Mercados

Pequeños rivales de Robinhood desafían a reguladores, ofrecen juegos y premios

La Comisión de Bolsa y Valores de EE. UU. ha denunciado las desventajas de los sistemas de recompensa y problemas de comportamiento en la industria.

Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Entre las muchas quejas que hay sobre Robinhood Markets Inc. en la era de la pandemia, un ataque pareció quedarse: la aplicación de la empresa de corretaje estaba haciendo que las transacciones fueran demasiado fáciles y divertidas. Para los críticos de la compañía, la mala noticia es que ahora hay un grupo de empresas que ofrecen aún más trucos y obsequios a los posibles inversores.

En los últimos meses, incluso cuando Robinhood se despojó de su famoso gráfico de confeti y se enfrentó a una audiencia en el Congreso, sus rivales más pequeños se apoyaron en tablas de clasificación de trading, premios y sorteos al estilo de la lotería. La próxima generación de corredores basados en aplicaciones ha adoptado los fascinantes rasgos de las redes sociales en los que Robinhood fue pionero, aunque en su caso, no se trata de dar un ‘Me gusta’ o retuitear, sino de comprar y vender acciones, opciones y criptomonedas.

Los reguladores se han dado cuenta.

La Comisión de Valores /SEC) de los Estados Unidos ha denunciado las desventajas de los sistemas de recompensa y problemas de comportamiento en la industria. La agencia ahora está revisando los comentarios del público sobre si la llamada gamificación del trading es mala para los inversores, similar a los hábitos adictivos estimulados por los juegos de azar.

Pero la creciente popularidad de aplicaciones como Robinhood, Webull Financial y SoFi Technologies Inc. presenta un desafío, ya que cualquier cambio afectaría a miles de millones de dólares en operaciones. Y no importa cuán controvertidas sean algunas prácticas, definir los límites de lo que es aceptable puede resultar complicado.

“No tiene ningún valor escribir reglas que digan que la gamificación de la inversión es ilegal”, dijo Kevin Werbach, profesor de negocios en la Wharton School de la Universidad de Pensilvania. “Con la inversión, ya existe un mecanismo de mantenimiento de puntajes, que es el saldo en su cuenta, por lo que no es inherentemente ilegítimo mapear encima de eso una capa motivacional basada en el juego”.

Más allá de crear un entorno similar a un juego, algunas casas de bolsa en línea ofrecen premios como iPads y acciones de Tesla Inc. Uno incluso tiene un sitio web de “fiesta de acciones” donde los usuarios pueden disparar confeti mientras esperan los obsequios de acciones.

Es un enfoque que ha tenido un gran éxito. La mayoría de las más de 10 millones de cuentas de corretaje realizado por primera vez abiertas en la primera mitad del año fueron a través de plataformas basadas en aplicaciones, según estimaciones de Devin Ryan, director de investigación de tecnología financiera de JMP Securities.

Inversores individuales

El comercio basado en aplicaciones suele atraer a un público más joven. En Robinhood, el cliente medio tenía 31 años y el tamaño medio de la cuenta era de US$5.000 en febrero. Si bien las corredurías más grandes no brindan datos directamente comparables, en Charles Schwab Corp., la edad promedio del cliente minorista era de aproximadamente 49 años al final del segundo trimestre y sus activos promedio totalizaron aproximadamente US$235,000.

Ver más: La popularidad de Robinhood se desvanece junto con la moda de las acciones meme

Algunos académicos expresan su preocupación por el aumento del trading compulsivo.

“He visto pacientes para quienes el atractivo del trading es muy similar a otros comportamientos adictivos, como el juego más tradicional”, dijo Anna Lembke, profesora de medicina de adicciones en la Universidad de Stanford. “La gente viene únicamente por ese problema”.

Los operadores de Webull pueden hacer girar una Rueda de la Fortuna virtual para tener una oportunidad en las acciones de Tesla. Hay otros premios “increíbles”, que incluyen una tarjeta de regalo de US$5,000 y productos de Apple como un iPad. En una promoción anterior, Webull anunció US$2,500 para unas vacaciones.

SoFi ofrece hasta US$1,000 en acciones gratuitas, acompañadas de una ilustración de una pila de obsequios envueltos. Si bien invertir no es un juego o un camino para enriquecerse rápidamente, “ofrecemos incentivos para que los inversores novatos puedan aprender que invertir también es para ellos”, dijo una portavoz.

La fiesta de acciones de Stash Financial, mientras tanto, “está diseñada para enseñar la importancia de la diversificación a través de la exposición a nuevas inversiones”, dijo la compañía en un comunicado enviado por correo electrónico.

Webull no respondió a un mensaje en busca de comentarios.

Robinhood, que también está siendo investigado por las autoridades de Massachusetts, ha rechazado las afirmaciones de gamificación. La firma le dijo a la SEC que no usa competencias de trading u otras características de juego más agresivas de empresas pares. También advirtió que una mayor regulación de las comunicaciones de corretaje con sus clientes podría violar la Primera Enmienda.

“Es importante no combinar la gamificación con un diseño simple e intuitivo”, dijo Aparna Chennapragada, directora de productos de Robinhood, en un comunicado enviado por correo electrónico.

Ver más: SEC autoriza a primeros inversores de Robinhood a vender acciones

Eso no ha persuadido a los críticos, algunos de los cuales dicen que la SEC debería involucrarse.

“Los inversores minoristas traen consigo un conjunto de problemas por separado”, dijo Charles Jones, profesor de finanzas en Columbia Business School. “Algunos de ellos necesitan estar protegidos de sí mismos”.

El frenesí de las acciones memes de enero, cuando nombres como GameStop Corp. y AMC Entertainment Holdings Inc. se dispararon a medida que los inversores minoristas se apilaron en acciones, mostró cómo tratar los mercados financieros de una manera similar a un juego puede tener mayores efectos dominó, dijo. “Eso enfatiza la importancia de hacer esta revisión”.

Para Robby Scharf, la contabilidad quedó clara un día cuando, a mitad de camino en una tienda de comestibles, revisó su cuenta bancaria y se dio cuenta de que no podía pagar la comida de una semana porque todo su efectivo estaba inmovilizado en acciones de Robinhood. .

Scharf, un estudiante de la Universidad de Western Oregon, comenzó a usar la aplicación en febrero de 2020 después de que un amigo lo invitó a participar en una promoción por una acción gratuita por valor de unos US$5. Para el otoño, dijo que comenzó a usar Robinhood todos los días, varias veces al día.

“Se desarrolló rápidamente de ‘tengo esta acción con la que no hago nada’ a ‘tengo 90% de mis activos totales en esta tierra en esta aplicación’”, dijo. Sacó la mayor parte de su dinero en octubre de 2020 y revisa el sitio una vez al día, en comparación con una docena de veces en su momento más activo. Ha ganado US$100 desde que se unió.