Tecnología

Shappi recauda US$1 millón para facilitar compras en los EE. UU.

Aplicación ayuda a los consumidores ecuatorianos a comprar productos de los EE. UU. sin tener que viajar al extranjero para traerlos

Tiempo de lectura: 3 minutos

Miami — Si es latino-americano y ha viajado alguna vez a los Estados Unidos, probablemente haya recibido una lista enorme de productos que su familia y amigos le han pedido que compre para ellos. Si no puede comprar todo en Amazon, puede ser muy difícil ir a una tienda física, sin mencionar el estrés de asegurarse de comprar el artículo correcto.

Ahí es donde entra Shappi (antes Kargoo). La startup con sede en EE.UU que acaba de realizar una ronda seed de US$1 millón revisa a los viajeros para que los ecuatorianos puedan comprar en los EE. UU. sin tener que salir del país. “Alquile el espacio de su equipaje”, dice Karla Valdivieso, fundadora y CEO de Shappi.

“Ya tenemos Uber, Airbnb, tenemos una economía compartida, ¿por qué también no compartimos este espacio?”, agregó.

La ronda fue liderada por Sixers Innovation Lab y Concrete Rose Capital, con la participación de Lightspeed Scout Fund, Iterative Venture y Gaingels. Esto eleva el total recaudado por la empresa hasta ahora a US$1,2 millones.

La compañía, fundada en 2018 y que lanzó la versión beta en 2019, ahora tiene 10 empleados, más de 20 mil usuarios activos y ha procesado más de US$3 millones en solicitudes de productos.

Ella funciona en forma de aplicación, donde las personas pueden realizar un pedido de un artículo y luego recibirlo cuando un viajero regresa de los EE. UU. Los viajeros son verificados por la empresa y reciben formación sobre la normativa aduanera. Además, todas las regulaciones se enumeran en la aplicación. Shappi conecta a los consumidores con los viajeros para que no tengan que esperar que viaje un miembro de la familia.

Ver más: Magic Leap recauda US$500 millones y presenta nuevo producto

“Quizás solo puedas traer una cantidad limitada de productos electrónicos, pero puedes traer una cantidad ilimitada de vitaminas, por ejemplo”, dijo Valdivieso.

El consumidor paga una tasa por el servicio y así los viajeros y la empresa ganan dinero.

“En promedio, los viajeros ganan alrededor de US$200 por viaje; lo máximo que ha ganado alguien rondaba los US$600. Es suficiente para pagar los pasajes”, afirma Valdivieso.

Actualmente, la empresa solo opera entre Ecuador y los EE. UU., pero planea utilizar el dinero de esta ronda para expandirse a otros países de Latinoamérica.

Historia

Valdivieso es una emprendedora que inició una “fábrica de productos” en la que ella y su equipo hicieron estudios de mercado y crearon el plan de negocios para emprendedores que tenían una idea para un producto.

“Me di cuenta de que en América Latina la gente estaba creando aplicaciones, pero no tenían una estrategia de comercialización y definitivamente no tenían idea de si la gente quería este producto”, dijo. “La experiencia me hizo desear tener una startup propia, pero estaba esperando el momento adecuado”, agregó.

Ver más: Uber prueba en Brasil función de pagar por menor tiempo de espera

Después abrió un negocio minorista de café, pero no tuvo éxito. Según ella, la parte más difícil fue resolver la logística.

“Siempre me ha interesado la logística, y la idea de Shappi surgió cuando necesitaba comprar suministros para mi oficina en Ecuador, y me di cuenta de que tenía más sentido ir a Miami y comprarlos que ir al centro comercial y pagar cuatro veces más por una computadora”, dijo Valdivieso.

Antes de viajar, publicó en sus perfiles de redes sociales que viajaría a Miami y que le encantaría traer productos por una tasa. Ella afirma haber reservado todo su espacio en un abrir y cerrar de ojos. Ese fue el momento adecuado. Al año siguiente, viajó “a Miami seis veces para validar el trato”, dijo.

“Pedir cosas desde el exterior es un comportamiento antiguo que está en nuestro ADN, pero nunca ha habido una plataforma para hacerlo”, dice Valdivieso.

Marcella  McCarthy

Marcella McCarthy

Periodista americana/brasilenha especializada en tech y startups con maestria en periodismo por la Medill School en Northwestern University. Cubrió America Latina, Healthtech y Miami por TechCrunch y fue fundadora y CEO de un startup Americano. Baseada en Miami.