Imagen del río Des Moines, en Iowa
Tiempo de lectura: 7 minutos

Bloomberg Opinión — El mes pasado, en un día muy cálido para la estación que tenía lugar, me paré encima de una válvula de hormigón que aspira millones de galones de agua de río y la distribuye por los grifos, las duchas y los aspersores de césped de unos 600.000 habitantes de Des Moines (Iowa). Gracias en parte al cambio climático, esa agua está ahora en peligro. A la vuelta de un recodo de donde me encontraba, el fondo arenoso del río estaba al descubierto, consecuencia de un segundo año consecutivo de sequía; debajo de mí, en el borde de la toma, una película de espuma gris-negra y unas pocas algas ondulaban cerca de la superficie del agua.

Esta combinación imprevista (clima extremo y aumento de los contaminantes) está poniendo en peligro el suministro de agua mucho más allá de Iowa. Los problemas aquí revelan una amenaza insidiosa y a largo plazo para muchas ciudades: una crisis de calidad que surge cuando el agua fluye y se calienta, aumentando la concentración de residuos agrícolas y microorganismos.

PUBLICIDAD

A lo largo de todo Estados Unidos, las comunidades que antes daban por sentado que el agua era limpia y segura están viendo sus expectativas trastocadas por el cambio climático. Si no se realizan esfuerzos significativos para abordar el problema, más pueblos y ciudades estadounidenses se enfrentarán a crisis como ésta.

*****

PUBLICIDAD

En 1871, el año en que se fundó el sistema de distribución de agua de Des Moines (Water Works), pocos pensaban que la ciudad podría quedarse sin agua. Pero los funcionarios locales se preocupaban por la fiebre tifoidea y otras enfermedades transmitidas por el agua. Su solución fue enterrar una tubería plagada de agujeros en la arena y la grava junto al río Raccoon (uno de los dos que sustentan la ciudad, junto con el Des Moines). A medida que el agua se filtraba por el suelo y entraba en la tubería, se filtraban naturalmente las impurezas. Con el paso de los años, la tubería se extendió a lo largo de kilómetros.

Hoy en día, la infiltración, como se denomina este proceso, es el medio preferido para obtener agua para la ciudad, y suele suministrar millones de galones cada día. Sin embargo, no es suficiente para la creciente demanda de esta ciudad, que debe abastecerse también del agua del río alimentada por los arroyos y el drenaje de las granjas aguas arriba. Esa agua debe ser tratada para eliminar bacterias, algas, sedimentos y minerales. En la medida de lo posible, la distribuidora del servicio busca maximizar la cantidad de agua infiltrada que utiliza, y satisface la demanda adicional de los clientes con una mezcla de agua de río y de pozo.

PUBLICIDAD

A última hora de la mañana de un día de semana, Ted Corrigan, director general de Des Moines Water Works, me acompañó por una sección de la planta de tratamiento de agua de Fleur Drive, que tiene 70 años de antigüedad. Las ventanas de la galería daban a 16 estanques que iban filtrando lentamente los sedimentos del agua.

“Cuando se construyó esto, nadie se preocupaba demasiado por los nitratos”, me dijo Corrigan. Los nitratos son sustancias químicas que se encuentran en los fertilizantes comunes. Son cruciales para el crecimiento de animales y plantas, pero cuando se concentran demasiado en el agua, pueden crear graves riesgos para la salud. Según una estimación, más de 12.000 casos de cáncer al año en Estados Unidos pueden deberse a la exposición a los nitratos en el agua potable.

PUBLICIDAD

En la década de 1940, los agricultores estadounidenses utilizaban unos 2 millones de toneladas de fertilizantes químicos al año; en 2015, utilizaban 22 millones de toneladas. Estos productos químicos aumentan la productividad agrícola, pero no desaparecen simplemente después de la temporada de cultivo. Por el contrario, se vierten en arroyos, ríos y sistemas de agua potable. Un estudio reciente realizado en cuatro estados del Medio Oeste de EE.UU. descubrió que el 86% de las comunidades expuestas a altos niveles de nitratos en el agua potable se encontraban en condados en los que al menos el 70% de las tierras de cultivo estaban fertilizadas. En Iowa, se encontraron niveles elevados de nitratos en el agua del grifo de 236 pueblos y ciudades entre 2003 y 2017.

Corrigan me condujo a una gran sala dominada por ocho tanques de 4 metros de altura. Cada uno es capaz de filtrar alrededor de un millón de galones de nitratos al día. Cuando se construyó la instalación, en 1992, era la mayor de su clase en el mundo, y muy eficaz. Cuando los niveles totales de nitratos de las fuentes de agua de Des Moines -ríos, embalses y pozos- superan las normas federales, la empresa de servicios públicos la pone en marcha (con un coste actual de US$10.000 al día). Algunos años funciona durante semanas; otros no funciona en absoluto.

