victoria en las primarias chilenas el pasado 18 de julio del 2021. dfd

Una nueva generación, que se desmarca de las visiones culturales tradicionales del país, domina el discurso público. En el acto de campaña de agosto, un votante que dijo ser transgénero describió la violencia y la discriminación en el trabajo y en el hogar. Boric relató una conversación que había mantenido con un poeta y ensayista chileno gay que denunciaba las restricciones de una sociedad que discriminaba a personas como él.

PUBLICIDAD

Uno de los rivales más cercanos de Boric, el candidato de centro-derecha Sebastián Sichel, es, como Boric, joven y tatuado. El abogado, de 44 años, se opone a cambiar el orden económico actual. Pero Sichel está a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo y de aumentar las ayudas a los pobres.

La coalición de Boric denuncia la desigualdad económica y apoya la fluidez de género, las industrias ecológicas, los derechos de las minorías y la creación de un Estado de impuestos y gastos en el que las fuerzas del mercado dejen de ser veneradas. Como ha dicho Boric en más de una ocasión, “si Chile fue la cuna del neoliberalismo, también será su tumba”.

Con casi 660 millones de habitantes y varias docenas de países, América Latina no se puede clasificar fácilmente. Pero hay patrones, y ha oscilado en oleadas de izquierda a derecha.

PUBLICIDAD

Hace dos décadas, lo que suele describirse como una marea rosa llevó al poder a izquierdistas como Hugo Chávez en Venezuela y Luiz Inácio Lula da Silva en Brasil. Lula, en particular, parecía ofrecer un modelo alternativo de desarrollo, alimentado por el auge de los precios de las materias primas y un mayor gasto social. Al igual que el enfoque basado en el mercado, sacó a decenas de millones de personas de la pobreza.

Ahora parece estar en marcha otra marea rosa. Una razón probable: La derecha tuvo la mala suerte de estar en el poder cuando Covid-19 aplastó el sistema sanitario de la región y mató a más de un millón de personas. América Latina tiene el 8% de la población mundial y el 20% de las muertes. En 2020, la riqueza de los hogares latinoamericanos por adulto cayó un 11,4%, más que en cualquier otra región del mundo, según Credit Suisse Group AG.

PUBLICIDAD

La actual marea rosa llegó primero a Perú. Pedro Castillo, un maestro rural y activista sindical de un partido marxista, pasó por encima del candidato pro-empresarial con una promesa de campaña de “no más pobres en un país rico”. Los inversores salieron corriendo, y la moneda peruana se desplomó más que ninguna otra, excepto la de Afganistán.

Colombia tiene elecciones el próximo año. Su presidente, Iván Duque, no puede volver a presentarse debido a los límites de su mandato y es profundamente impopular, lo que supone un reto para el sucesor de su partido. El izquierdista Gustavo Petro, que promete una “economía verde”, lidera las encuestas.

En Brasil, se espera que el presidente Jair Bolsonaro, un populista de derechas, se enfrente a un duro desafío del expresidente Lula, de la anterior ola de izquierdas. El vencedor de esta ronda se enfrentará a un reto más duro que el de hace 15 años debido a las arcas vacías y a las mayores deudas del gobierno.

PUBLICIDAD

Algunos analistas rechazan el concepto de marea rosa, diciendo que reduce las complejidades de los países con sus propias historias. “Boric es claramente un producto de circunstancias muy particulares en Chile”, dice Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano, una organización política con sede en Washington que promueve la democracia y la equidad social en América Latina y el Caribe. “Cualquier comparación con otros líderes es difícil. No creo que se acerque especialmente a Castillo en Perú”.

Gran parte de lo que propone Boric no es totalmente diferente del enfoque de muchas socialdemocracias europeas o incluso de lo que los demócratas defienden en Estados Unidos. Dice que redistribuiría la riqueza para luchar contra la pobreza e impulsaría los derechos de los trabajadores, como la imposición de semanas laborales más cortas y la promoción de la negociación colectiva.

Boric pide que se aumenten los impuestos a las grandes fortunas y rentas y que se tome medidas contra la evasión fiscal. También ha propuesto una tasa sobre los cánones mineros e “impuestos verdes” sobre los combustibles y las emisiones industriales. En general, subiría los impuestos, en porcentaje del PIB, hasta el 29,5% desde el 21% en la próxima década. Esto se acercaría a la media del 34% de los países de la OCDE, y sería 5 puntos porcentuales más alto que en Estados Unidos.

