Estilo de vida

Cameo de un auto en una película de James Bond puede aumentar su valor en 1.000%

Analistas de Hagerty llegaron a la cifra final al convertir los precios utilizando los tipos de cambio del momento y comparándolos con el valor de la Hagerty Price Guide para el mismo auto de ese año.

007
Por Hannah Elliott
10 de octubre, 2021 | 12:44 PM
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — El 8 de octubre, Daniel Craig hizo su última aparición como James Bond en la 25ª entrega de la franquicia, No Time to Die (Sin tiempo para morir en español).

Craig, en el papel de Bond, no sólo conduce su emblemático Aston Martin, aunque habrá varios de ellos, incluido el icónico DB5. También aparecen en la película un Maserati Quattroporte, un Land Rover Defender y un Toyota Land Cruiser Prado.

Estos modelos se venden a unos US$100.000, US$50.000 y US$60.000, respectivamente, aunque los que se utilizan en la película probablemente valgan más, mucho más, según los analistas de Hagerty, que compararon el valor de los autos utilizados en las películas de James Bond con el precio medio de venta de los mismos modelos.

PUBLICIDAD

El Bonus Bond

La propiedad de un auto importante por parte de una celebridad no suele contribuir a aumentar su valor. Sólo los nombres más importantes, como los de Elvis Presley o Marilyn Monroe, pueden aumentar su valor, dice Jonathan Klinger, vicepresidente de cultura automovilística de Hagerty.

Pero un papel en una película de Bond añade, de media, más de un 1.000% al valor de un auto en comparación con los que no aparecen. Los analistas de Hagerty llegaron a la cifra final a convertir los precios utilizando los tipos de cambio del momento y comparándolos con el valor de la Hagerty Price Guide (Guía de Precios Hagerty en español) para el mismo auto de ese año.

El Lotus Esprit S1 blanco de 1977 que apareció en La espía que me amó, bajo el apodo de “Wet Nellie”, es el auto Bond más valioso en comparación con su homólogo de producción en serie. Elon Musk compró el deportivo de dos puertas por 616.000 libras (US$839.000) en una subasta de RM Sotheby’s en 2013 en Londres, un 4.908% más que su valor estándar de Hagerty, de 12.300 libras. Aquel Lotus de fabricación británica era un atrezo cinematográfico glorificado, ya que carecía de ruedas y solo aparecía en las escenas subacuáticas. Hoy en día, un Lotus Serie 1 similar (con ruedas) puede adquirirse por US$30.000.

PUBLICIDAD

Ver más: Elogios a película de James Bond dan esperanza de regreso a las salas de cine

Un auto estadounidense ocupa el segundo puesto en cuanto al mayor aumento de valor respecto a sus homólogos: El AMC Hornet de 1974 que apareció en El hombre de la pistola de oro se vendió por 89.105 libras en 2017 en una subasta de RM Sotheby’s en Auburn, Indiana. En comparación con el precio del auto en 1974 (5.200 libras), el que hizo el famoso sacacorchos “Astro Spiral” con Roger Moore al mando se revalorizó un 1.614%. Bring a Trailer lo vende por unos US$12.000.

Otra estrella estadounidense, el Mercury Cougar XR7 de 1969 que la condesa Teresa di Vicenzo, también conocida como Tracy Bond, conducía en Al servicio secreto de su Majestad, también ha subido de valor. El año pasado se vendió por 365.500 libras en una venta de Bonhams en Londres. Esto supone un aumento del 559% sobre el valor estándar de 55.500 libras de un Cougar de la época.

Rule Britannia

En general, las marcas británicas son las que más valor adquieren cuando se relacionan con las películas Bond. Un Land Rover se encuentra tercero en la lista: Se trata del Land Rover Defender 110 Double Cab SVX de 2014 que aparece en 007: Spectre. “Es tan genial como el paisaje austriaco congelado donde se filmó”, escribió John Mayhead, de Hagerty, en el informe de valoración.

En 2018, Bonhams lo vendió por 365.000 libras, casi un 940% más que el valor de un Defender 110 estándar en el momento de su debut. Hoy en día, uno estándar cuesta 35.000 libras.

También está el famosísimo Aston Martin DB5 de 1965 de Operación Trueno y 007 contra Goldfinger. Según Hagerty, fue uno de los dos autos de este tipo comprados por Eon Productions para el lanzamiento de Operación Trueno y luego convertido a la especificación “Q Branch” de 007 contra Goldfinger para una gira promocional por Estados Unidos. Anunciado como el auto icónico de Bond, el DB5 se vendió en una subasta de RM Sotheby’s en 2019 por 4,67 millones de libras, un 759% más que un DB5 estándar.

PUBLICIDAD

Ver más: Rolls-Royce dejará de fabricar autos de combustión interna a finales de la década

He aquí el giro: un DB5 similar que había sido utilizado como coche de acrobacias en GoldenEye: el regreso del agente 007 se vendió en 2018, pero se llevó solo 1,96 millones de libras en la subasta, es decir, tres veces el valor ya considerable de un modelo estándar. “En este caso, la procedencia lo era todo”, dice Mayhead.

Otros autos Aston Martin de las películas de Bond ganaron mucho valor, aunque no tanto como los coches que están más arriba en esta lista. Simplemente, los Aston Martin de este calibre siempre han valido mucho. Un Aston Martin DBS V12 de 2008 de 007: Quantum se revalorizó un 245% cuando se vendió por 241.250 libras en una venta de Christie’s en 2012 (Esto se compara con un valor estándar de 70.000 libras). Un Aston Martin DBS-6 de 1969 de Al servicio secreto de su Majestad el que aparecía con el Cougar XR7 y el coche de boda personal de James Bond se vendió por 8.991 libras en 1978, un 182% más que su valor estándar de 3.050 libras.

Incluso con ese sobreprecio, el coche era un buen negocio. El comprador, Sigi Zidziunas, dijo a ABC News en su momento que negoció para conseguirlo incluso por menos: “Se anunciaba en el periódico como un ex-auto de película, pero no me lo creí porque, sin ánimo de ofender, ¿quién cree a los vendedores de autos usados?”.

PUBLICIDAD