Green

El mayor objetivo de Google: la búsqueda de un futuro sin emisiones de carbono

Google visualiza su último campus como la encarnación de una ambición más grande de llevar a cabo sus operaciones totalmente libres de carbono.

Google
Por Mark Bergen
24 de octubre, 2021 | 03:07 PM

Bloomberg — Google Bay View, el campus más reciente de la empresa, consta de tres edificios de poca altura situados cerca de la costa de la bahía de San Francisco, a pocos kilómetros al este de su sede central en Mountain View, California. Lo primero que notan los visitantes son los techos.

Se curvan suavemente hacia abajo desde los picos pellizcados, como carpas de circo, inclinándose casi hasta el suelo. Todos los tejados están cubiertos por paneles solares superpuestos que brillan con un resplandor metálico en los bordes. Google llama a este diseño “Dragonscale”, y efectivamente parece que una bestia mística se acurruca junto al agua en Silicon Valley.

Google visualiza su último campus como la encarnación de una ambición más grande de llevar a cabo sus operaciones totalmente libres de carbono. La empresa tiene previsto abrir Bay View en enero a “un número limitado” de empleados, dependiendo de la pandemia. Bajo los edificios, miles de pilares de cemento hundidos en el suelo servirán como una especie de batería geotérmica, almacenando el calor para calentar el edificio y el suministro de agua sin gas natural. Los paneles del tejado se construyeron con un vidrio de textura única para evitar el deslumbramiento y con marquesinas que emiten una luz suave y brillante hacia los amplios atrios del interior. “Lo llamamos la Catedral del Trabajo”, dice Asim Tahir, que supervisa las decisiones energéticas en la división inmobiliaria de Google. Él está de pie junto a la entrada sur con un casco, una mascarilla y un chaleco de seguridad.

PUBLICIDAD

Sundar Pichai, CEO de Google y su empresa matriz Alphabet Inc. asoma la cabeza al interior para echar un vistazo. Durante la pandemia, los equipos de construcción habían establecido normas estrictas que limitaban la entrada a los invitados, incluso al jefe. Es el primer viernes de septiembre y el ejecutivo, normalmente reservado, está ansioso por hablar con Bloomberg Green sobre las ambiciones climáticas de su empresa. En el exterior, el aire está cargado de humo de incendios forestales, una nueva realidad anual para toda California. El huracán Ida está azotando la costa este. Cada catástrofe subraya el retraso de las empresas estadounidenses en la lucha contra el cambio climático.

“Ojalá estuviéramos en este momento hace una década atrás”, admite Pichai. “Me preocupa y me angustia mucho que estemos perdiendo tiempo”.

El año pasado, Pichai anunció el plan de Google de hacer funcionar cada oficina y centro de datos con electricidad procedente de fuentes limpias, las 24 horas del día. Fijó el año 2030 como fecha límite, marcando quizás el compromiso corporativo más ambicioso de la historia para la descarbonización. Google lo llama “moonshot”, el término que reserva para proyectos audaces (y hasta ahora casi infructuosos) como los autos autónomos y los drones de reparto. “Es un poco estresante”, dice Pichai, “porque no tenemos completamente todas las respuestas para llegar allí”.

PUBLICIDAD

Los centros de datos de Google, que albergan los servidores que alimentan miles de millones de búsquedas en la web, correos electrónicos y rutas cartográficas cada día, representan la mayor parte de su consumo de electricidad: 15,1 millones de megavatios por hora en 2020. El año pasado, Google cubrió el 67% de las necesidades de electricidad de sus centros de datos con fuentes renovables por hora, lo que supone un aumento del 6% respecto al año anterior. Los centros de datos de algunos lugares, como Oklahoma y Oregón, funcionan con fuentes limpias cercanas o superiores al 90%.

Pero dejar el carbono en otros lugares es un reto mayor y Google pretende ir mucho más allá de los objetivos típicos de las empresas. Docenas de empresas se han comprometido a alcanzar la neutralidad de carbono, cubriendo su consumo de energía con fuentes renovables o compensaciones (una compensación de carbono es un crédito que las empresas pueden comprar y que sustituye a una tonelada de emisiones que, de otro modo, habrían contaminado la atmósfera; se supone que el dinero se destina a proyectos de reducción de emisiones).

