Mundo

Crisis inmobiliaria y energética afectan crecimiento del PIB de China

Llegada del invierno y sostenimiento de restricciones a la propiedad pueden ejercer aún más presión sobre la actividad económica china.

Pekín ha señalado que no se apresura a estimular la economía, lo que sugiere que el crecimiento puede seguir desacelerándose en los próximos meses.
Por Bloomberg News
18 de octubre, 2021 | 06:02 AM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — El desplome del sector de viviendas y la escasez de electricidad en China han dado un golpe al crecimiento económico del país en el último trimestre, con señales de que habrá más repercusiones a medida que el país se acerque al invierno y se mantengan las restricciones a la propiedad.

El Producto Interior Bruto (PIB) creció un 4,9% con respecto al año anterior, según informó el lunes la Oficina Nacional de Estadística, lo que supone un descenso con respecto al 7,9% del trimestre anterior y coincide en gran medida con las previsiones de los economistas (+5%).

Pekín ha señalado que no se apresura a estimular la economía, lo que sugiere que el crecimiento puede seguir desacelerándose en los próximos meses. Esto significa que la habitual y voraz demanda del país de productos relacionados con la construcción podría debilitarse aún más.

PUBLICIDAD
La recuperación se ralentizadfd

La ralentización se debe, en gran medida, a un intento de Pekín de reducir los riesgos financieros frenando el ritmo de los préstamos al sector inmobiliario, que representa hasta el 25% del PIB. El agravamiento de la crisis de la deuda del grupo chino Evergrande ha empeorado los problemas del sector, con la caída de las ventas de terrenos y el aumento del riesgo de contagio.

Al mismo tiempo, las autoridades están tomando medidas enérgicas contra la deuda de los gobiernos locales, que alimentan la inversión en infraestructuras, y una crisis energética que afectó a la economía el mes pasado obligó a las fábricas a frenar o incluso detener la producción.

“El panorama sigue siendo vulnerable, con la escasez de energía y las restricciones a la propiedad”, dijo Raymond Yeung, economista jefe para la Gran China de Australia & New Zealand Banking Group Ltd., que recortó su previsión de crecimiento para todo el año del 8,3% al 8%. El Presidente Xi Jinping “se toma muy en serio las reformas, incluso a costa de las cifras del PIB”.

PUBLICIDAD

Otros datos clave

  • La producción industrial aumentó un 3,1% en septiembre respecto al año anterior, por debajo de la estimación media del 3,8%.
  • Las ventas al por menor aumentaron un 4,4% en septiembre; la previsión media era del 3,5%.
  • La inversión en activos fijos aumentó un 7,3% en los nueve primeros meses con respecto al año anterior, por debajo de la previsión media del 7,8%.
  • La tasa de desempleo bajó al 4,9% a finales de septiembre
  • El PIB aumentó un 0,2% en el tercer trimestre con respecto a los tres meses anteriores

Se esperaba que el crecimiento se ralentizara en el tercer trimestre dada la mayor base de comparación de hace un año. Sin embargo, la gravedad de la crisis energética y la desaceleración inmobiliaria han sorprendido a los economistas, lo que ha llevado a muchos a rebajar sus previsiones del PIB para todo el año. El Gobernador del Banco Popular de China, Yi Gang, dijo el domingo que la recuperación sigue intacta, aunque el impulso del crecimiento se ha “moderado un poco”. Pronosticó que la economía se expandirá alrededor del 8% este año, superando el objetivo oficial de Pekín de superar el 6%.

Los datos del lunes mostraron que la producción de productos básicos relacionados con la construcción, como el acero y el cemento, cayó en septiembre respecto al mes anterior. Una medida amplia de la inversión en activos fijos, como los bienes inmuebles y las infraestructuras, cayó un 2,5% en septiembre con respecto al año anterior, siendo el sector inmobiliario el que más se resintió, según un análisis de JPMorgan Chase & Co.

Además de la ralentización inmobiliaria, la escasez de carbón en todo el país hizo que la producción de electricidad en China cayera en septiembre con respecto al mes anterior, lo que obligó a las fábricas de más de 20 provincias a frenar la producción o a cerrar por completo.