PUBLICIDAD

“Necesitamos un nuevo modelo de desarrollo”, dice Boric durante una entrevista de 45 minutos vía Zoom en agosto, “donde la creación de riqueza no se limite a la extracción, la distribución de la riqueza no se base en el goteo”.

Beatriz Sánchez, periodista y excandidata presidencial del Frente Amplio, dice que Boric representa un retorno a los valores de Salvador Allende, el primer presidente socialista de Chile, elegido en 1970 y derrocado por el golpe militar liderado por Pinochet tres años después. “Allende es alguien que marca un camino de cambio y justicia social para Boric y el Frente Amplio”, afirma.

Esta comparación con Allende, que nacionalizó la industria del cobre, alarma a algunas empresas, que ya se están retirando. Pensemos en Lundin Mining Corp., una empresa que cotiza en bolsa con sede en Toronto y que opera en todo el mundo. Después de gastar US$1.000 millones en la modernización de sus operaciones de cobre en Chile, Lundin se está absteniendo de hacer más.

“Vamos a esperar y ver antes de invertir demasiado dinero, y estoy seguro de que todos los demás están haciendo lo mismo”, dice el presidente Lukas Lundin. “Si hay demasiada incertidumbre en el próximo año, año y medio, obviamente no apretaremos el botón”.

El gigante minero y petrolero australiano BHP Group Plc posee tres minas de cobre en Chile, incluida Escondida, la mayor del mundo. El ejecutivo de BHP, Carlos Ávila, ha testificado en el Senado en contra de los nuevos royalties mineros propuestos por varios legisladores de izquierdas, un enfoque que Boric apoya firmemente. Ávila dijo que los gravámenes desbaratarían los proyectos y la minería chilena sería menos competitiva.

Inmobiliaria Oriente, una empresa inmobiliaria de propiedad familiar, detuvo dos proyectos residenciales y un centro comercial en el norte de Chile y dejó en suspenso un centro comercial en Santiago. El presidente ejecutivo, Javier Chadud, afirma que los planes de Boric “pueden afectar al entorno de inversión local y dificultar la búsqueda de nuevas oportunidades y clientes”.

Wall Street también está temblando. En junio, los analistas de UBS AG recomendaron a los inversores que redujeran su exposición a las acciones chilenas antes de las elecciones de noviembre. En septiembre, Bank of America Corp. sugirió no tener ninguna participación. Guido Chamorro, gestor de carteras de Pictet Asset Management en Londres, especializado en deuda de mercados emergentes, dijo que la mejor calificación crediticia de Chile en la región (una sola A de S&P Global Ratings) podría estar en peligro. Los nuevos impuestos a la minería de un gobierno de izquierda, dice, “erosionarían el sentimiento internacional positivo de larga data que se ha construido durante muchos años”.

Por qué importan los inversores
Capitalización bursátil de las naciones a finales de 2020 como porcentaje del PIB de 2020 
El tamaño del círculo corresponde al valor de la capitalización bursátil ( US$250).dfd

Boric creció en la Patagonia, en el extremo sur de Chile, una zona escarpada y azotada por el viento, donde se crían ovejas y hay glaciares. Un tatuaje en uno de sus antebrazos representa “un faro solitario” situado “entre los mares tormentosos y misteriosos de la Patagonia austral”, escribió una vez en Instagram. “Allí voy a vivir algún día. Pero por ahora, vive conmigo”. Su invocación a la periferia del país, más que a la capital, ha aumentado su atractivo como un outsider (extranjero) sin miedo a enfrentarse a la élite urbana adinerada. Su padre, que apoya a los demócratas cristianos de centro-izquierda, es ingeniero químico. Boric estudió derecho en Santiago. Mientras ayudaba a liderar las protestas estudiantiles por el costo y la calidad de la educación, fue elegido presidente de la federación de estudiantes.

Boric, que no está casado, vive en un apartamento de Santiago, rodeado de estanterías y libros muy gastados, al estilo de los estudiantes de posgrado. Esos volúmenes, sobre todo obras de ciencia política y literatura, dejaron huella en un político que se describe como “parte de una tradición de la izquierda latinoamericana”. Cita a Álvaro García Linera, sociólogo marxista y exvicepresidente de Bolivia, a menudo descrito como uno de los principales intelectuales de ese país. También tiene influencias europeas, como el marxista italiano Antonio Gramsci, conocido por sus teorías sobre cómo la clase capitalista se mantiene en el poder a través de la hegemonía cultural y no de la violencia. Boric, que habla inglés con fluidez, lee libros de historia sobre el estado de bienestar británico y a veces suena tanto a socialdemócrata del norte de Europa como a incendiario latinoamericano.