Apple Inc. logró la neutralidad de carbono con sus propias operaciones y se comprometió a hacer lo mismo con su cadena de suministro para 2030. Amazon.com Inc. prometió ser neutral en carbono para 2040. Google pretende ir aún más lejos. Se ha comprometido a ser libre de carbono, sin utilizar compensaciones y confiando sólo en la energía limpia adquirida cerca de sus ubicaciones, las 24 horas del día. Eso significa que en Chile, donde los paneles solares alimentan el centro de datos de Google durante el día, la empresa debe encontrar una solución cuando el sol se pone. En los densos Taiwán y Singapur, donde sus centros de datos funcionan casi por completo con combustibles fósiles, debe encontrar cantidades masivas de alternativas verdes muy rápidamente.

Para alcanzar su objetivo, Google recurre a contratos de adquisición poco ortodoxos y a una serie de tecnologías novedosas, como el almacenamiento en baterías de iones de litio, algoritmos que predicen los patrones del viento y pozos geotérmicos que perforan la corteza terrestre. A principios de este verano, Microsoft Corp. siguió a Google con otra promesa de no emitir carbono las 24 horas del día. Estas empresas, pioneras de la innovación por valor de billones, intentan reducir las emisiones de carbono al tiempo que mantienen un crecimiento espectacular: Google y Microsoft sumaron más de US$91.000 millones de beneficios el año pasado, mientras gran parte de la economía se contraía. Aunque son grandes e influyentes consumidores de energía, están en su mayoría a merced de anticuadas empresas de servicios públicos construidas con combustibles fósiles. Google lo sabe. “La solución definitiva es conseguir que las redes eléctricas estén libres de carbono todo el tiempo”, dice Michael Terrell, director de energía de Google. “Todavía no conocemos el camino hacia todas partes y eso es un verdadero reto”.

El historial medioambiental de Google no es impecable. Los críticos lo han acusado de financiar a políticos que niegan el calentamiento global, de aceptar anuncios de lavado ecológico y de fomentar las conspiraciones climáticas en YouTube. Los empleados han denunciado sus acuerdos de computación en la nube con empresas petroleras. Las granjas de servidores de Google utilizan cantidades considerables de agua. Sin embargo, el enfoque de la empresa hacia la energía renovable (compró 15,4 millones de megavatios por hora en 2020) ha recibido muchos elogios. La empresa de gestión de riesgos MSCI Inc. califica mal a Google en cuanto a gobernanza e impacto social, citando sus numerosas demandas por competencia; en cuestiones medioambientales, le da una puntuación perfecta.

Pichai ha prometido que la labor de Google en relación al clima creará más de 20.000 puestos de trabajo con energías limpias y ayudará a cientos de ciudades a reducir su huella de carbono. Google tendrá que gastar cantidades considerables para liberarse de las emisiones de carbono, y podría tener que frenar su enorme apetito de potencia informática.

PUBLICIDAD

Aun así, el esfuerzo tiene sentido desde el punto de vista comercial para Pichai, que afirma que las inversiones de Google reducirán los costes de las energías renovables existentes y estimularán otras nuevas. Google también intentará vender algunas tecnologías de eficiencia energética. Los empleados del sector tecnológico están empezando a exigir prácticas empresariales más ecológicas y espacios de trabajo sostenibles como el campus de Bay View, no simplemente como un detalle, sino como una parte vital para hacer que el futuro sea habitable. Pichai dice que las empresas que no se desprendan del carbono se quedarán atrás. “Si no lo hacen correctamente, no podrán atraer el talento”, afirma. “Cuando miro a la generación más joven, a la gente que es adolescente ahora, no puedo verlos tomando la decisión de trabajar para una empresa que sienten que es contaminante”.

Google comenzó a planificar su campus de Bay View en 2015, pero sus ideas de diseño se gestaron mucho antes. Los fundadores de la empresa tenían una vena californiana crujiente, exigiendo que sus primeras oficinas incluyeran alfombras de bajo impacto y materiales reciclables. El personal de la empresa realizó una vez 12 perforaciones en el pavimento como un primer experimento geotérmico, que bombeó agua caliente para una cafetería del campus. Los ingenieros jugaron con prototipos solares en un aparcamiento.

Estos proyectos ecológicos también tenían que ver con el ahorro de dinero. Hace quince años, el motor de búsqueda se expandía ferozmente, añadiendo servicios que consumían mucha energía, como Gmail y YouTube. “Siempre era realmente impactante cuando mirabas la factura”, recuerda Urs Hölzle, vicepresidente senior y uno de los primeros empleados. En 2007, Google instaló un panel solar de 1,6 MW en su sede y puso en marcha un programa para financiar una serie de proyectos renovables con el objetivo de reducir sus costes por debajo del carbón, el proyecto nombrado RE<C.