“El lado de la inversión de la demanda es bastante débil, y el impacto de la escasez de energía en el lado de la oferta es también bastante severo”, dijo Helen Qiao, economista jefe para la Gran China de Bank of America Corp, en una entrevista en Bloomberg TV. Es probable que el crecimiento del cuarto trimestre se ralentice hasta el 3% o el 4%, dijo.

China se ha apresurado a aumentar la producción de sus minas de carbón, pero los límites en el suministro de electricidad a la industria podrían durar hasta los meses de invierno, especialmente si el carbón se desvía para su uso en la calefacción de los hogares. Los futuros del carbón térmico continuaron con un repunte en las operaciones del lunes, ya que algunas provincias dijeron que adelantarían el inicio de la temporada de calefacción debido al clima frío.

En el lado positivo, el crecimiento de las exportaciones aumentó en septiembre, mientras que el crecimiento de las ventas al por menor mejoró con respecto al mes anterior, ya que las autoridades relajaron las restricciones introducidas en agosto para contener los brotes esporádicos del coronavirus. La tasa de desempleo descendió ligeramente.

PUBLICIDAD

Como resultado, “el gobierno puede no sentir la urgencia de lanzar estímulos e impulsar el crecimiento”, dijo Zhang Zhiwei, economista jefe de Pinpoint Asset Management Ltd.

Las ventas minoristas repuntan ligeramentedfd

El crecimiento del gasto de los consumidores aún no ha recuperado el ritmo anterior a la pandemia, lo que hace que China dependa más de la demanda externa. El superávit comercial aumentó hasta el 4% del PIB en el tercer trimestre, según los cálculos de Natixis SA, frente al 1% anterior a la pandemia.

La cifra del PIB estuvo en línea con las expectativas del mercado, y el índice de referencia chino CSI 300 recortó su pérdida hasta el 1,6% a la 1:30 p.m. en Shanghai, desde el 1,8% anterior. Los futuros de los bonos borraron las pérdidas, y los contratos a 10 años cayeron un 0,42%.

PUBLICIDAD

Lo que dice Bloomberg Economics...

Las presiones a la baja sobre la economía china fueron muy marcadas en los datos del PIB del tercer trimestre y de la actividad de septiembre, y es probable que persistan en el cuarto trimestre. La lectura del crecimiento del PIB más lento en un año reflejó mucho más que una base difícil. Una confluencia de impactos -desde los brotes de la variante del delta hasta la escasez de energía y el endurecimiento de la normativa- han golpeado la economía. - Chang Shu, economista jefe para Asia

El Banco Nacional de China afirmó en un comunicado que la recuperación económica “aún no es sólida” y sigue siendo desequilibrada, aunque China se asegurará de poder alcanzar sus objetivos anuales.

PUBLICIDAD

El modesto objetivo de crecimiento de Pekín para este año sugiere que las autoridades no tienen prisa por aplicar un estímulo significativo para detener la desaceleración. El primer ministro Li Keqiang se mostró confiado en su discurso de la semana pasada, afirmando que “el crecimiento de China se ha estabilizado un poco, pero para todo el año tenemos la confianza y la capacidad de cumplir nuestros objetivos generales de desarrollo”.

Los economistas prevén un apoyo fiscal específico a través de más ventas de bonos de los gobiernos locales y una ligera relajación monetaria, con la posibilidad de un nuevo recorte del coeficiente de reservas obligatorias para los bancos. El PBOC se abstuvo de inyectar liquidez en el sistema financiero el viernes, al tiempo que pidió a los prestamistas que mantuvieran el crédito al sector inmobiliario “estable y ordenado”.

Bo Zhuang, economista especializado en China de Loomis Sayles Investments Asia, dijo que la próxima reunión del Politburó del Partido Comunista será observada con atención en lo que respecta a las medidas políticas. “Apoyar el crecimiento del PIB se está convirtiendo en un objetivo político”, dijo. Un crecimiento del PIB del 4,9% “cambiaría el debate en el Politburó”.

-- Con la asistencia de Tian Chen, Lianting Tu y James Mayger.

PUBLICIDAD