Tecnología

Plan de Apple para autos: iPhone para controlar aire acondicionado, asientos y más

La iniciativa, conocida como ‘IronHeart’, está aún en una fase inicial y requerirá la cooperación de fabricantes de automóviles.

Un iPhone 13 pro, de Apple.
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Apple Inc., cuya interfaz CarPlay es utilizada por millones de automovilistas para controlar la música, obtener direcciones y hacer llamadas telefónicas, busca ampliar su alcance dentro de los autos.

La empresa está trabajando en una tecnología que permitiría acceder a funciones como el sistema de climatización, el velocímetro, la radio y los asientos, según personas con conocimiento de los planes. La iniciativa, conocida internamente como “IronHeart”, aún se encuentra en sus primeras etapas y requerirá la cooperación de fabricantes de automóviles.

El trabajo pone de relieve la idea de que los automóviles podrían ser una importante fuente de ingresos para el gigante tecnológico, incluso sin vender un vehículo. Si bien los planes de un automóvil de Apple se han enfrentado a contratiempos, incluida la deserción de ejecutivos clave este año, la compañía ha seguido avanzando con CarPlay. Este permite a los clientes vincular sus iPhones con un vehículo para gestionar las llamadas funciones de infoentretenimiento. Siete años después de su lanzamiento, la mayoría de los principales fabricantes de automóviles ofrecen CarPlay.

Ver más: Ford contrata al jefe del proyecto de autos de Apple

IronHeart llevaría CarPlay un paso más allá. El sistema basado en el iPhone podría acceder a una serie de controles, sensores y configuraciones, dijeron las personas, que pidieron no ser identificadas porque el proyecto es secreto.

Esto incluye:

  • Lecturas de temperatura y humedad interior y exterior
  • Zonas de temperatura, ventiladores y sistemas de descongelación
  • Ajustes de altavoces de sonido envolvente, ecualizadores, tweeters, subwoofers y atenuación y balance
  • Asientos y apoyabrazos
  • Los grupos de instrumentos de velocímetro, tacómetro y combustible

Un portavoz de Apple declinó comentar sobre los planes automovilísticos de la empresa con sede en Cupertino, California.

Al obtener acceso a los controles y los instrumentos, Apple podría convertir CarPlay en una interfaz que podría abarcar casi todo el automóvil. Los datos también podrían ser utilizados por Apple o terceros para crear nuevos tipos de aplicaciones o agregar funciones a las ya existentes.

Algunos usuarios de Apple se han quejado de la necesidad de cambiar entre CarPlay y el sistema integrado de un automóvil para administrar los principales controles. Esta iniciativa aliviaría este problema.

El esfuerzo sería similar al enfoque de Apple para la tecnología de la salud y el hogar. La compañía ofrece una aplicación en el iPhone que puede acceder a y agregar datos de dispositivos de salud externos utilizando su protocolo HealthKit. La aplicación Home, por su parte, utiliza el sistema HomeKit de Apple para controlar aparatos inteligentes, como termostatos, cámaras de seguridad y cerraduras de puertas.

IronHeart representaría el mayor impulso de Apple en materia de automóviles desde que se lanzó CarPlay en 2014, pero podría no ser un éxito entre los fabricantes de autos, que podrían ser reacios a ceder el control de funciones clave a Apple. Si bien CarPlay está actualmente en más de 600 modelos de autos, otras iniciativas de Apple lanzadas en los últimos años han tardado más en ser aceptadas por los fabricantes de automóviles.

En 2015, Apple empezó a permitir a los fabricantes de automóviles crear aplicaciones de terceros para CarPlay que pudieran acceder a la radio, el GPS y los controles de climatización del auto. En 2019, empezó a admitir CarPlay en pantallas secundarias del auto. Un año más tarde, anunció CarKey, una función para desbloquear un auto con un iPhone o Apple Watch, y el enrutamiento de vehículos eléctricos: la capacidad de que el iPhone detecte cuándo está conectado a un vehículo eléctrico y proporcione información sobre el cargador en la vista de mapas.

Pero los fabricantes de automóviles se han resistido a añadir estas mejoras. Las aplicaciones de climatización y radio sólo son compatibles con algunos autos. Y la función de rutas para vehículos eléctricos no está disponible en ningún vehículo que se esté comercializando actualmente. La ampliación de la pantalla de CarPlay solo es compatible con algunas marcas, como BMW y Volkswagen, y CarKey solo está en algunos BMW.

Durante algún tiempo, Apple también permitió a su asistente de voz Siri intervenir en determinadas funciones del auto, permitiéndole cambiar las fuentes de audio y las emisoras de radio, mover los asientos y manejar los ajustes de la climatización. Pero esas funciones, que dependían de la compatibilidad con aplicaciones de los fabricantes de automóviles, fueron eliminadas en iOS 15, la última versión del sistema operativo del iPhone, según un mensaje enviado a los desarrolladores en julio. En última instancia, Apple podría retrasar o incluso cancelar las funciones de IronHeart si no resultan lo suficientemente prometedoras.

Algunos fabricantes, como Tesla Inc., han dejado de lado los esfuerzos de Apple y Google en materia de automóviles y han optado por crear sus propios ecosistemas de infoentretenimiento de próxima generación. Ford Motor Co. también quiere ser más ambicioso. Recientemente ha contratado a Doug Field, antiguo ingeniero jefe de Tesla y director del proyecto de autos de Apple, para que trabaje en su tecnología para automóviles.

Aun así, los fabricantes de automóviles se arriesgan a irritar a los fans del iPhone centrándose en sus propios sistemas incompatibles. Y eso puede hacer que, en última instancia, un mayor número de ellos se incline a adoptar la tecnología de Apple. También pueden optar por implementar las funciones de diferentes maneras según el auto. En algunos vehículos, Apple podría obtener el control de los controles de la climatización, mientras que otros sólo podrían ofrecer acceso a los altavoces.

Para Apple, el proyecto podría proporcionar información útil para sus esfuerzos por construir un coche autónomo. Sin embargo, la compañía no recopilaría los datos del usuario o del coche como parte de la iniciativa.

Tras la marcha de Field, la empresa nombró al jefe de software de Apple Watch y Health, Kevin Lynch, como jefe del proyecto de coches. Probablemente falten años para que se fabrique un coche de verdad, si es que llega a producirse, pero Apple tiene a varios exvicepresidentes de Tesla y al exejecutivo de autos eléctricos de BMW, Ulrich Kranz, trabajando en el proyecto.

Lograr una presencia más sólida en el área de los automóviles también podría mantener al iPhone presente en la numerosas partes de la vida cotidiana de los clientes. Si el dispositivo se encarga de más tareas (como usar un auto, pagar la compra, mostrar un documento de identidad o abrir la puerta de casa) da a los consumidores otra razón para seguir siendo usuarios del iPhone.

Ver más: Lo más destacado de la presentación del iPhone 13 y otros productos de Apple

Así, es más probable compren modelos más nuevos y se alejen de los teléfonos de la competencia. Incluso con el impulso de Apple en nuevas áreas, el iPhone sigue siendo la mayor fuente de ingresos de la empresa, ya que representa alrededor de la mitad de las ventas, o casi US$138.000 millones el año pasado.