Subasta de ganado argentino abandona la ciudad de Buenos Aires tras 120 años

Los llamados a cerrar el mercado de Liniers surgieron por primera vez en la década de 1990, lo que dio inicio a un proceso lento y tortuoso que se vio empañado por un revés tras otro.

Mercado de carne en Argentina
Por Jonathan Gilbert
12 de octubre, 2021 | 12:12 PM

Bloomberg — Los ganaderos, los comerciantes de ganado y los gauchos de Argentina, figuras emblemáticas en un país donde asar carne de res ha sido durante mucho tiempo un ritual sagrado, están siendo expulsados de Buenos Aires.

A finales de diciembre, el Mercado de Liniers, un extenso mercado de ganado al aire libre construido en 1901, celebrará su última subasta ante una multitud que seguramente no vea falta de ojos llorosos. Una nueva instalación, erigida en las pampas azotadas por el viento al suroeste de la ciudad lo sustituirá, marcando el fin de una era. “Es todo muy emotivo”, dice Ismael Frechero, un comprador de ganado que lleva cinco décadas recorriendo los corrales de Liniers

Para ser justos, el tiempo del mercado en la ciudad ya se había acabado.

Entre enormes montones de abono y los espantosos incidentes provocados por los camiones de transporte de ganado que circulan por las estrechas calles, las tensiones con los habitantes de la ciudad han ido en aumento. Una tarde reciente llegaron a un punto de ebullición, cuando una turba hambrienta obligó a un conductor a soltar una vaca y procedió a sacrificarla allí mismo, en la calle.

PUBLICIDAD

“Terminamos en un lugar donde se supone que no deberíamos estar”, dice Pablo Blasco, un comerciante de ganado de 45 años.

En realidad, Liniers nunca debió estar en Buenos Aires. En el momento de su construcción, estaba muy lejos de los límites de la ciudad. Pero la expansión urbana no tardó en envolverlo.

En la década de los 90 surgieron las primeras peticiones de cierre, iniciando un proceso lento y sinuoso que se vio empañado por un contratiempo tras otro.

PUBLICIDAD
Mercado de carne argentinodfd
El pastor Ángel González supervisa el ganado a caballo. "A más de uno se le saldrá una lágrima" cuando cierre Liniers, dijo González, de 62 años, que lleva cuatro décadas trabajando en el mercado y cuyos hijos también tienen trabajo allí. Fotógrafa: Anita Pouchard Serra/Bloombergdfd
Los compradores inspeccionan el ganado en las 84 hectáreas de Liniers, que es un trozo de la Argentina rural y tradicional dentro de los límites de una capital que se está modernizando. Fotógrafa: Anita Pouchard Serra/Bloombergdfd
Mercado de Carne en Buenos Airesdfd
Mercado de Liniersdfd

Ver más: La UE presenta un paquete de 1.000 millones de euros para Afganistán

Quienes dirigen el mercado esperan que el traslado a la ciudad de Cañuelas ayude a impulsar el negocio. Muchos ganaderos han comenzado a cerrar tratos directamente con los mataderos para evitar pagar las exorbitantes tarifas requeridas para enviar su ganado hasta la ciudad. Aún así, incluso hoy, Liniers es el mercado de ganado dominante en un país que, a pesar de las recientes caídas, sigue siendo uno de los principales consumidores y exportadores de carne de res. Unas 8.000 vacas pasan por su anillo de subasta en un día normal.

La nueva instalación, un reluciente monumento a la ganadería moderna construido con un costo de US$20 millones, parece estar a un mundo de distancia del anterior.

Mercado de carne de Canuelasdfd
Nuevo mercado argentinodfd

En Liniers, los corrales de ganado fueron tallados de madera y los pisos de tierra; en Cañuelas, es todo acero y ladrillo. En Liniers, las transacciones se escribían en lápiz y papel; en Cañuelas, se documentarán digitalmente. Incluso hay nuevas pautas de seguridad en Cañuelas para los comerciantes y gauchos a caballo: se terminaron las tradicionales boinas de algodón y los suaves zapatos sin cordones de alpargata; en su lugar, se recomienda encarecidamente usar cascos y botas resistentes.

Ver más: México y Colombia enfrentan presión para acelerar alzas de tasas

Frechero, de 70 años, se está preparando para la mudanza. “Imagínense: hay personas que han venido de niños, han hecho el servicio militar, han vuelto al mercado, se han casado mientras trabajaba aquí y han tenido familias”. Pero, dice, “tenemos que adaptarnos”.

Le puede interesar: La lista de las 500 personas más influyentes en América Latina