PUBLICIDAD

Ese año, Google también afirmó que había compensado todas sus emisiones de carbono, aunque compartió pocos datos. “Dijeron: ‘Somos neutrales en carbono, confíen en nosotros’”, recuerda Gary Cook, que hace un seguimiento de las empresas tecnológicas para Greenpeace Inc.

Los precios de la energía solar y eólica cayeron vertiginosamente, lo que llevó a Google a abandonar RE<C. Sin embargo, siguió comprando energías renovables. En 2010 firmó un acuerdo de compra de energía (PPA por sus siglas en inglés) para un parque eólico de 114 MW en Iowa. Dos años más tarde, la empresa se fijó el objetivo de comprar suficientes energías renovables para cubrir la cantidad de combustibles fósiles que utilizaba. La empresa asumió que este proceso llevaría una década. Gracias a la avalancha de nuevos parques eólicos y sistemas solares, tardó cinco años.

PUBLICIDAD

Con ese logro, Google fue aclamado por la prensa como “100% renovable”. Algunos empleados, sin embargo, se erizaron ante la inexactitud técnica, según Hölzle, que supervisa la infraestructura de Google. Google no utilizó energías renovables el 100% del tiempo. “Tomemos este centro de datos, en este momento”, recuerda Hölzle el argumento. “Está claro que utiliza carbón”. Google necesitaba un objetivo mejor.

Consumo anual de electricidad
En millones de megavatios-hora. De arriba hacia abajo: 
Toda la iluminación de los hogares en EE.UU. 
Amazon
Google
El estado de Maine
Microsoft
Facebook
*El consumo de electricidad de Maine es para 2019, todas las demás cifras son para 2020dfd

Terrell dirige la división responsable de las compras de energía y las relaciones con las empresas de servicios públicos. Cuando Google se planteó por primera vez las energías renovables, le pareció que la perspectiva era “muy, muy descabellada”. Google había firmado 26 PPA en 2017, pero cada uno de ellos requería pasar por agotadores aros regulatorios. La energía solar y la eólica eran cada vez más baratas, pero el almacenamiento de la energía que generaban no lo era. Google siguió expandiéndose. De 2017 a 2020, abrió 15 nuevos centros de datos para sus servicios de consumo y en la nube.

El equipo de Terrell tuvo que ser creativo. Normalmente, cuando los cortes de energía afectan a un sitio de Google, la empresa recurre a generadores de reserva para mantener sus servicios en funcionamiento. En Bélgica, Google colaboró con una compañía eléctrica local, Elia Transmission Belgium SA, para cambiar los generadores diésel por enormes baterías de iones de litio en un centro de datos de St. Terrell afirma que la empresa está estudiando la forma de enviar el exceso de energía almacenada en las baterías al proveedor de servicios locales. “En lugar de tenerlas ahí, ¿por qué no ayudar a un operador a gestionar la red? Predice que Google llevará esto a otros lugares.

PUBLICIDAD

En Nevada, donde Google posee un extenso centro de datos en las afueras de Las Vegas, la empresa llegó a un acuerdo para comprar energía a Fervo Energy, una empresa emergente que trabaja en un novedoso enfoque de la geotermia. El director de Fervo, Tim Latimer, antiguo ingeniero petrolero, tomó prestadas las técnicas de extracción de petróleo para lograr objetivos más limpios. La mayoría de los pozos geotérmicos se excavan a miles de metros de la tierra para aprovechar su calor natural; el sistema de Fervo también excavará horizontalmente en los depósitos subterráneos para captar más energía. La empresa tiene previsto abrir sus primeros pozos en Nevada el año que viene. Google es optimista en cuanto a que el hidrógeno verde y la energía nuclear avanzada también aparecerán como fuentes disponibles en breve.

Naturalmente, Google también está recurriendo a los programas informáticos para afrontar el reto. Los ingenieros han desarrollado una herramienta, denominada “plataforma informática inteligente en materia de carbono”, que programa las tareas informáticas durante las bajadas de consumo energético. Google considera que ciertas actividades, como la codificación de un vídeo de YouTube o la adición de un nuevo término a Google Traductor, son “no urgentes”, es decir, que no merecen una gratificación instantánea. Estas tareas de software se ponen en espera hasta que haya suficiente sol o viento. Se utilizan otros modelos informáticos para predecir cuándo la energía eólica será más fuerte. Más tarde, Google añadió una función para trasladar las tareas a diferentes centros de datos.

