Tecnología

Apple recortaría meta de producción de iPhone debido a escasez de chips

La compañía espera fabricar hasta 10 millones de iPhones menos de lo previsto.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Es probable que Apple Inc. reduzca sus objetivos de producción del iPhone 13 previstos para 2021 en hasta 10 millones de unidades, debido a que la prolongada escasez de chips está golpeando a su producto estrella, según personas con conocimiento del asunto.

La compañía esperaba producir 90 millones de nuevos modelos de iPhone en los últimos tres meses del año, pero ahora está diciendo a sus socios fabricantes que el total será menor porque Broadcom Inc. y Texas Instruments Inc. están luchando para entregar suficientes componentes, dijeron las personas, que pidieron no ser identificadas porque la situación es privada.

El gigante tecnológico es uno de los mayores compradores de chips del mundo y marca el ritmo anual de la cadena de suministro de productos electrónicos. Pero incluso con su gran poder de compra, Apple está lidiando con las mismas interrupciones de suministro que han causado estragos en las industrias de todo el mundo. Los principales fabricantes de chips han advertido que la demanda seguirá superando a la oferta a lo largo del año que viene y potencialmente más allá.

Apple adquiere piezas para pantallas de Texas Instruments, mientras que Broadcom es su proveedor de componentes inalámbricos desde hace tiempo. Un chip de TI que escasea para los iPhones más recientes está relacionado con la alimentación de la pantalla OLED. Apple también se enfrenta a la escasez de componentes de otros proveedores.

Ver más: Plan de Apple para autos: iPhone para controlar aire acondicionado, asientos y más

Los representantes de Apple y TI no quisieron hacer comentarios. Broadcom no respondió a una solicitud de comentarios.

Las acciones de Apple cayeron hasta un 1,6% a US$139,27 en las últimas operaciones después de que Bloomberg informara de la noticia. Las acciones habían subido un 6,6% este año hasta el cierre del martes. Broadcom y TI también cayeron en operaciones posteriores.

La escasez ya ha afectado la capacidad de Apple para enviar nuevos modelos a los clientes. El iPhone 13 Pro y el iPhone 13 Pro Max salieron a la venta en septiembre, pero los pedidos no se entregarán desde el sitio web de Apple hasta dentro de un mes. Y los nuevos dispositivos aparecen como “actualmente no disponibles” para recogerlos en varias de las tiendas minoristas de la compañía. Los operadores asociados a Apple también están sufriendo retrasos en los envíos.

Los pedidos actuales están programados para ser enviados a mediados de noviembre, por lo que Apple aún podría hacer llegar los nuevos iPhones a los consumidores a tiempo para la crucial temporada festiva. Se espera que en el último trimestre del año se registren las mejores ventas de Apple hasta la fecha, generando ingresos por US$120.000 millones. Esto supondría un aumento del 7% respecto del año anterior, y más dinero del que Apple ganó en todo un año hace una década.

Los problemas de Apple demuestran que incluso el rey del mundo de la tecnología no es inmune a la escasez mundial, agravada por la pandemia de Covid-19. Además de enfrentarse a la escasa disponibilidad del iPhone, la empresa ha tenido problemas para fabricar una cantidad suficiente del Apple Watch Series 7 y otros productos.

A principios de este año, Apple advirtió que se enfrentaría a limitaciones de suministro del iPhone y el iPad durante el trimestre que terminó en septiembre. La empresa con sede en Cupertino, California, citó entonces la escasez mundial de chips. Ese periodo incluía alrededor de una semana y media de ingresos del iPhone 13.

Broadcom no tiene fábricas propias importantes y depende de fabricantes de chips contratados como Taiwan Semiconductor Manufacturing Co. para armar sus productos. Texas Instruments fabrica algunos chips en sus instalaciones, pero también recurre a fabricantes externos. Esto significa que forman parte de una lucha cada vez más difícil por asegurar la capacidad de producción en TSMC y otras fundiciones. Apple es un cliente de TSMC, de hecho, es el mayor de la compañía. Apple recurre a este fabricante para fabricar sus procesadores de la serie A, pero por ahora no parecen estar amenazados por la escasez.

Ver más: Apple anunció la fecha del lanzamiento de su nueva MacBook Pro

Hay indicios de que la escasez de chips está empeorando. Los plazos de entrega del sector (el tiempo que transcurre entre la realización de un pedido de semiconductores y la recepción del producto) aumentaron por noveno mes consecutivo hasta alcanzar un promedio de 21,7 semanas en septiembre, según Susquehanna Financial Group.

Para ayudar a desenredar la cadena de suministro, el Departamento de Comercio de EE.UU. está pidiendo a los fabricantes mundiales de chips que respondan a una serie de cuestionarios antes del 8 de noviembre, pero ese esfuerzo se enfrenta a la resistencia de los legisladores y los ejecutivos de Taiwán y Corea del Sur.

La secretaria de Comercio estadounidense, Gina Raimondo, tuiteó a principios de esta semana una propuesta de plan de US$52.000 millones para apoyar la fabricación de chips en EE.UU. El primer ministro japonés, Fumio Kishida, también dijo que trabajaría para establecer una base de producción de chips en su país.

Por otra parte, una prolongada crisis energética en China podría aumentar los dolores de cabeza del fabricante del iPhone. El proveedor de Apple, TPK Holding Co., dijo la semana pasada que las filiales de la provincia de Fujian, en el sureste de China, están modificando su calendario de producción debido a las restricciones energéticas del gobierno local. Esto ocurre menos de dos semanas después de que el ensamblador del iPhone, Pegatron Corp., adoptara medidas de ahorro de energía en medio de las restricciones energéticas impuestas por el gobierno.

-Con la asistencia Mark Gurman y Ian King.