En su opinión, la sociedad tiene dos opciones: remediar la desigualdad o caer en el caos o la extinción. “Nos salvaremos juntos o nos hundiremos por separado”, dice. “La crisis climática es la mejor prueba de ello, al igual que la pandemia”.

Entre los aliados naturales de Boric se encuentran los trabajadores de los supermercados que están en huelga en una importante cadena de tiendas de comestibles, exigiendo mejores salarios y cobertura sanitaria. “El hecho de que se haya tomado el tiempo de hablar de la huelga, de llamar la atención sobre lo que ocurre en el norte, significa que es muy humano. Eso significa que, sí, tiene el potencial de ser un gran presidente”, dice Priscilla Fernández, una funcionaria del sindicato. También cuenta con el apoyo de los académicos. “No se puede crear una nueva sociedad sin cambiar el modelo económico”, dice Manuel Antonio Garretón, sociólogo chileno.

Pero los banqueros, los empresarios e incluso algunos exfuncionarios de la izquierda se oponen. Sergio Lehmann, economista jefe del Banco de Crédito e Inversiones de Santiago, afirma que los planes de Boric podrían reducir la tasa de crecimiento económico anual a largo plazo a cerca del 1%, desde el 2,5%. René Cortázar, exministro bajo las presidencias de centro-izquierda de Michelle Bachelet y Patricio Aylwin, dice que los mayores impuestos ahuyentarán a los inversores.

“Ni los inversionistas extranjeros ni los nacionales están obligados a traer sus recursos a Chile”, escribió Cortázar en el diario El Mercurio. “Cuando deciden dónde poner su dinero, analizan las reglas del juego de cada país para ver dónde es más conveniente ir”.

En una entrevista, Sichel, el opositor de centroderecha de Boric, califica tanto el populismo como las propuestas de revisión del modelo económico del país como “cánceres” que pretende extirpar. También ha condenado la conducta de los manifestantes callejeros, a los que Boric apoya. “No hay que renunciar a una de las principales obligaciones del gobierno, que es mantener el orden y controlar la violencia”, dice.

Ninguno de los dos candidatos encarna los extremos de Chile. Exministro de Desarrollo Social del presidente Piñera, Sichel se presenta como independiente, aunque representando a la coalición de derecha de Piñera, Chile Podemos Más.

Además de apoyar el matrimonio gay, Sichel, al igual que Boric, ataca la tradición de secretismo cultural de Chile que ha perjudicado durante mucho tiempo a los más desfavorecidos. En una decisión inusual para un político en Chile, ha hablado abiertamente de sus propias luchas. Fue criado por una madre soltera, que quedó embarazada a los 17 años de un padre que los repudió. En una columna de la revista Sábado, escribió sobre los problemas psiquiátricos y el alcoholismo de su madre y sobre cómo vivía a veces sin agua ni electricidad. A finales de los 20 años, Sichel buscó a su padre y lo conoció. En una encuesta realizada esta semana, Sichel cayó al puesto número 3, detrás de José Antonio Kast, del Partido Republicano de derecha.

Por su parte, Boric derrotó a un comunista y busca distanciarse de las políticas socialistas de Nicolás Maduro, el presidente de Venezuela. En su opinión, son autoritarias y sólo benefician a los aliados del gobierno. También quiere tranquilizar a los inversores internacionales.

“Aquellos que estén dispuestos a seguir un modelo de desarrollo ambientalmente sostenible, con buenas prácticas laborales y que genere transferencia de tecnología y una distribución más justa de la riqueza serán más que bienvenidos”, dice.

Boric reconoce la preocupación de los empresarios de que su victoria pueda perjudicar la inversión en Chile, dañando la economía. “Por supuesto, estoy preocupado”, dice. “Pero creo que todo el mundo entiende, incluso los inversores, que si tienes una sociedad rota, no hay expectativas de tener inversiones a largo plazo. Se pierde la fe pública, y acabas matando a la gallina de los huevos de oro”. Si gana, tendrá que resolver el enigma de combatir la desigualdad sin acabar con el milagro chileno.

PUBLICIDAD