En Virginia, Google cedió su plan 24/7 al distribuidor de energía AES Corp. Las empresas firmaron en mayo un acuerdo de 10 años, por una cantidad no revelada, que cubre 500MW de proyectos renovables que AES posee o comprará. La distribuidora de energía confía en una “mezcla y combinación” de generación solar y eólica, así como en sus baterías de iones de litio que almacenan energía para suministrar a Google, dice el director general de AES, Andrés Gluski. Otras empresas tecnológicas han firmado acuerdos similares de descarbonización con AES, dice, aunque se niega a nombrarlas. Esa prisa corporativa podría complicar los planes de Google para las 24 horas del día o, al menos, hacerlos más caros. Los terrenos con los derechos exactos de interconexión que requieren las empresas de servicios públicos son escasos y AES prevé escasez de algunos equipos, como paneles solares y baterías, a partir de 2023. “Va a haber cuellos de botella”, dice Gluski. El exejecutivo de telecomunicaciones compara el próximo mercado de las renovables con los teléfonos móviles en la década de 1990, cuando la demanda se disparó de repente. “Estamos hablando de un aumento que no se parece en nada al que ha visto el sector eléctrico”, afirma. AES se ha comprometido a suministrar a Google energía totalmente limpia en la fecha prevista.

PUBLICIDAD

Google tiene un problema diferente en Asia. No hay suficientes productores de energía limpia ni mucho espacio para la producción. En Singapur, la empresa compró electricidad procedente de la energía solar de los tejados de las viviendas públicas. En Taiwán, logró un acuerdo con funcionarios del gobierno para acceder a 40.000 paneles colocados en postes sobre lagos. Sin embargo, la mayoría de las operaciones asiáticas de Google funcionan con combustibles fósiles. “No estoy seguro de que podamos alcanzar el 100% en Asia”, admite Hölzle. Terrell dice que los cambios de política son probablemente la única manera de que Google alcance su objetivo de 24/7 allí.

En 2020, Google publicó un extenso libro blanco sobre el plan 24/7, en el que enumeraba su metodología y sus normas de contabilidad con un detalle sorprendente, al menos para Google, que rara vez revela datos internos. Esta revelación se ha ganado a los críticos anteriores, incluido Cook, que ahora es director de campañas climáticas globales para el grupo de defensa del medio ambiente Stand.earth. “Esto no lo consigue Amazon”, dice Cook.

Google tiene algunas ventajas: No tiene los gigantescos centros de distribución de Amazon y cuenta con menos empleados que Apple y Microsoft. Rob Jackson, científico medioambiental de Stanford, afirma que le gustaría que Google ofreciera información detallada sobre la capacidad de sus baterías de almacenamiento y sus planes para suministrar energía a los centros por la noche y en días nublados. (Un portavoz de Google dice que la empresa ha firmado compromisos de más de 280 megavatios en almacenamiento de energía y que planea aprovechar fuentes de energía limpia “siempre activas”, como la geotérmica, para cubrir las facturas de electricidad durante todo el día). Con todo, el esfuerzo de Google “va más allá de lo que he visto en la mayoría de las empresas”, dice Jackson. “Es emocionante de ver”.

Aunque Google consiga grandes avances en el almacenamiento de baterías o la geotermia, sigue estando en deuda con la red y los legisladores.

En el pasado, Google jugó con la idea de rehacer los servicios públicos en su totalidad. Su cofundador, Larry Page, ha comentado a menudo a su personal su deseo de modernizar la red eléctrica pasando de la corriente alterna a la corriente continua, que puede transmitir la electricidad a través de largas distancias de forma más eficiente; al parecer, lo planteó en una reunión con el presidente Donald Trump a finales de 2016. (Años antes, Google contrató a un antiguo funcionario del Departamento de Energía de Estados Unidos que, según los informes, empezó a trabajar en herramientas al estilo de Google para gestionar las líneas y los sistemas eléctricos. Hölzle afirma que Google llegó a solicitar una licencia para comercializar el exceso de energías renovables que adquiría y que esta maniobra se confundió con un plan para reformar los servicios públicos. Aunque rehacer la red era tentador, Google no lo hizo (“no se puede hacer todo”, ofrece Hölzle).

