Putin sugirió esta semana que Rusia podría ayudar a aliviar los problemas energéticos de la Unión Europea.
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Europa está inmersa en una plena crisis energética, pero hay dos personas que parecen disfrutarla: El presidente ruso Vladimir Putin y el primer ministro húngaro Viktor Orban. Les encantaría aprovechar esta oportunidad de caos y ansiedad para imponer sus propios modelos a la Unión Europea a escondidas. La UE debe ver a través de estas maniobras y resistir.

La crisis tiene muchas causas, lo que la hace confusa y, por lo tanto, atractiva para los demagogos empeñados en difundir FUD: miedo, incertidumbre y duda. Durante meses, se ha especulado que un factor detrás de los precios más altos de la gasolina puede ser la táctica de Putin, entrenado por la KGB, de canalizar menos gas ruso de lo habitual a Europa occidental (aunque todavía lo suficiente para satisfacer los contratos existentes) y por lo tanto dejar reservas anormalmente bajas a medida que se acerca el invierno.

PUBLICIDAD

¿Por qué querría Putin hacer eso? Nord Stream 2 es la respuesta obvia. Es un gasoducto respaldado por el monopolio estatal ruso del gas, Gazprom PJSC, que conecta a Rusia directamente con Alemania bajo el Mar Báltico. La conexión está terminada, pero aún no está en funcionamiento porque la UE aún no ha concedido los permisos necesarios. También se ha retrasado por preocupaciones geopolíticas: EE.UU., Polonia, Ucrania y muchos otros países lo ven como una estrategia rusa para eludir Europa del Este, quizás con la intención de cortar el gas que fluye a través de los gasoductos existentes allí.

Vaya sorpresa cuando Putin sugirió esta semana, de manera tan espontánea y magnánima, que Rusia podría ayudar a aliviar los problemas energéticos de la UE. Sus secuaces añadieron provechosamente que la manera de hacerlo sería que la UE diera luz verde ahora mismo al bombeo de gas a través del Nord Stream 2.

PUBLICIDAD

Orban, de Hungría, afronta la crisis energética desde un ángulo diferente. Ha sido durante mucho tiempo el bete noir (víctima interna) de la UE, utilizando a Bruselas como un fantasma para su propaganda populista, nativista y antiliberal en casa. También ha estado obstruyendo los principales esfuerzos políticos de la UE, incluido su llamado Pacto Verde, que tiene como objetivo hacer que la UE sea neutra en carbono para 2050.

El instrumento político central del Pacto Verde es el Sistema de Comercio de Emisiones de la UE, que limita el carbono que los distintos sectores industriales pueden emitir y luego permite a las empresas comprar o vender sus permisos. Para alcanzar el objetivo de la neutralidad del carbono, este sistema debe expandirse para cubrir toda la economía, y el límite debe disminuir, haciendo que el precio del carbono sea cada vez más alto.

PUBLICIDAD

A Orban no le gusta eso, así que esta semana vinculó ese precio europeo del carbono con la actual crisis energética, culpando de hecho a Bruselas de fabricar la crisis. Desechemos el Pacto Verde, insinuó. Recibió un rechazo inmediato, pero también sabe que varios otros estados miembros están abiertos a su mensaje.

Europa cometería un error desastroso al complacer a Putin u Orban en sus juegos cínicos. Los reguladores de la UE tienen razón en estar preocupados por Nord Stream 2, porque tiene como objetivo conferir a Gazprom (y por lo tanto a Moscú) precisamente el tipo de poder de mercado que las leyes europeas están destinadas a prevenir. Además, los temores geopolíticos de que Putin utilice el oleoducto para chantajear a Europa del Este son reales.

PUBLICIDAD

En cuanto al Pacto Verde y su precio del carbono, es la mejor oportunidad del continente, y posiblemente del mundo, para luchar contra el cambio climático. Debe reforzarse y acelerarse, no reducirse ni frenarse, con la esperanza de que otros países lo emulen a su debido tiempo. Y sí, eso significa que los precios de la energía, altos y a veces volátiles, nos acompañarán en el futuro inmediato.

Es cierto que mi consejo es de poca ayuda para los líderes europeos que buscan a tientas una respuesta adecuada a la crisis actual. Los mayores costes de calefacción, electricidad y gasolina afectarán más a los europeos pobres. Si no se hace nada, todo el continente podría enfrentarse a las secuelas invernales de las protestas de los “chalecos amarillos” que sacudieron a Francia en 2018, cuando los ciudadanos se amotinaron contra el aumento de los precios del combustible.

PUBLICIDAD

Si es necesario, que los gobiernos de la UE den a la gente dinero en efectivo para complementar sus presupuestos, como los cheques de estímulo que algunos países entregaron durante la pandemia. Esto incluso podría convertirse en un mecanismo permanente, como lo han imaginado durante mucho tiempo los defensores de una Renta Básica Universal.

Pero la UE debe evitar hacer cosas imprudentes y equivocadas por el simple hecho de hacer algo. Ni Putin ni Orban se preocupan por los mejores intereses de Europa. Una crisis energética ya es bastante mala. No hace falta agravarla con otras.