PUBLICIDAD

En los últimos tres años, el sistema de eliminación de nitratos no ha funcionado en absoluto. “Esto se construyó para la antigua normalidad”, dijo Corrigan. Gracias a la sequía, ha habido poca escorrentía y, por tanto, pocos nitratos en el agua. El problema es que los agricultores no dejan de aplicar fertilizantes ni de realizar grandes operaciones de cría a causa de la sequía. Así que los nitratos se acumulan. Cuando acaben llegando a los ríos y embalses, podrían saturar el sistema y dejar a la ciudad incapaz de satisfacer la demanda. “El peor escenario para nosotros es que la sequía termine con una primavera húmeda y una enorme descarga de nitratos”.

Por desgracia, el peor escenario es cada vez más probable. A medida que el clima se calienta, los científicos prevén que las sequías estivales de Iowa serán más graves, mientras que la primavera será más húmeda.

PUBLICIDAD

*****

Incluso cuando los nitratos no fluyen, su impacto se siente de formas inquietantes. Durante años, los científicos han seguido los brotes de algas verdeazules que producen microcistinas, una clase de toxinas, en fuentes de agua dulce de todo Estados Unidos. Entre los factores que contribuyen a estas floraciones están el aumento de las temperaturas, las aguas estancadas o de movimiento lento y la escorrentía de fertilizantes. Efectivamente, a mediados de la década de 2010, Des Moines empezó a detectar microcistinas en el agua local. El año pasado, los niveles aumentaron tanto que las autoridades declararon el río Des Moines “esencialmente inutilizable” y cambiaron a otras fuentes, incluyendo el (muy bajo) río Raccoon.

PUBLICIDAD

Estos brotes son cada vez más frecuentes, especialmente en los Grandes Lagos, que se están calentando. Entre 2010 y 2020, 85 localidades de 22 estados gastaron más de US$1.000 millones en la gestión de las floraciones de algas tóxicas. En varios casos, las autoridades locales han advertido a los residentes que eviten el agua del grifo. Las intoxicaciones relacionadas con las algas siguen siendo relativamente poco frecuentes, pero los incidentes anuales notificados han aumentado de forma constante durante décadas.

Las sequías empeorarán la situación. “Si el río Raccoon sigue siendo tan bajo como lo está, y la calidad del río Des Moines es mala, será un momento muy difícil”, dijo Corrigan. “Podría darse una situación en la que tengamos agua pero no sea apta para el consumo”.

En un primer momento, ese escenario llevaría a prohibir el riego del césped, el lavado de coches y otros usos no esenciales, mientras la ciudad recurre a las reservas. Pero, ¿qué pasaría si se produjera una sequía más larga, como la que está afectando al desierto del Suroeste? “Esperamos que esto no sea un patrón continuo, pero no se sabe”, me dijo Corrigan. “Dependemos de los ríos, y si ambos se secan no hay otro plan. No lo hay”.

*****

En lo que quizá sea una señal ominosa, las autoridades de Des Moines están planeando nuevos pozos de agua subterránea aluvial para evitar extraerla directamente de los ríos de la ciudad. A Corrigan no se le escapa la ironía de que una ciudad fluvial tome esta medida. “No es habitual que una comunidad que utiliza agua directa busque otra fuente cuando hay mucha agua en el río”, admitió. “Es una cuestión de calidad para nosotros”.

Mientras los agricultores filtren nutrientes a las vías fluviales, estos problemas persistirán, en Iowa y en otros lugares. La mayoría de las pequeñas comunidades rurales y los propietarios de pozos privados no pueden permitirse construir plantas de tratamiento de agua dedicadas a eliminar los nitratos. Pero incluso si pudieran, no tendrían forma de saber qué será suficiente a largo plazo en una situación agitada por el cambio climático.

Un enfoque mejor es detener la contaminación por nutrientes en su origen. Eso también es caro, pero las técnicas necesarias son bien conocidas. La restauración de los humedales y la plantación de zonas de amortiguación entre los arroyos y los campos fertilizados han conseguido reducir drásticamente la contaminación por nitratos de las explotaciones agrícolas. La plantación de cubiertas vegetales durante todo el año, como las plantas perennes, puede tener un efecto similar. A medida que aumentan las amenazas al agua potable, las autoridades estatales y federales deberían considerar la posibilidad de subvencionar o imponer estas estrategias de reducción de nitratos, especialmente en las regiones donde los niveles de contaminación son más elevados.

El cambio climático no cerrará los grifos en el corto plazo. Pero el agua limpia va a costar más a todos, desde los agricultores que cultivan los alimentos hasta los habitantes de las ciudades que los compran. Cuanto más esperen los responsables políticos a afrontar este hecho, más se calentará el agua.