Más recientemente, Google ha optado por trabajar con las empresas de servicios públicos y apoyarse en los clientes de la red. En 2015, la empresa contrató a Kate Brandt, otra ex alumna del Departamento de Energía, para que supervisara los esfuerzos de sostenibilidad en todos los servicios de Google, no en sus adquisiciones inmobiliarias o energéticas. Parte de su cometido consiste en animar a los consumidores a tomar decisiones más ecológicas. Nest, propiedad de Google, recompensa a los propietarios de termostatos con créditos en la factura si bajan el aire acondicionado o la calefacción durante las horas punta de la red. Google incluye opciones más ecológicas en mapas y emisiones de carbono para los vuelos en su búsqueda de viajes. Google Finance, su servicio de información, recoge las puntuaciones del Carbon Disclosure Project junto a otras estadísticas de cerca de 10.000 empresas. “Hay mucho más en camino”, dice Brandt.

También se ocupa de frenar las emisiones que no entran en el compromiso de Google de no emitir carbono: las de los desplazamientos de los empleados, los viajes de negocios y la fabricación de dispositivos. Las contribuciones de carbono de Google en este ámbito son menores que las de algunos colegas, como Apple, pero no son nada. (En 2020, Google declaró 9,4 millones de toneladas métricas de emisiones de gases de efecto invernadero en estas categorías). La empresa se ha comprometido a invertir 5GW de nueva energía limpia durante la década en los lugares donde se fabrican sus aparatos. La pandemia ayudó a reducir las huellas de los viajes de los empleados, por ahora.

El trabajo más importante de Brandt podría ser convencer a otros de que sigan a Google. Fue la oradora principal en la reciente cumbre de desarrolladores de software de la empresa y en su reunión de accionistas. Su equipo está creando un proyecto de su plan 24/7 para las ciudades y las empresas, las que no son tecnológicas y no tienen los montones de dinero de Google. “No se trata sólo de que Google alcance un objetivo”, dice. “Se trata de cómo compartimos nuestras prácticas”. Pichai dice que la mayoría de las conversaciones con sus colegas CEOs tocan la sostenibilidad y el plan de Google de no emitir carbono, incluso si eso no está en la agenda. “La gente quiere entender cómo lo estamos haciendo”, dice. No quiso compartir la cantidad que Google está presupuestando para su esfuerzo. Para conseguir un funcionamiento sin emisiones de carbono, Google tendría que gastar al menos US$491 millones en 10,8 millones de megavatios-hora adicionales de energía renovable, según estimaciones de BloombergNEF, un grupo de investigación sobre energía limpia.

El dinero no es una gran preocupación para Google, que tiene unos US$135.000 millones en efectivo. Pero necesita comprar grandes cantidades de energía limpia, y sabe que las leyes deben cambiar para que eso ocurra. La empresa ha respaldado una norma de energía limpia en Estados Unidos y dice que apoya propuestas similares en otros lugares. Sin embargo, para algunas personas de fuera, los esfuerzos políticos de Google son insuficientes. Bill Weihl trabajó en la empresa de 2006 a 2011 como su “zar de la energía verde” y ahora dirige ClimateVoice, una organización sin ánimo de lucro. Dice que cree, como muchos expertos, que la forma más rápida de descarbonizar la red es reescribir las leyes, no las adquisiciones de las empresas. Dado que los demócratas controlan la Casa Blanca y el Congreso, Weihl considera que la posibilidad de promulgar nuevas leyes de gran alcance es muy limitada. Y ve relativamente poca actividad en Silicon Valley. “La mayoría de las empresas están calladas”, dice Weihl. “Y las empresas de combustibles fósiles son realmente ruidosas tratando de debilitar, frenar o simplemente detener todo ese tipo de políticas”.

Google invirtió US$7,5 millones en grupos de presión federales el año pasado y suele gastar más que cualquier otra empresa. Gran parte de ese lobby está reservado para cuestiones laborales, antimonopolio y de consumo, según datos de Bloomberg Government. Weihl afirma que Google podría hacer mucho más en materia de clima. Dice que le gustaría que la empresa detuviera cualquier expansión en lugares como Oklahoma (cuyo senador principal, James Inhofe, ha negado el calentamiento global), hasta que el estado se comprometa a reducir más las emisiones.

Google no lo ha hecho. Pero sí ha decidido no construir un centro de datos en un estado cuya política es “muy poco favorable” a las energías limpias, dice Hölzle (no quiso decir dónde). En algunos estados menos acogedores, como Alabama, donde Google opera una antigua planta de carbón, Hölzle dice que Google es un instigador de las normas de energía más limpia. Pichai está de acuerdo, argumentando que sus inversiones financieras tienen “efectos dominantes” en estados y ciudades. “No he pensado que hacer lobby sea la mejor manera de lograrlo”, dice. “Pero siempre hemos defendido estos temas”.

