Medio Oriente

Gobernante de Dubai ordenó hackear teléfono de princesa distanciada con Pegasus

La pareja ha estado peleando por el bienestar de sus hijos después de que la princesa volara con ellos a Reino Unido en 2019. El jeque Mohammed está “dispuesto a utilizar el brazo del estado para lograr lo que considera correcto”, escribió un juez británico en su fallo al respecto.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — El gobernante de Dubai, el jeque Mohammed bin Rashid Al Maktoum, ordenó hackear los teléfonos de su esposa, de la que está separado, utilizando el controvertido software espía Pegasus, dictaminó un tribunal de Londres.

La vigilancia de la princesa Haya Bint al-Hussein mediante la tecnología de NSO Group Ltd. se llevó a cabo con la “autoridad expresa o implícita” del jeque Mohammed, dijo el juez Andrew McFarlane en una sentencia hecha pública el miércoles. La pareja ha estado peleando por el bienestar de sus hijos después de que la princesa volara con ellos a Reino Unido en 2019.

El jeque Mohammed está “dispuesto a utilizar el brazo del estado para lograr lo que considera correcto”, escribió McFarlane en su fallo del miércoles. “Ha acosado e intimidado a la madre tanto antes de su partida a Inglaterra como desde entonces”, dijo el juez, y “está dispuesto a consentir que quienes actúan en su nombre lo hagan ilegalmente en Reino Unido”.

El jeque Mohammed negó las acusaciones en una declaración a Bloomberg. El caso se refiere a “supuestas operaciones de seguridad del estado” y “no era apropiado para mí” aportar pruebas sobre asuntos tan delicados, dijo.

Ver más: Twitch, de Amazon, sufre hackeo; expuestos código fuente y pagos a creadores

“Por lo tanto, las conclusiones se basan inevitablemente en una imagen incompleta” y también se basan en pruebas “que no se me han proporcionado ni a mí ni a mis acompañantes”, dijo el jeque. “Por lo tanto, mantengo que se hicieron de manera injusta”.

Los abogados de la princesa Haya no quisieron hacer comentarios.

Las sentencias de uno de los jueces más veteranos de Gran Bretaña se suman al bochorno al que se enfrenta la familia real de Dubai. McFarlane dictaminó a principios del año pasado que el jeque Mohammed llevó a cabo una campaña destinada a “intimidar y atemorizar” a su distanciada esposa.

El software de NSO se ha encontrado en teléfonos pertenecientes a periodistas y activistas, y grupos de derechos humanos acusan a la empresa israelí de utilizar la tecnología para espiar las conversaciones y rastrear los mensajes. La firma dice que su producto se vende solo a agencias de inteligencia y de aplicación de la ley de gobiernos examinados.

Un documento de NSO publicado anteriormente por investigadores de seguridad describe a Pegasus como una herramienta que puede “extraer información valiosa de forma remota y encubierta de prácticamente cualquier dispositivo móvil”.

Según el documento, puede instalarse en un teléfono engañando a la persona a la que se dirige para que haga clic en un enlace, o forzando al teléfono a descargar la herramienta de espionaje sin ninguna interacción del usuario, generalmente explotando las vulnerabilidades de seguridad en el dispositivo.

Ver más: Apple corrige falla de seguridad que podría permitir a hackers apoderarse de los teléfonos

El jeque Mohammed había declarado que era difícil ver cómo las acusaciones de hackeo suponían una “diferencia sustancial” en la cuestión del contacto con sus hijos, según McFarlane.

El juez dijo en la sentencia del miércoles que consideraba que el asunto era de la “máxima gravedad”, afirmando que podía tener un profundo impacto en su capacidad para confiar al jeque cualquier cosa que no fueran los “acuerdos más mínimos y seguros” para el contacto con sus hijos.

En una sentencia separada, el juez también dijo que los agentes que actuaban para el jeque habían intentado comprar una finca de 30 millones de libras (US$40,7 millones) junto a la propiedad de la princesa al oeste de Londres. El juez dijo que la princesa temía, con razón, que el jeque pudiera utilizar la finca en un intento de secuestrar a los niños ofreciendo un centro de transporte para un helicóptero.

La policía, dijo, ha recibido copias de las órdenes judiciales que impiden el secuestro.

Con la asistencia de Ryan Gallagher y Katharine Gemmell.