Google Bay View se encuentra junto al extenso Centro de Investigación Ames de la NASA y se construyó para que los empleados de Google, encaramados en lo alto de las oficinas, puedan ver una parcela rocosa de tierra alienígena simulada en la que la agencia científica prueba su explorador de Marte. Es una buena ventaja. Mientras se construía el campus, se produjo la pandemia, lo que llevó a todas las empresas a reevaluar las instalaciones de las oficinas y los planes inmobiliarios. Hasta ahora, Google ha seguido apostando por un futuro dentro de las oficinas y dice que esta nueva puede mostrar su ingenio ecológico. Tahir, de Google, dice que el campus pretende captar el “espíritu de innovación, comunidad y ecología” de Google. Google contrató a Heatherwick Studio, una empresa de diseño inglesa y al arquitecto danés Bjarke Ingels para el proyecto, pero Google ha descrito el campus como uno que la empresa “diseñó desde cero”.

Tahir cree que los edificios convencionales son un lío ilógico. Evaporan agua para enfriar el aire y queman gas para generar calor, a veces al mismo tiempo. “Es muy extraño”, dice. Para Bay View, Google desechó las tuberías normales de las oficinas por un sistema de ventilación que aspira al aire exterior y ahorra bastante en agua (5 millones de galones al año, calcula la empresa). Su red subterránea de pilas geotérmicas almacenará el exceso de calor y lo bombeará de nuevo durante el invierno, sin quemar gas natural. Arriba, los tejados solares de Dragonscale se crearon para ser prácticos y visualmente impresionantes; Pichai los califica de “estéticamente sorprendentes”. Tahir espera que los 50.000 paneles alimenten alrededor del 40% del campus, y el resto proceda de la red eléctrica. Los edificios solicitaron la certificación LEED Platino, pero el Consejo de Construcción Ecológica de Estados Unidos aún no puede evaluar todas las innovaciones de Google. “Estamos haciendo cosas para las que no hay certificados”, dice Tahir.

Estas medidas de eficiencia energética en Bay View no están pensadas simplemente para pulir las credenciales ecológicas de Google; la empresa prevé que pueden ser rentables. DeepMind, un laboratorio de investigación de Google, examinó los datos procedentes de los sensores del interior de los centros de datos de Google para predecir cuándo fluctuarían las temperaturas. A continuación, inventó un algoritmo para ajustar los diales utilizados para la refrigeración de las filas de servidores de forma más eficiente, reduciendo la factura eléctrica hasta en un 40%. Google ofrece este sistema de control de la temperatura como un servicio de computación en la nube a otras empresas. El negocio de la nube de Google, una prioridad clave para Pichai, es donde espera obtener beneficios económicos por su gran apuesta por la energía limpia. La empresa ha introducido recientemente una función para que los clientes de la nube seleccionen lugares de almacenamiento de datos que funcionen con más energía limpia.

Sin embargo, Google tendrá que tomar decisiones difíciles si quiere que Bay View sea algo más que la exhibición de un sueño inalcanzable. El negocio de la nube de la empresa, que comercializa como la “nube más limpia”, también está creciendo a un ritmo superior al 50% anual. Eso es mucha más energía que Google tiene que proporcionar sin combustibles fósiles. Los clientes de la nube suelen querer que sus datos se almacenen cerca, así que, a diferencia de las granjas de servidores en expansión de Gmail y YouTube, Google no puede colocar los centros de la nube en cualquier lugar que le plazca. A medida que se acerca la fecha límite de 2030, a Google le puede resultar imposible mantener su compromiso de no emitir carbono y seguir creciendo como siempre lo ha hecho.

Pichai, sentado bajo un toldo de su lujoso nuevo campus, lo admite. “Habrá sacrificios que tendremos que hacer”, dice. “Puede que haya algunos servicios que no podamos construir”. Se trata de una admisión poco habitual por parte del líder de una empresa que ha intentado construir prácticamente todo. Las empresas tecnológicas aún no han tratado su peso informático y la energía que éste exige, como recursos finitos, al igual que su dinero o sus ingenieros, o como el lago Tahoe, que ha sido testigo de fuertes incendios mientras Pichai discutía sus planes. Menciona esos incendios, el calor extremo de la Costa del Golfo y esos “escenarios desbocados” del cambio climático. “Lees uno de esos artículos”, dice el CEO, “y te quedas pensando que todo lo demás que hacemos acaba por no importar”.

PUBLICIDAD